Lo que hasta no hace mucho solo se veía en las películas americanas ahora ocurre repetidamente en cualquier esquina. Esta vez fue prácticamente en la entrada de la Torre Antares, donde estaría viviendo un traficante de drogas conocido de la Policía, sobre la calle Salt Lake y la avenida Roosevelt. Allí dos grupitos que se tienen poca simpatía se agarraron a los tiros y llegaron a dispararse más de 40 veces.
El caso tuvo lugar a eso de la una de la mañana de este jueves. Cuando la Policía llegó al lugar apretándose el gorro pudo establecer que una moto de color negro con dos ocupantes circulaba junto a un auto modelo Monza por la Avenida Roosevelt. Luego ingresó a la calle Mario Scasso y fue dejado abandonado en el estacionamiento de un edificio con varios impactos. Mientras tanto la moto ingresó por calle Salt Lake y sus ocupantes intercambiaron disparos con individuos que se hallaban en un auto marca Nissan.
Los efectivos realizaron recorridas por la zona y en la calle Salt Lake encontró varias vainas de 9mm. En tanto, por la calle paralela a la avenida se hallaron dos cargadores, ambos de munición 9mm. A causa del tiroteo, al menos dos vehículos ajenos a la trifulca fueron alcanzados por las balas, se trata de un Chery QQ que sufrió daños en el parabrisas trasero y un vidrio lateral izquierdo. También tenía un proyectil incrustado en la puerta del maletero y otro marca Chevrolet que fue alcanzado por al menos 4 balazos. También dos locales comerciales y la puerta de vidrio del edificio lucen los impactos de las balas.
Luego se tuvo conocimiento de que al hospital local había ingresado un joven de 17 años herido de arma de fuego en el tórax, el abdomen y su pierna izquierda. Poco después se supo que se estaba incendiando un auto marca Nissan, en la continuación de Avenida Aiguá. Se trataba de un vehículo robado en Montevideo en agosto pasado. En el lugar se hicieron presentes autoridades policiales, juento a personal de la Policía Científica, que realizó el relevamiento correspondiente. Las investigaciones continúan.