omarblasi2La defensa del empresario Omar Blasi Lentino pidió la anulación del auto de procesamiento dictado el pasado 29 de marzo que remitió a la cárcel a su cliente imputándole por un delito de homicidio especialmente agravado.

El penalista Edison Vilizzio presentó un recurso de reposición y apelación en subsidio contra lo dictaminado por la jueza Patricia Borges ante un pedido de la fiscal letrada Stella Llorente.

El planteo será remitido a la fiscal del caso y luego volverá a la sede para que la magistrada se expida, seguramente confirmando el auto de procesamiento.

Al tratarse de un recurso que pide la anulación pero además la apelación del fallo, si mantiene su decisión la jueza deberá enviar el asunto al tribunal de apelaciones en lo penal de turno, que deberá expedirse sobre si deja firme o no el auto de procesamiento.

La apelación del abogado defensor, indicaron fuentes del caso, sostiene que en el presumario hubo una inadecuada valoración probatoria que incidió en el fallo de enjuiciar al padre de la víctima.

“Ninguno de los serenos del lugar llamados a deponer, son contestes en afirmar la existencia por parte del encausado de cualquier hecho o acto que lo incriminen y baste para ello observar la especialísima situación del entorno del que se da cuenta en el decreto de procesamiento”, afirmó el abogado. “La existencia de las detonaciones que les hizo cundir en pánico y temor a todos ellos, hace que no hubieran podido presenciar los hechos o al menos lograr una aproximación de los mismos en debida forma y con la exigencia que impide su adecuada valoración”, agregó.

Entorno conmocionado

Vilizzio afirmó que el caso “de por sí muy desgraciado, las características del mismo, con la gran conmoción pública y gran cobertura mediática, con apreciaciones alarmistas desajustadas respecto del entorno de la víctima y su sensacionalismo generan en propios y terceros una distorsionada visión de la realidad”.

“En ese entorno y dentro del escenario que le ha tocado vivir a la Sra. Magistrado, ha tenido que dictar el enjuiciamiento en un pronunciamiento que continúa en lo medular la línea argumental edificada por la distinguida representante del Ministerio Público, Dra. Llorente, en reproducción en algunos casos casi textual, de su requisitoria respecto de la cual como ya hemos dicho discrepamos frontalmente”, agregó.

El asesor legal de Blasi insistió en la falta de pruebas que confirmen la autoría del homicidio de su representado. “Debe apreciarse que no hay prueba alguna de la existencia de elementos ni tangenciales que incriminen a su progenitor (mi Defendido), porque no existen. (..)Tampoco hay prueba de ‘beneficio o interés económico alguno’, para tan desviado accionar -se ha inferido pero ni semiplenamente probado, porque no existió. Si hay algo que no está probado es la obtención de rédito y menos aún beneficio, ni mínimamente cuantificado económicamente. “Ninguna probanza hábil, absoluta, objetiva, racional o creíble existe de que las demandas económicas del encausado eran mayores a los aportes voluntarios del occiso, en consonancia con lo informado”, indicó.

Vilizzio asegura que las pruebas recolectadas durante el presumario “acreditan en forma objetiva, contundente, irrefutable y eficiente, lo contrario”.

Sobre este punto, Vilizzio recordó que la relación entre padre e hijo fue excelente, a tal extremo que existen “continuos y constantes” contactos telefónicos realizados hasta la misma noche del 25 de marzo cuando el empresario Alejandro Blasi fue muerto de tres disparos.

Vilizzio resaltó el hecho que hasta pudo ser confirmado por la propia jueza de que el hijo trataba de forma cariñosa a su padre al que llamaba “Pela” por su notoria calvicie.

Crítica

El penalista estimó que “todo lo actuado pone en cuestionamiento el nivel de discrecionalidad que ha llevado a cabo la investigación por los hechos que se han verificado antes, durante y después de la misma y que se han puesto de manifiesto en la instrucción. Se ha afectado la debida imparcialidad, la mesura y la ponderación que debe tenerse a lo concreto y fundamentalmente atendiendo a la violación de la ley en un verdadero Estado de Derecho que se sustenta en el sistema democrático y se consagra a partir de la separación de poderes”, expresó la defensa.

Vilizzio también cuestionó el término “frialdad” empleado por la magistrada en el auto de procesamiento. “Obsérvese que incluso se realizan valoraciones respecto a la ‘frialdad’ del entrevistado, en relación a la trágica muerte de su hijo, cuando ello es una situación tan subjetiva como relativa, desde que el episodio tan traumático que le tocó vivir a una persona de tanta edad, 83 años, no es menor y produce en su psiquis efectos devastadores respecto del cual nadie reacciona de la misma manera. Incluso se hace caudal en forma parcial de la realidad técnica desde que la psicóloga llamada a realizar una ampliación de su pronunciamiento expresa que: ‘capaz que no ha podido hacer el duelo en forma adecuada, yo no he podido interiorizarme del caso’.., para continuar ‘yo lo ví como por fuera de eso, como si estuviera contando una película..’”, explicó el abogado. Vilizzio sostuvo que la jueza no tuvo en cuenta varios testimonios que a su juicio pueden ser esclarecedores sobre el caso de personas allegadas tanto al occiso como a su padre.

Pólvora

Vilizzio cuestionó la falta de pruebas en el caso y recordó que en las manos de su cliente no se encontraron rastros de pólvora. Asimismo, cuestionó las pruebas elevadas por la Policía. “La prueba de cargo es inexistente, genera dudas en cuanto a su objetividad, pues entre otras razones ha sido tendenciosa, teñida de subjetividad y con la finalidad primordial de obtener el resultado pretendido a cualquier costa”, expresó.

 

Contenido publicitario