grandbayA fines de la temporada 2015/2016 quedaría concluido un complejo edilicio diseñado por el arquitecto Carlos Ott que se levantará en la Bahía San Francisco, Punta Colorada. Grand Bay Residences será el primer emprendimiento de alto nivel en esa zona desconocida del turismo argentino, aunque los inversores consideran que el lugar tiene un alto potencial por sus bellezas naturales y su parecido con el viejo Punta del Este. En efecto, según recordó el diario El País, “el emprendimiento se encuentra en una zona verde y natural, sobre el mar mismo, con imponentes vistas de playas, cerros y rocas. Al mismo tiempo, cerca de los accesos, el entretenimiento y las  diferentes propuestas gastronómicas del más alto nivel”.

Grand Bay Residences tendrá tres módulos de cuatro pisos, dos de 14 unidades y uno de 28, con residencias de 3 y 4 ambientes y terrazas propias con vista al mar. Incluirá, además, un gimnasio, parrillas, piscinas, sala de juegos, sala de masajes, servicio de playa, 6000 metros de parque y seguridad las 24hrs, entre otras.

Los precios de preventa hasta el 20 de febrero 2015 rondan los U$S 308.000.

“Punta Colorada es un lugar líndisimo, y podría decirse que lo más lindo es que no tiene construcciones. Por eso es que tenemos que ser muy cuidadosos con este proyecto, con el fin de mantener ese ambiente agreste, casi virgen, donde se unen mar y sierras”, dijo Ott al suplemento Gente & Negocios del diario El País.

Cuando se le consultó si tuvo dudas sobre la respuesta de los inversores, que será el primero en Punta Colorada, el arquitecto replicó que “el problema es que la gente no conoce Punta Colorada, pero cuando la conozca va a nacer un amor a primera vista. El turista que va a Punta del Este, no quiere perder diez minutos y desviarse hacia San Francisco y Punta Colorada, si lo hiciera, yo creo que se enamoraría. Puede ofrecer lo que fue Punta del Este tenía hace muchos años”.

Asimismo, estimó que la zona seguirá creciendo porque es “linda”, aunque aclaró que “mientras se construya en forma ordenada está todo bien. Este edificio es de la altura justa, los doce metros que ocupa no afectan a nadie. Hacer casas individuales en la costa, es muy lindo, pero es para unos pocos. En cambio, los edificios permiten que más cantidad de gente tenga acceso”, señaló.

“Lo que nosotros querríamos evitar es ese hormigón que empieza desde la Punta de Chileno y continúa hasta el puente de la Barra. Hoy la calidad de vida no se da en los grandes espacios, ya no se necesita un dormitorio enorme, porque los televisores son muy finitos, los muebles se han adaptado. Es más, yo diría que las bibliotecas y escritorios van a desparecer, porque la laptop se apoya en la mesa del comedor o el jardín.. Hasta las cocinas han cambiado porque hoy todo el mundo llama al delivery. Lo que ahora se buscan son edificios con ammenities, de bajo mantenimiento y ambientes más pequeños”, añadió.

Contenido publicitario