joseignacio6

 

José Ignacio es el lugar ideal para cultivar el bajo perfil y pasar desapercibido en medio de tanta celebridad y tanto empresario top. Uno de los que aprovecha esa circunstancia es el productor cinematográfico argentino Fernando Sulichin, quien pasa el primer mes del año en una casa que comparte con un amigo que también se desempeña en la industria cinematográfica.

Todos los días se levanta temprano. El desayuno le permite conocer de primera mano lo que ocurre en el mundo. También para contactarse con amigos poderosos que tiene en distintas partes del globo terráqueo. Luego, a primera hora de la tarde parte hacia su lugar preferido de José Ignacio: el parador La Huella. Allí es atendido por los dueños de casa e interactúa con los otros comensales.

El pedido de entrevista estaba cantado. “No es el momento. Está todo muy movido”, respondió por interpósita persona. Sulichin ya pasaba unas merecidas vacaciones en el este uruguayo cuando el mundo se enteró del arresto del “Chapo” Guzmán y luego de la entrevista realizada por el actor estadounidense Sean Penn al propio mafioso mexicano, capo del cartel narco de Sinaloa.

Sulichin viajó junto a Penn en la aeronave que aterrizó el pasado 2 de octubre en el aeropuerto de Jalisco. Habían salido del aeropuerto californiano acompañados del actor argentino José Ibáñez, Martín Piria y otros integrantes del equipo de filmación de Penn. Ambos, se entrevistaron con “El Chapo”.

Contactados

La delegación fue recibida en el aeropuerto mexicano por Iván Archivaldo Guzmán, uno de los hijos del capo narco. Custodiados por los sicarios del cartel de Sinaloa, el equipo partió hacia su encuentro con  “El Chapo”. Sus pasos fueron seguidos desde su arribo a tierras mexicanas por la inteligencia naval. El encuentro entre “El Chapo” y sus visitantes duró unas siete horas.

Sulichin había sido seleccionado por la actriz mexicana Kate del Castillo en las negociaciones que ésta mantuvo con los delegados del narco.

Sulichin se nota preocupado por las eventuales derivaciones que tenga el encuentro que mantuvo en México. Y eso aunque en cada continente tenga amigos importantes e influyentes, tanto en la industria cinematográfica como en la política. Tiene la llave para abrir las puertas de los principales líderes de la izquierda latinoamericana. Es muy amigo de la expresidente argentina Cristina Fernández de Kirchner. También del boliviano Evo Morales y del venezolano Nicolás Maduro. El dictador cubano Fidel Castro, es otro amigo. En estos tres últimos casos la amistad le fue heredada por el fallecido comandante Hugo Chávez Frías. En Francia el productor argentino mantiene una estrecha relación con el expresidente Nicolás Sarkozy.

En el mundo del cine, Sulichin tiene entre sus amigos a los realizadores Oliver Stone y Sean Penn. A estos últimos aun no se los ha visto por José Ignacio.

 

Contenido publicitario