La mortandad de cachorros de lobo de mar es la normal a esta altura del año luego de producirse los dos temporales que se abatieron sobre la Isla de Lobos en las últimas semanas, indicaron tres técnicos consultados en las últimas horas por Correo de Punta del Este.
El licenciado Alberto Ponce de León, jefe del departamento de mamíferos marinos de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA), una de las más altas autoridades en la materia, dijo que se trata de una mortandad de cachorros producto de la asfixia por sumersión y no intoxicados por petróleo.
Alrededor de ochenta cadáveres de cachorro de lobo de dos pelos, los más abundantes en la isla, aparecieron en los últimos días a lo largo de la costa del departamento.
“En este caso todos los animales eran muertos semifrescos, otros en estado de putrefacción mediano y otros en avanzado estado de descomposición. Muchos de ellos aparecieron con un color blanco en todo su cuerpo. Cuando esto sucede es que se le salió todo el pelo. Es un lobo de doble pelo lo que implica que lleva varias semanas en el agua”, indicó Ponce de León.
Ponce de León explicó además, que días atrás una fuerte sudoestada impactó en la Isla de Lobos afectando a la colonia de lobos que se encuentra en el lado oeste de la isla.
La mayoría de los cachorros habían nacido entre noviembre y diciembre. “Cuando hay muchas crecientes importantes en las islas, sobre todo con vientos de componentes del suroeste, hay muchos cachorros en las rocas que son arrastrados de las piedas y caen al agua. Como no saben nadar, porque son muy chiquitos, se mueren por asfixia por sumersión. Después depende de la deriva es que aparecen o no en la costa”, agregó

A lo largo de la costa
La aparición se registró en una zona delimitada por balneario Buenos Aires y la playa La Juanita de José Ignacio.
Los restos de los mamíferos se encontraban desperdigados en más de once kilómetros pero alguien, no se sabe quién, los contó: unos ochenta ejemplares de lobos marinos finos o de dos pelos, conocidos por su nombre científico de arctocephalus australis.
En la mayoría de los casos eran cachorros aunque cada tantos metros también aparecieron otros ejemplares adultos de la misma especie.
La aparición generó todo tipo de comentarios y especulaciones en las redes sociales donde también fue señalado como un hecho relacionado con la mortandad los vertidos de hidrocarburos registrados en la boya petrolera de José Ignacio.
Los técnicos consultados descartaron que la aparición de lobos marinos muertos en las costas del departamento tengan algo que ver con el vertido de hidrocarburos.
En tanto, vecinos de playa La Juanita, confirmaron la aparición de los restos de lobos en esa zona aunque advirtieron que el fenómeno en cantidad fue menor al registrado años atrás.

Contenido publicitario