Desestiman demanda de 300 mil dólares contra ASSE por joven fallecido en el hospital “Elbio Rivero”

Los abogados de ASSE recordaron las condiciones de salud del fallecido quien padecía cáncer de testículo, enfermedad para la cual se había negado a recibir el tratamiento correspondiente

Un tribunal de apelaciones confirmó un fallo en primera instancia que había desistido una demanda de 300 mil dólares contra el Ministerio de Salud Pública y la Administración de los Servicios de Salud del Estados realizada por los familiares de un paciente del Hospital “Elbio Rivero” de la ciudad de Maldonado.
Los ministros del tribunal de apelaciones en lo civil de 3º turno confirmaron la sentencia en primera instancia de la jueza civil de 6º turno de Maldonado, doctora Claudia Valleti.
La demanda fue presentada por la madre y los hermanos de un paciente del hospital “Elbio Rivero” de la ciudad de Maldonado que falleció el 18 de octubre del año 2010 mientras estaba internado. Los familiares del fallecido imputaron la responsabilidad del personal dependiente de la accionada, por la asistencia médica que recibió el joven, entonces de 24 años de edad, mientras estuvo internado en el citado nosocomio entre el 10 y 18 de octubre de 2010.

Diagnóstico
Los hechos se relacionan con al menos tres momentos que padeció el joven a partir de una consulta por disnea, dolor de pecho y fiebre efectuada en el hospital de Melo de ASSE.
Alegan que en ese momento fue diagnosticado con neumopatía atípica de posible etiología viral o metastásica por lo que prescribieron una determinada medicación y ordenaron varios análisis. A las 20:45 del día de atención se cumplió una nueva consulta y les comunicaron a sus familiares que se haría cirugía de orquiectomía (extirpación del testículo derecho). El 11 de octubre en la mañana se llevó adelante la cirugía saliendo del block a las 10:50. El joven pasó a Sala a las 19:00, según relatan, por sus propios medios. Refieren que el 12 de octubre sobre las 19:00 se coordinó su traslado al C.T.I. del Hospital de Maldonado, siendo ingresado a las 19:40 a un apartado donde le provocaron un coma farmacológico, fue intubado al tiempo que despedía sangre por boca. Los familiares reprocharon el accionar del personal médico que ordenó su traslado desde Melo a Maldonado en esas condiciones.
Los familiares aseguraron que durante el traslado experimentó dos paros cardiorrespiratorios. A las 03:15 del 13 de octubre de 2010 llegaron a Maldonado siendo recibidos por un médico, quien informó a la familia que el joven llegó sin ventilación asistida.
Los familiares recordaron que el joven estuvo en el C.T.I. del Hospital de Maldonado desde su ingreso hasta su fallecimiento en la madrugada del día 18 de octubre. Refieren que en el registro de ingreso surge que llegó sin ventilación, que tuvo que ser reanimado y que los médicos del Hospital de Maldonado no pudieron establecer contacto con el personal del traslado, no contando con detalles del mismo, ni con historia clínica previa.
En consecuencia, los familiares imputaron culpa médica por negligencia o impericia, y por error de diagnóstico, así como incumplimiento de la obligación de seguridad. Sostienen ilegitimidad en haber dispuesto y realizado el traslado del paciente en las condiciones antes dichas, cuando el mismo se encontraba evolucionando favorablemente.

Demanda
La demanda contra las instituciones sanitarias fue de 300 mil dólares de los cuales la mitad correspondería a la madre del joven y 30 mil dólares a cada hermano.
Reclaman por daño moral la suma de U$S 300.000 (U$S 150.000 para la madre, U$S 30.000 para cada hermano).
Los abogados de ASSE, al contestar la demanda, recordaron las condiciones de salud del joven fallecido quien padecía cáncer de testículo enfermedad para la cual se había negado a recibir el tratamiento correspondiente.
Los abogados recordaron que la historia clínica ilustró una consulta del día 17 de agosto de 2010, cuando fue internado para cirugía, y al día siguiente el paciente se retira del hospital sin previo consentimiento, contra la voluntad del médico.
Evidencia que la enfermedad que padecía el joven era de larga data, pues el primer antecedente por el cáncer fue una consulta un año antes por infección testicular. Asimismo, señaló que el joven ingresó con una infección respiratoria agravada por la metástasis pulmonar de su cáncer testicular.
Afirman que la cirugía fue realizada correctamente sin complicaciones. No obstante, era necesario trasladarlo en atención a la grave situación respiratoria del paciente, con importante infección pulmonar agravada por la situación del compromiso metastásico pulmonar. ASSE dijo que posteriormente, en el C.T.I. de Maldonado (a donde arribó con mal pronóstico de vida) siguió evolucionando desfavorablemente, con desenlace fatal.
En definitiva, controvirtieron la existencia de actuación médica (o de personal médico) que tipifique apartamiento de la lex artis, no generándose la responsabilidad médica alguna.