La edil nacionalista Gabriela Camacho destacó el pasado martes en la Junta Departamental una iniciativa puesta en práctica por el municipio de Solís Grande para no volcar al flujo diario de residuos los envases plásticos que se descartan en esa zona del departamento. En la empresa colaboran centros educativos y personas que no residen precisamente en la zona, destacó.
“En la noche de hoy queremos contarles sobre un proyecto nacido en la Zona Oeste de nuestro departamento, más precisamente en el Municipio de Solís Grande, donde los compañeros, encabezados por el alcalde Hernán Ciganda, del sector Unión y Cambio, han generado el proyecto llamado ‘Del Desecho al Hecho’” comenzó la edil. Inmediatamente, comenzaron a proyectarse imágenes que mostraban el trabajo realizado en esa localidad.
Camacho explicó que el proyecto “cuenta hoy con el apoyo de muchas instituciones del departamento y de fuera del mismo”, como “escuelas zonales, liceos, distintas UTU ‒de Solís Grande, Piriápolis, Pan de Azúcar, Cerro Pelado, Soca en Canelones y Solís de Mataojo en el departamento de Lavalleja. Todas estas instituciones se han sumado a la propuesta”, indicó.
“Dicho proyecto consta de una compactadora de plásticos ‒única en la zona‒, la cual fue inaugurada el día 5 de junio en el marco de las actividades por el Día Mundial del Medio Ambiente. Está ubicada en los galpones de la exRausa, propiedad del Instituto Nacional de Colonización”; agregó. Rausa era una gran empresa ubicada en la localidad de Gregorio Aznárez.

Cadena de reciclado
La legisladora señaló que “la compactadora concreta lo planteado por las autoridades del Municipio de Solís Grande y permite completar las cadenas de reciclado de botellas de plástico”.
“El objetivo del proyecto es generar conciencia en la población ‒comenzando con los niños‒ sobre el impacto altamente negativo del plástico en el medio ambiente. Los alumnos, padres y vecinos de las instituciones educativas nombradas recolectan envases plásticos que son depositados en bolsones dispuestos especialmente para ello en las distintas zonas y luego son retirados por un camión del Municipio de Solís Grande y llevados hasta Gregorio Aznárez, donde son compactados en la máquina recientemente inaugurada. Es importante destacar que no se recolectan envases de detergentes ni de productos tóxicos”, precisó.
“Una vez compactados, los envases son vendidos a la empresa Ecopet de Montevideo. Las ventas se realizan al completar un peso aproximado a las siete toneladas, que es lo que carga un camión. Cada fardo tiene un peso aproximado de entre sesenta y setenta kilos y se vende a un precio aproximado de $11 el kilo”, explicó. “Posteriormente, el dinero resultante es derivado a la ONG ‘Abrazo del Solís Grande’, la cual distribuye el dinero entre los centros educativos participantes del proyecto. Es bueno recordar que a mediados de agosto se concretó el primer envío hacia la empresa de Montevideo”, añadió.

Apoyos
Por otra parte, Camacho agradeció a quienes colaboraron para concretar la iniciativa, que nació “en Zona Oeste”. Entre ellos mencionó “alumnos, directores, maestros y profesores de las instituciones que participan (y) a los padres y a todos los vecinos que se han consustanciado con el mismo”.
También felicitar “muy especialmente al Alcalde Hernán Ciganda de Solís Grande”, a integrantes de su sector político “y a todo el equipo de trabajo del Municipio por la idea y muy especialmente por el aporte brindado a la comunidad y al bienestar futuro, dándole importancia a sacar de circulación algo tan dañino para el medio ambiente como son los envases plásticos”.
Con el apoyo unánime del legsilativo, las palabras de la edil fueron remitidas a diversos destinos, entre ellos, todos los municipios del departamento.

Contenido publicitario