Dos copamientos en 48 horas tuvieron lugar en el este del departamento. En la segunda ocasión hubo resistencia a los tiros y los ladrones cayeron en poder de la Policía gracias al apoyo de un helicóptero del Ministerio del Interior.

El primer caso se registró a las 5.30 del sábado en una chacra ubicada en las cercanías del Haras Godiva. La víctima fue un señor mayor, de 75 años, que fue copado por dos intrusos. Los delincuentes lo maniataron con un precinto en las muñecas y le cubrieron la cabeza con una bolsa de nylon que perforaron a la altura de los ojos.
Acto seguido se alzaron llevándose unos 7.000 pesos y algunos dólares. También se llevaron una moto con la que pudieron huir. Instantes después el damnificado salió de su casa a la ruta y logró el auxilio de un hombre que pasaba por el lugar en moto.

A tiros
El otro caso, ocurrido ayer en la mañana, afectó a varias personas que se hallaban en una vivienda rural ubicada a la altura del kilómetro 163 de la Ruta 9, esta vez con tiroteo incluido. En el lugar vivienda había tres octogenarios, un matrimonio y otro hombre.
Según informó FM Gente, dos desconocidos llegaron hasta el establecimiento Mi Sol, y redujeron a un hombre al que quisieron forzar para que les abriera el acceso a la casa. Lo ataron, patearon una puerta y lograron entrar a una parte de la construcción. Allí tiraron al hombre atado a un sofá y comenzaron a gritarle al dueño que iban a matarlo si se resistía.
Pero cuando los delincuentes atacaron la vivienda a tiros, el propietario respondió de igual manera. El matrimonio, también octogenario, se atrincheró y la mujer dio aviso a la Policía y a sus familiares. En tanto, su esposo empuñó un arma para defenderse.
Seguramente sorprendidos por la resistencia, los copadores se dieron a la fuga. Ya era tarde porque la Policñia llego a tiempo para perseguirlos y capturó a uno de ellos a la altura de la Estancia La Madriguera.
También hubo intercambio de disparos con el segundo copador, que trataba de escapar en la zona de Camino Saiz Martínez. Poco después fue detenido escondido en unos pajonales y casi sumergido en un tajamar. Presentaba un cuadro de hipotermia que motivó su traslado al Hospital de Maldonado donde permanecía ayer en la tarde.
La Policía recuperó también las armas utilizadas en el atraco. Se presumía ayer que los dos sujetos habían sido los responsables del copamiento del sábado.

Contenido publicitario