En la jornada de ayer el Magistrado Penal de 4º Turno dispuso las siguientes condenas:
– un hombre uruguayo de 21 años de edad, se lo formalizó por la presunta comisión de un delito de tenencia de sustancia estupefaciente prohibida no para consumo, en régimen de reiteración real, con un delito de receptación, disponiéndose como medida cautelar su obligación de residir en domicilio específico, guardar arresto domiciliario nocturno, por el plazo de cinto veinte días, con cese automático determinado, salvo nueva disposición.

– F.D.J.D.R., venezolano, de 29 años, como autor penalmente responsable de tres delitos de hurto agravado y dos delitos de receptación, todos en régimen de reiteración real, a la pena de dieciocho meses de prisión, con descuento de la detención sufrida, a cumplirse diez meses de cumplimiento efectivo, y ocho meses bajo el Régimen de Libertad Vigilada, con las obligaciones de residir en domicilio específico, el cual no podrá modificar sin conocimiento del Tribunal, someterse a la vigilancia permanente de la OSLA y presentación en la Seccional de su domicilio una vez por semana.

– J.A.V.C., venezolana, de 23 años, como autora penalmente responsable de tres delitos de hurto agravados y un delito de receptación, todos en régimen de reiteración real, a la pena de doce meses de prisión, con descuento de la detención sufrida, a cumplirse seis meses de cumplimiento efectivo, y seis meses bajo el Régimen de Libertad Vigilada, con las obligaciones de residir en domicilio específico, el cual no podrá modificar sin conocimiento del Tribunal, someterse a la vigilancia permanente de la OSLA y presentación en la Seccional de su domicilio una vez por semana.

– J.F.C.C. venezolano, como autor penalmente responsable de tres delitos de hurto agravado y un delito de receptación, todos en régimen de reiteración real, a la pena de trece (13) meses de prisión, con descuento de la detención sufrida, se le impone al imputado la obligación de indemnizar al Estado los gastos de alimentación, vestido y alojamiento durante su reclusión.

 

 

 

 

 

 

 

 

El pasado 28 de diciembre y en el transcurso de una investigación que se estaba llevando a cabo debido a una serie de hurtos que se estaban cometiendo en diferentes tiendas de Punta del Este fue solicitada la presencia policial en una óptica, ubicada en el centro comercial de Av. Roosevelt, ya que se había cometido hurto en el lugar. Tras radicar la denuncia, los damnificados aportaron las filmaciones realizadas con las cámaras de seguridad del comercio en las que se pudo ver que los responsables del hecho eran dos hombres y una mujer.
Mediante un minucioso análisis del sistema de cámaras tanto de Video Vigilancia de la Jefatura como de particulares, fue posible identificar un Peugeot 308 en el que se trasladaban.
El día 29, el rodado fue localizado por los visualizadores, cerca de la Rambla Claudio Williman, jurisdicción de la Seccional Décima. Un equipo de investigadores del Distrito II, procedió a la intervención de sus ocupantes, resultando ser el conductor, un uruguayo de 21 años de edad (el ahora imputado) y una mujer también uruguaya y mayor de edad.
Al hombre le fueron incautados entre sus pertenencias 141 sellos de LCD, 1 pastilla y un envoltorio con Cristal, una bolsa con sustancia rosada, una balanza de precisión y 3 pares de lentes.
El Fiscal actuante dispuso que el hombre fuera conducido a la Sede en tanto la mujer fuera emplazada.
Continuando con la investigación, se estableció la identidad y localización de los autores del hurto registrado en las filmaciones, quienes se estaban alojando en un hotel del balneario. Al concurrir al mismo para su intervención, resultó que habían tomado un taxi con destino a la terminal de Punta del Este y allí abordaron un ómnibus hacia Montevideo.
De inmediato se implementó un operativo en el Peaje Solís, donde los policías actuantes lograron la detención de las tres personas de nacionalidad venezolana. Entre sus efectos se encontraba una gran cantidad de ropas de diversas marcas que habían sido denunciadas por hurto y la suma de 28,000 pesos uruguayos.
Tras su comparecencia en la Sede Judicial, fueron dispuestas las condenas arriba señaladas.

.