Echeverría dice que el Frente actúa con “doble moral” al cuestionar incentivos a la construcción

 

El secretario general de la Intendencia de Maldonado, Diego Echeverría, acusó a los integrantes del Frente Amplio, que cuestionaron la falta de obras de construcción en la zona, de actuar con una “doble moral” al criticar los incentivos a la construcción que brinda el actual gobierno comunal. Por ejemplo, afirmó que si estos son malos, también lo son los que otorga el gobierno nacional o los que dio la administración anterior. En este sentido, aseguró que el gobierno de Óscar de los Santos dejó sin cobrar 280 millones de pesos de la tasa de “retorno por mayor valor”.
“Hace varios días que se está con este tema, que es una postura que viene rebotando entre el absurdo y la doble moral, permanentemente”, dijo el jerarca. “Y en este tipo de debates, donde están en juego fuentes laborales, trabajo e inversión, hay que ser muy serio. Hay que debatir con hechos y con números. No con la suspicacia, esa que se tira a veces y que es hasta irresponsable”, afirmó.
“Este tipo de proyectos que hoy día están comenzando en Maldonado, la mayoría de ellos recibieron apoyo” incluso del sector mayoritario del FA, lo que habla a las claras de su fortaleza, expresó.
“Decir que debido a exoneraciones tributarias” se resignan “millones de dólares, es un absurdo. Porque es decir que yo resigno lo que no tengo ni tuve. O que sacrifico un porcentaje de la nada misma. Hay que ser bien claro: nadie resigna aquello que no existe… Porque sin incentivos no habría obras. Esos incentivos que dio el gobierno departamental fueron para promover la obra”, afirmó.

“Responsabilidad política”
Echeverría recordó que el sector de la construcción había decaído en los últimos años a niveles “alarmantes”, por lo que el problema se encaró “con responsabilidad política” y la Junta Departamental planteó una serie de exoneraciones e incentivos con el fin de reactivar la construcción.
Si bien las mayores exenciones fiscales vienen de una ley nacional, también la Intendencia aportó anulando el cobro de tasas que solía recaudar grandes cantidades de dinero, indicó. Una de ellas fue la tasa de Retorno por mayor valor, que se aplicaba a aquellos padrones que multiplicaron su precio gracias a una normativa comunal que autorizaba la construcción en altura, por ejemplo. Lo que se recaudaba por ese concepto, en la pasada administración era volcado a viviendas de interés social.
Echeverría dijo que “no hay que caer en el doble discurso de que si los incentivos los plantea la COMAP son buenos, porque son del gobierno nacional, y si los plantea el gobierno departamental son malos”, pues los nacionales pueden tener una trascendencia más importante aún que los locales, expresó. “Gran parte de ese ritmo (de construcción) que no es tan rápido como nos gustaría, se debe a que la COMAP no se ha pronunciado en muchos casos”, insistió.
Días atrás, en declaraciones a Brecha, la Comap lo negó. Dijo que tienen cutrao técnicos y no dos, como se había dicho, y aclaró que los responsables de la obras no han presentado lo que se les solicitó para acceder a las exenciones fiscales, lo que ha frenado la aprobación de los emprendimientos. La Comap, que es unorgaimso del Ministerio de Economía puede exonerar a los constructores del pago del IVA a la construcción, del IRAE, del Patrimonio y de los recargos de bienes no competitivos con la industria local. “Esos son recursos muy importantes que se resignarían, según esa postura, y sin embargo los aplauden desde el Frente Amplio”, añadió Echeverría.
“Hay que ser muy claro: no son resignaciones, son incentivos… Porque calcular impuestos sobre cosas que no existen es tener el 100% de la nada mismo”, insistió. “Y los incentivos, son buenos todos o no es bueno ninguno”, apuntó.

Trabajo genuino
El jerarca indicó que las inversiones generan “muchas fuentes de empleo directo. Estamos hablando que cada torre de estas grandes requiere unos 200 operarios durante tres años. Y después que están en funcionamiento, todos sabemos que trabajan 40 o 50 personas en invierno y más de 100 en verano. Son fuentes genuinas de empleo. Ni que hablar de lo que repercuten en las ventas de las barracas, del almacén del barrio, en motos. Moviliza la economía. La construcción repercute en toda la sociedad”, afirmó.
Por otra parte, dijo que “no se puede caer en la doble moral de decir que las excepciones que daba el gobierno del Frente Amplio eran buenas y estas son malas. Nadie dice nada de la decenas de excepciones que se cansó de dar la pasada administración” y hoy “se generan suspicacias”, cuestionó.
El secretario también informó que la administración del Frente Amplio “dejó más de 280 millones de pesos de ‘retorno por mayor valor’ sin cobrar; 145 sin convenios y 140 millones de convenios incumplidos. Y eso es información constatable”. Además, dijo que hay que considerar los recursos que dejan las obras en el tiempo. Por ejemplo, aseguró que tres de las torres grandes que están sobre La Mansa dejan “más de dos millones de dólares anuales en Contribución Inmobiliaria”. Y una torre chica genera unos 14 millones de pesos, que es lo mismo que se recauda por tributos en todo Aiguá, además de que “una de las grandes, tributa lo mismo que Pan de Azúcar. Son recursos genuinos. Y si no damos incentivos, nadie construye, y si no se construye, no se genera empleo”, concluyó.

Garlo: “una gran mentira”

El edil frentemplista Joaquín Garlo, también interpela ayer por FM Gente, afirmó una vez más que en la Comap (Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones) se encuentran 24 expedientes a estudio, “de obras que en la mayoría no han comenzado, que podría estar comenzando. Y de esos 24, dos ya fueron aprobados, dos están en fase de evaluación, nueve con el permiso de construcción en la Comap, lo cual no significa que no lo tengan los inversionistas, y 11 no están completos, porque no tienen toda la información” requerida. Por ello, aseguró que es “una gran mentira” decir que los proyectos no se aprueben ni concreten por culpa del gobierno nacional.