Edil blanco insiste con la inseguridad y dice que la presencia Republicana no ayudó en nada

Osvaldo Matteu dijo que el gobierno no ha podido brindar seguridad a la población y estimó que tampoco ha sido útil el PADO y la presencia de refuerzos de la Policía Metropolitana

En la última sesión del legislativo departamental el edil Osvaldo Matteu hizo alusión al tema de la inseguridad insinuando que todo es culpa de la administración de turno. No obstante ello -y de haber dicho que el PADO y la presencia de la Guardia Republicana no han servido para nada, exhortó a las colectividades políticas a trabajar en conjunto y averiguar con quién convive la gente de Maldonado, un lugar que “hace algunos años no era como este de hoy”.
Matteu comenzó por recordar que “hace trece meses, por ejemplo, hubo 74 cajeros explotados. Hace dos días escuchaba decir al ministro del Interior que, en una reunión del MERCOSUR o algo por el estilo, se había encontrado con el ministro de Paraguay y que había sido él quien le había indicado cómo en Paraguay habían logrado cortar con todo ese vandalismo, y que era con el entintado, que así fue como se cortó”, refirió. “Primero hubo que esperar que reventaran 74 cajeros. Hace mucho tiempo que no vemos que explote ninguno, pero creo que al segundo o al tercer cajero ‒si la capacidad no daba como para poder hacerse cargo de ese tipo de cosas‒ era el momento de salir a preguntar y a pedir sugerencias. Creo que esperaron hasta los 74 cajeros, no sé si era un número que habían determinado o algo por el estilo, pero bueno, fueron setenta y cuatro cajeros los que reventaron”, señaló.
Matteu también recordó que un mafioso italiano, Rocco Morabito, había logrado fugarse de Cárcel Central “por la casa del vecino y nadie vio nada” e ironizó sobre una ponencia anterior de un edil frenteamplista. “¿De qué seguridad me está hablando? ¿Qué tranquilidad le están dando al pueblo uruguayo?”, indicó.

Tiros
Matteu también se refirió a una gran cantidad de cocaína que salió de Uruguay y fue incautada en el puerto de Hamburgo. “¿A eso le llamamos país seguro? ¿País seguro le llamamos a que hoy a las 11:00, en una calle de un barrio de Maldonado, un señor desde un coche efectuó doce disparos de arma de fuego ‒a las 11:00‒ hacia dos ocupantes de una moto? ¿Eso es país seguro? No sé quién lo va a arreglar, pero esto no es un país seguro. Por ahí duele, porque quizás entre esos tiros podemos encontrar un familiar de ustedes o nuestro, sin colores políticos”, indicó.
“Qué tristeza que en Maldonado ya tengamos que estar viviendo esto; hace quince días un empresario recibió varios disparos de arma de fuego, a las 14:00, y milagrosamente salvó su vida, pero no sé cuáles fueron las secuelas o consecuencias que tuvo por los tiros recibidos. No para ahí ‒Maldonado crece‒; hace poco tiempo nos asombrábamos cuando perdíamos a un colega, comerciante de la calle Santa Teresa, que fue asesinado a quemarropa. Se hicieron marchas y vimos muchísima gente acompañando en la plaza. Hoy ya tenemos doce disparos de arma de fuego a las 11:30 en un popular barrio de Maldonado ‒que no es Maldonado Nuevo‒ y yo digo: acá no hay peor ciego que el que no quiere ver. Creo que ‒dejando los colores políticos de lado‒ algún día debemos coincidir y pedir que nos rindan cuentas de todo esto; está en juego nuestra familia, niños, escolares”, señaló.
El edil estimó que “Maldonado se nos fue de las manos” y dijo que “ya no hay forma de parar esto; estamos trayendo a la Republicana, vino el PADO, pero las cosas siguen igual. Creo que la palabra “reprimir” es muy fuerte y fea… En una ciudad del interior de Colonia ‒una ciudad muy chiquita con doce mil quinientos habitantes‒, hace pocos días alguien fue de visita a esa ciudad e increíblemente parte de la población llamó a la Policía diciendo que veían un vehículo que andaba paseando por la ciudad, con una matrícula rara, y lo que los agentes policiales hicieron fue: seguir a ese vehículo, interceptarlo, pedir la documentación correctamente y saber de quién se trataba. ¿Qué andaba haciendo por esa ciudad? De paseo, y no hubo ningún problema.
Yo pregunto: ¿No podemos empezar a saber con quiénes convivimos en Maldonado? ¿Nosotros sabemos con quiénes estamos conviviendo? Porque hasta hace muy pocos años nos conocíamos prácticamente todos; hoy ya no es así, hay asentamientos nuevos, hay gente que ha venido del extranjero. Creo que deberíamos dejar de lado los colores políticos y de alguna manera acompañar y ayudar a la gente de Maldonado, porque para eso nos pusieron acá, para que tratemos de defenderla”, señaló.
“No creo que peleándonos, gritando de un lado para el otro, trayendo todos los días qué se debe y qué no, qué se pagó, discutiendo qué subió y qué bajó podamos solucionar esto que está pasando hoy; busquemos soluciones porque están matando a la gente, no miremos para el costado, hagamos algo juntos”, recomendó. “Ya es una costumbre: doce tiros a las 11:30, cuatro tiros a las 14:00. ¿A dónde vamos a llegar? Hace pocos días un compañero sintió ruido en el patio de su casa y le estaban robando unos casilleros vacíos, llamó a la Policía, el tipo se fue disparando con los casilleros, por el medio de la calle, y no lo pudieron agarrar. Esto es verdad, no es un cuento. Ya causa hasta gracia que no puedan agarrar al tipo llevando cosas en las manos”, dijo el edil. “Yo creo que la Policía tiene facultades para actuar, pero también creo que todos nosotros, desde este lugar, deberíamos exigir más seguridad para Maldonado. La Metropolitana, lamentablemente, sigue igual o peor. Como última cosa, yo creo que Maldonado debería saber con quién convive, más que nada. Porque el Maldonado de hace algunos años no era como este de hoy. Y no quiero que se piense mal, no se trata de que la gente no pueda venir a Maldonado. Sí, que venga, la recibimos de brazos abiertos, pero que sean trabajadores”, concluyó.