BONOMI

 

Hablando día atrás en el seno del legislativo comunal, el edil colorado Carlos Flores estimó que Eduardo Bonomi debe renunciar su cargo de ministro del Interior. Si bien consideró que la principal causa del aumento de la delincuencia está en las crisis económicas que ha debido enfrentar el país en los últimos años, Flores dijo creer que la delincuencia ha sido impulsada por el propio gobierno con su política de promover lo que llamó la “igualdad hacia abajo”.

“No es casual que a pesar de la falta de trabajo, del estancamiento de la economía, de la crisis sostenida de una educación que no da respuestas a la caída sistemática de nuestro país en el ranking mundial de eficiencia a partir de las evaluaciones que se hacen año a año, el tema de la seguridad pública sea nuestra principal preocupación”, indicó. “Esto se debe no solo a la cantidad de delitos que se cometen sino también a la violencia con la que se cometen y al riesgo de vida al que, lamentablemente, estamos sometidos los uruguayos a cada rato. Ya no hablamos del derecho a la preservación de nuestras propiedades; hablamos del derecho a la vida que tenemos y que tiene que ser garantizado por parte del Estado”, agregó.

Flores dijo que “sería muy ingenuo tratar este tema desprovisto de consideraciones políticas, ideológicas y hasta filosóficas, pero hay una realidad: el valor de la vida hasta instintivamente hace que el ser humano se abstenga de cualquier otra cosa en aras de preservarla. Y es a ese punto, lamentablemente, al que hemos llegado y es por eso que lo que más nos preocupa hoy es el tema de la inseguridad, más allá del empleo, más allá de la educación y más allá del estado de nuestra economía”, señaló.

“Igualdad hacia abajo”

“Yo, sinceramente, jamás creí que la solución a este problema pasara por solicitarle la renuncia al señor ministro del Interior, pero quisiera decir algunas cosas con respecto a la situación que se está viviendo”, continuó el legislador. “Una cosa es el combate a la delincuencia y otra cosa es el combate a los delincuentes y, aunque esto parezca un juego de palabras no lo es. Combatir la delincuencia es una tarea que un ministro del Interior no puede hacer, sea cual sea el ministro de turno. La delincuencia es un producto de la degradación social, de la falta de oportunidades educativas para la aprehensión de valores, para la aprehensión de hábitos, para la aprehensión de buenas costumbres, que tiene que ser abordada por todas las instituciones, no por el Ministerio del Interior, y en primer lugar, naturalmente, por el gobierno y por sus jerarcas, pero no del Ministerio del Interior, por los encargados de la Educación, del Ministerio de Desarrollo Social, del Ministerio de Trabajo, inclusive del Ministerio de Economía”, sentenció.

“Se supone que el Poder Ejecutivo y estos ministerios tienen que ser los principales promotores de políticas sociales, educativas y económicas que promuevan, a su vez, las condiciones para que cada uno de los ciudadanos de este país tenga la posibilidad de formarse en valores, de tener una vida digna y de poder constituirse fundamentalmente en un actor de movilidad social que le permita, a pesar de haber nacido en el lugar más pobre del país, si así le hubiera tocado, mejorar su calidad de vida a través del trabajo, del estudio y del esfuerzo. Y esta es, creo yo, la falla más grave de los Gobiernos del Frente Amplio, porque ocurre que en lugar de generar las condiciones para fortalecer un entramado social que le permita al individuo ascender en la escala, se ha promovido, lamentablemente, la igualdad hacia abajo, desmantelando la educación pública, combatiendo a la educación privada y recargando de impuestos a los que trabajan, al tiempo que con el deterioro en la calidad de vida de la clase media ha aumentado la brecha entre pobres y ricos. Y he ahí, en la profundización de esa brecha, parte de las causas de la violencia, de esa violencia furibunda con la que actúan muchos delincuentes, con la rabia de la exclusión, con la desesperanza y con la desmotivación”, aseguró.

Desprecio de la vida

Flores consideró que en la profundización de la brecha entre ricos y pobres “está parte de las causas de esa violencia terrible con la que actúan muchos delincuentes” y estimó que “la rabia de la exclusión, la rabia de la desesperanza, y la desmotivación” es la que “termina con el desprecio a la propia vida”.

“Y si un individuo desprecia su propia vida porque no tiene esperanza, porque no tiene oportunidades a su alcance para mejorarla, salvo a través del delito, mucho menos aprecio tendrá por la vida de los demás. Es un rencor que lo lleva, además, a despreciar aún más la vida del que algo tiene producto de su esfuerzo; y cuanto más tiene, mayor desprecio, un desprecio que, lamentablemente ‒también hay que decirlo‒, se alienta desde algunos sectores, por ejemplo, burlándose de una marcha espontánea de los vecinos de Carrasco, porque uno de ellos fue asesinado frente a su esposa y una amiga hace un par de días”, afirmó.

Flores dio cuenta de varios episodios ocurridos en la ciudad de Montevideo, se refirió al “asistencialismo” que a su juicio encara el gobierno para asegurarse “las mayorías electorales en un nicho de población que es cada vez más numeroso” y aseguró que “una cosa es la delincuencia (…) y otra cosa bien distinta es el combate a los delincuentes”.

“Delincuente es el que roba, el que hace un copamiento o el que asesina porque ha llegado a un nivel de desprecio por su vida, y por la vida de los demás, que lo hace insensible, lamentablemente, ante la muerte. Sean cuales sean las causas que lo han llevado a eso, el Gobierno tiene la obligación de protegernos… y aquí vamos a la actuación y a la responsabilidad del Ministerio del Interior, principal responsable del combate a los delincuentes, no a las causas de la delincuencia”, indicó. Acto seguido, recordó que Eduardo Bonomi es el ministro desde el 1º de marzo del año 2009, fecha en que asumió el expresidente José Mujica, y estimó que a pesar de todo lo que realizó no pudo “bajar el número de delitos ni el de delincuentes”.

 Incomprensión

Flores dijo que “mientras lo intentaba, al menos teníamos la señal de que estaba comprometido con la situación”, pero “a partir de la situación del asesinato del vecino de Carrasco, cuando declara que esa muerte se produjo porque se resistió a que rapiñaran a su amiga ‒culpando a la víctima en lugar de al victimario‒, está hablando de una falta de comprensión de las causales del delito que, la verdad, nos preocupa mucho. Está dando una señal equivocada, tanto a los delincuentes ‒a los que tiene que combatir; así lo que hace es facilitarles el trabajo, pidiéndoles a aquellos que son sometidos que no se resistan‒ como a la población, en el sentido de que se declara incapaz de prevenir o de asegurar la protección que debiera asegurarnos, remitiéndose a darnos instrucciones de cómo actuar. No es eso lo que él tiene que hacer”, consideró.

“Cuando el señor ministro del Interior ‒que no puedo nombrar‒ declara que le llama la atención cómo hay robos chicos en los que terminan pegándole un tiro en la cabeza a alguien, esto demuestra una falta de conciencia y de conocimiento de la realidad actual que, por supuesto, no lo hace merecedor de seguir contando con la confianza de nadie al frente del Ministerio. Esto no solo pasa por el consumo de drogas, como a veces se dice que es también consecuencia de esta situación… pasa por el desprecio a la vida, a la propia y a la ajena, producto de una situación social. Por todo esto, señora presidente, es que nosotros entendemos que el ministro tiene que renunciar”, señaló.

“Vamos a pedir que nuestras palabras sean enviadas al señor ministro del Interior ‒que no puedo nombrar‒, al Codicen y a la prensa”, concluyó.

Contenido publicitario

1 COMENTARIO

  1. Bueno
    Ya era hora que algun político dijera algo al respecto del Ministro del Interior. El problema es que probablemente pongan a otro inútil.

Comments are closed.