edif1

El edil frenteamplista Federico Guerra consideró el pasado martes en la sesión del legislativo que, de acuerdo a lo expresado por un jerarca comunal en una reciente entrevista, es evidente que el gobierno nacionalista no tenía “un plan elaborado” para generar puestos de trabajo, como aseguraba la publicidad preelectoral.

Guerra aseguró que, al ser entrevistado recientemente por una emisora local, el secretario general de la Intendencia, Diego Echeverría, fue consultado sobre “la creación de puestos de trabajo, dentro del marco de la promesa que se había realizado, compromiso preelectoral, de que volvía el trabajo si se votaba a determinado intendente”.

Según el edil, el jerarca respondió que se trata de “un tema complejo que no depende solo del gobierno departamental sino, también, del gobierno nacional, pero que la principal dificultad con el gobierno nacional para la creación de fuentes de trabajo es la voracidad fiscal que tiene el gobierno nacional”.

Guerra supuso que “no se descubrió ahora la incidencia de las políticas nacionales en los temas de generación de fuentes de trabajo y demás”, pero estimó que “esto debería haber sido pensado antes de hacer la promesa electoral. Esto debería haber formado parte de ese análisis y no comprometerse a que vuelve el trabajo si se vota a fulano y después salir a plantear que es un problema con el gobierno nacional. Eso marca claramente que no había un proyecto –y no hay‒, un plan, para que vuelva el trabajo y que si bien fue una apuesta marketinera que le dio resultado electoral, es absolutamente demagógica e irresponsable”.

“Y lo que más me preocupa es que generó expectativas sobre sectores de la población que necesitaban y necesitan el trabajo ‒falsas expectativas que no se están satisfaciendo‒ y que no hay un proyecto ni un plan para solucionar esto”, insistió.

“Ya lo dijimos”

Guerra afirmó que “lo planteado hasta ahora” por el gobierno comunal “ha sido la suspensión del cobro del retorno por mayor valor; única medida que se ha planteado buscando generar fuentes de trabajo. Que sepamos, el resultado no ha sido alentador en lo más mínimo en ese aspecto. Pero se planteó por el lado de generar obras, cuando en realidad el problema no está en la construcción. El problema vinculado a la construcción está en el mercado inmobiliario. No hay transacciones, no hay ventas, hay un sobrestock, nadie va a volver a construir cuando no se vende y no hay retorno de esa inversión o se hace muy lento. Pero esto no lo decimos hoy, lo dijimos cuando discutimos la suspensión del retorno por mayor valor. No es que hoy lo traemos, ya lo dijimos”, afirmó.

“Tampoco hay presentado un plan alternativo que apunte a generar o a ir cambiando la matriz productiva del departamento. No está el plan, no estuvo en el Presupuesto que se votó; en el Presupuesto quinquenal no hay inversiones o medidas para generar otros aspectos u otras inversiones que nos saquen del sol y playa y de la construcción. No hay, por lo tanto, caminos hacia el tema de generar las fuentes de trabajo”.

“Pero además de esto, plantear voracidad fiscal, realmente, es lamentable. Porque, ¿voracidad fiscal hacia el sector empresarial? O se es alguien muy desinformado o no vivía en el Uruguay; o la realidad es: ‘generemos una culpa a otro porque yo no puedo hacer lo que prometí’”, alegó.

“¿Por qué digo esto? Porque no se corresponde con la realidad. En los últimos 11 años en el Uruguay solamente la inversión directa extranjera fue de U$S 21.901.000.000, récord histórico. Si esto se debe a la voracidad fiscal, hay algo que no me está dando; si hay voracidad fiscal, no creo que vengan desde el extranjero a regalarnos”, dijo el edil.

“No se puede hablar de voracidad fiscal hacia las empresas cuando en el 2007, en la reforma tributaria que se presentó por parte del gobierno del Frente Amplio, el Iric que pagan las empresas se rebajó del 30 al 25%. Además, se eliminó el impuesto a la pequeña empresa ‒entre otros: Cofis, rebaja de IVA, etc., aunque esos no afectan tanto a las empresas; de hecho, el IVA no afecta en nada a las empresas‒ y se rebajaron los aportes patronales al BPS ‒también un 5%‒; antes del 2007 se pagaba el 12,5 sobre la masa salarial y hoy se paga el 7,5 sobre la masa salarial. No veo la voracidad fiscal; honestamente, no la veo”, señaló.

“No existe”

El legislador también recordó que “en el bienio 2011-2013 hubo una renuncia fiscal, como se le llama, para dar exenciones de IVA por $91.451.000.000 y de patrimonio por $34.610.000, ¿dónde está la voracidad fiscal que no permite que los inversores vengan al Uruguay y a Maldonado? ¿El problema no estará en otro lugar? ¿Qué es lo que se busca desde el Gobierno departamental con este discurso público? ¿Volvemos otra vez al tema del déficit? ¿Volvemos a crear una supuesta realidad que no existe? El tiempo después se encarga de demostrar cuál es la realidad; como dice un viejo dicho: al andar, los zapallos se van acomodando en el carro hasta que quedan donde van”, señaló.

Guerra estimó que “lo que se debería hacer, en vez de echarle la culpa al Gobierno nacional, en vez de salir a la prensa y buscar estos mecanismos marketineros a través de los medios, es generar una inversión ‒que no es solo de dinero, también es de tiempo, es de pienso‒, hacer estudios serios y ver hacia dónde hay que conducir para generar alternativas productivas que den mano de obra en Maldonado.

Si se genera, se negocia y se dan las informaciones como se deben dar, quizás se puede elaborar un plan y llegar a un acuerdo. Ahí sí habrá que ir a hablar con los Ministerios, los senadores, los diputados… Pero en vez de echarle la culpa a alguien porque no se cumple una promesa que se hizo en campaña electoral ‒para la que no había planificación ni alternativa, era demagógica‒, trátese de trabajar hacia un proyecto que genere alternativas, que no juegue con la ilusión y la necesidad de trabajo que tiene la gente; que genere alternativas que podamos ir plasmando en cuestiones reales”, pregonó.

 

Esta pendiente reglamentar el funcionamiento de los municipios

En su exposición del pasado martes, Federico Guerra también se refirió al Reglamento para el funcionamiento de los Municipios, que ya fue elaborado pero “hace cerca de un año está anclado en la Comisión de Legislación” de la Junta Departamental. “Estamos incumpliendo, nosotros, la Junta Departamental ‒cada uno en la cuotaparte de responsabilidad que le ocupa de acuerdo a los ediles que tiene‒, con la Ley Nº 19.272 de Descentralización y Participación Ciudadana, que exige la creación de un reglamento de funcionamiento de los Municipios. Además, en esa ley se ponen determinadas condiciones a ese reglamento; condiciones que tienen que estar sí o sí”, indicó.

Al respecto, dijo que “se hicieron encuentros de los que participaron alcaldes, concejales, la Comisión de Descentralización de la Junta, etc., y se generó un proyecto que quedó anclado, que no se ha discutido como proyecto final y que sigue por ahí. O sea: seguimos incumpliendo la ley y los Municipios están funcionando sin reglamento, algo que es totalmente inaceptable y que es culpa nuestra ‒cada uno en su cuotaparte‒, no se la podemos echar a nadie”.

Contenido publicitario