El edil Federico Martínez denunció el pasado martes en la sesión del legislativo comunal una serie de “mentiras” que se han divulgado recientemente a causa del prerreferéndum del 4 agosto que pretende derogar la Ley Integral para Personas Trans. “Lo primero que debemos decir es que con esta campaña mentirosa se le falta el respeto a la democracia”, señaló el legislador frenteamplista. El prerreferéndum fue impulsado por el diputado nacionalista Carlos Iafligliola, un evangelista que estima que la ley atenta contra la familia.
“Se está mintiendo para lograr la derogación de la Ley Integral para las Personas Trans. El impulsor de este prerreferéndum para derogar esta norma, Carlos Iafigliola, miente, no quiere debatir o pretende elegir con quiénes sí y con quiénes no. Su carencia y debilidad argumental le generan miedo al debate”, dijo Martínez.
“Es mentira que todas las personas trans vayan a recibir una prestación; según el censo del MIDES son unas quince ‒nacidas antes del año 1975‒, que fueron expulsadas de la educación, cuyos derechos fueron vulnerados, que sufrieron violaciones, secuestros…Se está mintiendo para lograr la derogación de la Ley Integral para las Personas Trans. Debemos evitar esta falta de respeto para cuidar la calidad de la democracia”, indicó.

Respaldo médico
Martínez destacó que la Sociedad Uruguaya de Medicina Familiar y Comunitaria (SUMEFAC) emitió un comunicado en el que también se refirió a los intentos de engañar a la población. En ese mensaje expresó “su más profundo rechazo a todos los intentos de tergiversar la realidad para hacer prevalecer intereses que están alejados del saber científico”. El comunicado señaló que, desde la promulgación de la Ley, se ha mejorado el acceso a la salud, aunque que “aún es importante seguir avanzando en la mejora de la cobertura y en el acceso a los derechos postergados en esta población tan vulnerada”. A juicio de Sumefac, “la desinformación constituye una de las principales limitantes para el acceso a la salud”. “Este proceso tiene como principal referencia el respeto a la autonomía de las personas, tomando en cuenta la capacidad para la toma de decisiones”, que “es importante destacar también que, al tiempo que se ha promovido el derecho a la salud, la información y la identidad, no existen antecedentes, en nuestra práctica, de hormonización a niños ni a niñas” y que “esto no está proyectado para un futuro ni tampoco contemplado en la Ley Integral para las Personas Trans”, dijo el mensaje.
Martínez explicó que “la Sociedad de Médicos busca terminar con el pseudo mito de que la Ley abrió una puerta a que los menores de edad comiencen procesos de hormonización o incluso se hagan intervenciones quirúrgicas irreversibles para cambiarse el sexo ‒otra mentira más de Iafigliola y su entorno para este prerreferéndum”. Según la sociedad, “sin importar si existe o no consentimiento de los referentes adultos, la Ley no permite ni estimula este tipo de procedimientos”.
“Hoy nos encontramos ante una campaña de odio para sacarle los derechos a una mínima población. Iafigliola juntó votos en base a mentiras respecto a lo que implica la Ley, pretendiendo, con una campaña de odio, engañar a la gente para quitar derechos a un sector vulnerable de la población”, señaló Martínez.
“Iafigliola expresa que es su intención recuperar valores. ¿Qué valores quiere recuperar? ¿Los valores de una sociedad machista en la que los hombres mataban a las mujeres o en la que se abusa y se asesina a personas trans? Es macabro generar ese odio del vulnerador contra el vulnerado por un privilegio político, porque esto es campaña política. Aun así, apenas tuvo ‒y ni siquiera llegó‒ el 1% en su interna partidaria”, destacó.

Rehenes
Martínez aseguró que quienes desean anular la ley “toman de rehenes a las personas de Beraca o de Remar y les pagan para que vayan a juntar firmas…, dicen que hubo voluntarios para juntar firmas. De seguro dirán que mentimos, pero hay pruebas de que a jóvenes de Beraca se les pagó para salir a juntar firmas. Lo que molesta es que los pobres y los vulnerables tengan derechos. Esta campaña contra la Ley Trans se hace desde un lugar de privilegio: hombre, con cargo de poder, con un bienestar económico, con respaldo político y religioso. Privilegio y poder yendo contra una comunidad que no accede a lugares de desarrollo personal”, indicó.
El legislador indicó que la ley en cuestión consta de 24 artículos, “con ítems vinculados a salud, educación, vivienda, inclusión laboral y reparación por violencia institucional. Otorga becas para cursar en instituciones educativas, además de becas con el fin de capacitarse en INEFOP, un cupo de 1% para personas trans en los concursos públicos, una pensión reparatoria para las personas que sufrieron violencia institucional y garantiza además el acceso a una serie de prestaciones médicas”.
“Pese a lo señalado por la Ley, hay una campaña realizada por los impulsores de la derogación de la misma que está basada en mentiras, como el indemnizar a todas las personas trans, o la hormonización a los menores de edad que así lo deseen. Ante esto y de cara al pre-referéndum del 4 de agosto, nos preocupa la campaña de mentiras en relación a esta Ley. El debate democrático tiene que fundarse en argumentos, no en falsedades. Estamos en línea con el pronunciamiento de la Institución Nacional de Derechos Humanos, que dice en un comunicado que las consultas populares deben ser un instrumento de avance en derechos o para evitar retrocesos”. Por eso exhortó a la ciudadanía a “no dar respaldo a este pre-referéndum que asegura la quita de derechos permanentes a los colectivos más vulnerados de nuestra sociedad”.

No a los menores
El edil también enumeró otras “falsedades” divulgadas contra la norma. “La Ley en ningún momento plantea que menores de 12 años vayan a tener operaciones o procesos quirúrgicos ‒incluso con el consentimiento de los padres‒; eso está en contra de los procesos médicos establecidos, en contra de las vías de hormonización, en contra de los procesos de transición que hacen en todo el mundo. Y no es así, es una mentira, indicó.
“Tampoco ataca la Patria Potestad, todo lo contrario, la fortalece. La Patria Potestad tiene dos componentes: derechos y obligaciones y dentro de las obligaciones está el educar y alimentar a los hijos hasta los 18 años. Muchos padres y madres de personas trans no se comprometen con la Patria Potestad, pero hay un altísimo nivel de expulsión del hogar ‒con un promedio de 16 años‒ en la población trans”, señaló.
“Ningún menor va a poder tomar decisiones sin algún adulto presente, y en el caso de que haya diferencias con algún adulto, el que va a intervenir es el sistema judicial. Es necesario salir a la calle y dar respuestas para aclarar esta situación y demostrar cómo se está utilizando un discurso falso para confundir, como cuando presentaron firmas diciendo que iba a haber un impuesto del 17% a los salarios. Mentiras y más mentiras”. agregó.
Martínez acotó que “es increíble la forma en la que se está tratando de tergiversar, mentir y generar un clima de miedo para vulnerar. Además, hablan de que la Ley atenta contra la biología sin tener en cuenta la posición de la Facultad de Medicina, la Cátedra de Psiquiatría, la apreciación de la Asociación de Endocrinología, de la Asociación de Pediatría y de todas las Cátedras y Asociaciones que participaron en el debate parlamentario y apoyaron este proyecto de ley”. También estimó que “repetir falsedades a través de conceptos ideológicos es el peor elemento de la construcción de la sociedad, porque generamos sujetos que, menos un espíritu crítico, van a tener cualquier cosa. Los que sí tienen una perspectiva ideológica son los que se siguen basando en la visión patriarcal, machista y discriminadora. El nivel de operación política ‒mezquina‒ que están haciendo parte de estos sectores de la población nos tiene que preocupar y mucho”, destacó.
“Uno va rascando las fuentes que fomentan la derogación y en todo está el Movimiento Evangelista Latinoamericano, o bien son algunas universidades de baja calidad que están asociadas a órdenes religiosas, particularmente con el Opus Dei, pero ni siquiera universidades que han sido financiadas por órdenes religiosas de peso están paradas en esto. Debemos hacer énfasis en que se trata de una Ley que impulsa la justicia social, es una Ley que aboga por más justicia y una sociedad que tiene como fin dejar de lado los discursos del odio y de la segregación. Hay personas que no solo irán contra esa Ley, también irán contra otros derechos adquiridos”, añadió.

Contenido publicitario