En una ponencia efectuada el pasado martes en la sesión del legislativo comunal, el edil frenteamplista Andrés de León estimó que debería llamarse a una nueva licitación para la gestión del Aeropuerto Laguna del Sauce al finalizar el año que viene. A su juicio, la gestión del actual concesionario, que también gestiona el aeropuerto de Carrasco, “no ha sido beneficiosa para el departamento de Maldonado”, por lo que no debería prorrogársele el contrato. El curul también se refirió en la instancia a la rebaja del beneficio del IVA para extranjeros y a la recolección de firmas para derogar la Ley de Riego.
“Un tema que me gustaría estudiar es el de la conexión área para desarrollar el turismo. Los costos de operaciones a veces y el valor del combustible, que en una época tuvo un subsidio y fue muy bueno, complican la conectividad”, comenzó el legislador. De León estimó que hay varias cosas que volver a plantear con respecto al tema y aseguró que “hay aeropuerto pero no conectividad”. “Sé que el año que viene se va a vencer la licitación del Aeropuerto y quiero que se haga un llamado a licitación para que de este modo no haya monopolio”, indicó. El edil también consideró que “no es beneficioso” que la misma empresa que gestiona el Aeropuerto de Carrasco maneje el de Laguna del Sauce. “Ha dejado mucho que desear la administración del aeropuerto”, añadió. Entre otras cosas, dijo que la terminal aérea padece carencias técnicas, como la falta de un equipo guía para aterrizajes y otros elementos que como aeropuerto debería contar para la seguridad de las operaciones.

Agua privada
En cuanto a la Ley de Riego que promueve el gobierno, De León recordó que su sector político, la Liga Federal Frenteamplista Cabildo 1813, decidió salir a recolectar firmas junto con FFOSE -el gremio de funcionarios de OSE-, el PIT-CNT y varias otras “diferentes organizaciones sindicales y sociales que están
apoyando para que se plebiscite y se derogue esta ley”.
“Quiero aprovechar para informar a la ciudadanía para que firme en defensa de este recurso tan importante para la vida, como es el agua. Nuestro departamento tiene una larga
historia en este sentido, porque luchamos en contra de las privatizaciones de Uragua y de
Aguas de la Costa” indicó.
A juicio del edil, la Ley de Riego “fomenta la creación de un mercado de agua es una clara influencia del modelo chileno, con una visión puramente economicista con participación de agentes privados para la gestión del agua, con potestades para la comercialización y la articulación con los operadores de sistema de riego y las sociedades agrarias de riego, elementos que resultan claramente inconstitucionales y contrarios a lo que decidió el pueblo oriental en el plebiscito del ano 2004, con el articulo 47 de la Constitución de la República”, señaló.
“Con esto se habilita la construccion de represamientos que constituyen una amenaza a la calidad del agua superficial y al funcionamiento de los sistemas hídricos gestionados por privados, contraviniendo el principio de gestión sustentable y la preservación del ciclo hidrológico, poniendo en riesgo la primera prioridad en el uso del agua: el abastecimiento de agua potable a las poblaciones”, agregó.

El negocio
De León dijo que “también las pautas de conformación y funcionamiento de las sociedades agrarias de riego y la figura de los operadores de riego, orientadas hacia el agronegocio, constituyen una amenaza para los productores agrarios del país, en especial para los pequeños y medianos productores agrícolas y ganaderos que quedan excluidos, especialmente en las condiciones económicas establecidas”. La ley, comentó “no establece expresamente mecanismos de protección del ambiente ni asegura la sostenibilidad de los recursos hídricos, no prevé la reserva de las fuentes de agua para consumo humano, no limita la cantidad de superficies inundables, no prevé restricciones que aseguren la conservación de los ecosistemas fluviales, no establece especificaciones ni restricciones de modo de evitar impactos negativos en la dinámica hidráulica de la cuenca.
Por estos y otros motivos es que estamos recolectando firmas para derogar esta ley, que hace del bien agua un bien mercantil, en contra de lo que debe ser en nuestro país; ebemos defender ese recurso, sobre todo para las futuras generaciones”, afirmó.
“En Uruguay tenemos muchos ríos y lagunas comprometidas; lo vivimos en Laguna del Sauce, en la cuenca del Río Santa Lucía, problemas en el Río Uruguay, en el Río Negro, donde aprovecho para hablar de UPM: rechazo totalmente la instalación de esa planta, estoy en contra del modelo sojero y forestal que se esta implementando en mi país, no es el Uruguay productivo que yo sonaba. Seguimos siendo proveedores de bienes primarios y yo aspiro a que algún día podamos agregarle valor a esa cadena productiva y no seguir como en la época colonial”, señaló. De León se refirió también al uso de plaguicidas y dijo que su sector mantenía como un “foco de resistencia”, “luchando contra la voracidad del capitalismo, porque hay cosas que no tienen precio: la tierra, el agua, el aire que respiramos, nuestro planeta, no se compran, son únicos. Debemos tener el deber moral, y también político, de cuidar el medio ambiente, el agua, porque después va a ser demasiado tarde”, agregó.

Contenido publicitario