En una ponencia efectuada el pasado martes, el edil nacionalista Osvaldo Matteu, insistió en el mal estado en que se encuentra la ciudad de Maldonado -cuyas veredas rotas ya han sido motivo de quejas- y también pidió soluciones para diversos otros aspectos de resorte comunal. No obstante, al principio se refirió a las carencias que se perciben en zonas muy pobladas y alejadas, como el balneario Buenos Aires.
“Tenemos un tema que es Balneario Buenos Aires. Si bien se están haciendo trabajos y se ha estado asfaltando la Calle 49, están faltando infinidad de cosas”, comenzó. “Balneario Buenos Aires ya no es aquel de hace algunos años ‒que por suerte conocí‒ donde había unas pocas casas; hoy en día hay mucha población. Y visitando a vecinos, compañeros y amigos de ese barrio, me transmitieron que también están solicitando ‒como recién escuchaba al compañero Alexandro Infante‒ ambulancias ‒que no hay‒; el lugar está muy distante de cualquier centro de salud”, indicó.
“Tampoco hay bomberos ‒aunque hay gran cantidad de población‒, no existe un destacamento policial… Sería importante un destacamento policial, porque allí habita mucha gente durante todo el año y ‒como todos sabemos‒ en verano la población se incrementa muchísimo y frente a cualquier tipo de problema o disturbio ‘cuando llegue la Policía, ya fue’”, afirmó el edil.

Carencias
Matteu aseguró que “lamentablemente también La Barra de Maldonado cuenta con tres, cuatro, cinco o seis policías para trabajar ‒por ejemplo, en horario nocturno‒ y con dos móviles, teniendo una zona impo-sible de cubrir. Es más, hace pocos días una persona conocida tuvo un accidente y me llamaron ‒por ser conocido de él‒ para asistirlo, y fui y estuvo una hora tirado en el suelo a las dos de la tarde porque la Policía de La Barra no tenía una tabla ni un collarín para poder trasladarlo. Hubo que esperar una hora con el señor tirado al rayo del sol. Estas son pequeñas cosas sobre las que creo que no solo las comisiones de los lugares tienen que siempre estar trabajando para poder solucionarlas”, refirió.
“Como decíamos, en Balneario Buenos Aires están los temas de ambulancias, de policías, de falta de mantenimiento. Hay que buscarle la vuelta a todo ese tema de los terrenos ‒hay mucha gente que ha tomado terrenos, también se han tomado terrenos de gente que ha desaparecido de Uruguay, que se ha ido y que hace veinte o treinta años los dejaron tirados‒, es decir, son cosas a arreglar”, añadió.
Por otra parte, el legislador dedicó algunas palabras elogiosas para el acto de transmisión de mando del 1º de marzo y consideró que el país había tenido “una fiesta fantástica. Sinceramente tenemos que sentirnos orgullosos de ser uruguayos porque ¿en cuántas partes del mundo podemos llegar a encontrar esa fiesta que se vivió el 1º de marzo? Y no importan los colores políticos; lo digo desde el lado de que llegamos a ver abrazados al presidente saliente y al entrante y luego al presidente saliente colgado del brazo del entrante. Eso habla muy bien de nuestro país, de nuestra cultura, de nuestro respeto, por lo que creo que sinceramente debemos sentirnos muy orgullosos de eso”, señaló.

En penumbras
Más tarde, hizo alusión a la situación de Maldonado, a lo que ya se había referido otro edil. “Recién escuchaba al edil Garlo hablar del centro, y qué gran verdad; el centro de Maldonado, lamentablemente ‒y hay que ser honesto‒ está feo, no tenemos nada para ofrecer. ¿Qué le ofrecemos al turista? Nada. Caminamos por la peatonal y nos encontramos con diez, quince locales vacíos. Hay que ver el fondo, cuál es la situación de los locales vacíos; hay problemas económicos, problemas para soportar toda la parte tributaria, que se hace imposible muchas veces”, indicó. “Desde aquí hemos pedido en varias oportunidades que se ilumine el centro. Está oscuro, lamentablemente está oscuro, como también está la plaza oscura, y le falta orden”.
“Y seguimos insistiendo con el tema de los cuidacoches en la plaza, con la gente que cree que es cuidaco-ches y ‒lo hemos dicho muchas veces‒ se coloca un chaleco en el momento en que se va uno u otro, hace la moneda y desaparece; o sea que eso no es un cuidacoches, eso es una bomba de tiempo, porque no sabemos en qué momento dejamos algo y se va también.
Pero yo creo que hay que trabajar y mucho en el centro de Maldonado. Por suerte, uno tiene la posibilidad, por el deporte ‒como por ejemplo en Rutas de América‒, de recorrer pequeñas ciudades, pequeños pue-blos, y uno iba al centro y había plazas ordenadas, luz, movimiento, pizzerías abiertas, infinidad de cosas para que uno, que llegaba de afuera, tuviera la posibilidad de sentarse en algún lugar. Hoy en Maldonado tenemos muy pocos lugares, contados con los dedos”, indicó.
“La verdad es que la peatonal no invita a nadie ‒o a muy poca gente‒ a caminar, porque no tiene atractivo, no hay iluminación, no hay cosas que a uno lo impacten y lo lleven a caminar, a mirar vidrieras y a an-dar en ese centro, con lo que, a su vez, gastaría en la heladería, gastaría en la pizzería, gastaría en infinidad de lugares. Yo creo que esas son situaciones a rever y creemos que Maldonado se merece un buen centro (…) porque hoy ya no van. Yo recuerdo llevar a mis hijos a la plaza a disfrutar, a jugar; hoy no van. ¿Por qué? Porque está inundada de gente que realmente no tiene nada que hacer en la plaza, acostada, tirada arriba de una frazada. Hoy en día estamos viendo por las calles de Maldonado mucha gente durmiendo en vidrieras, ese tipo de…¿Qué nos brinda Maldonado? A ustedes les parece que el turismo puede andar por Maldonado pateando gente que está durmiendo en las vidrieras? Es imposible. Yo creo que tenemos que buscarle un cambio entre todos y creo que va a llegar”, concluyó. Finalmente. Matteu pidió que sus palabras pasaran al directorio del Partido Nacional.