El Cortijo: la Bancada Maldonado pide que se suspendan los remates de casas

 

Los diputados de la denominada Bancada Maldonado elevaron una nota a la Agencia Nacional de Viviendas y a la titular del MVOTMA, Eneida de León, para solicitar la suspensión de los próximos remates de casas del complejo El Cortijo y la instalación de una mesa de trabajo para lograr una solución definitiva y contemplar a las más de 40 familias que adquirieron casas en el barrio. Como se sabe, muchas de ellas ya habían pagado, pero el dinero no fue acreditado a sus cuentas sino a las de la empresa constructora, que tenía deudas con el Banco Hipotecario.
La bancada está compuesta por Dario Pérez (FA), Elizabeth Arrieta, Federico Casaretto (PN), Germán Cardoso (PC) y Andrés Carrasco (PI). Todo ellos firmaron la nota dirigida al Presidente de la Agencia Nacional de Vivienda, Arq. Francisco Beltrame, y a la titular del Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. El próximo remate de casas de El Cortijo está fijado para el 14 de setiembre.
Los diputados indicaron en su nota que las 41 familias del barrio, algunas de las cuales llevan 20 años radicadas allí, están atravesando una situación angustiante. A su juicio, el caso tiene características que merecen un “profundo estudio” para hallar soluciones justas para todos y permita a los vecinos realizar los pagos correspondientes.

<sub> Dos pedidos
Con este propósito, los legisladores solicitaron que la ANV y el Mvotma concreten dos acciones específicas: por un lado, la suspensión de todos los remates previstos, muy especialmente el programado para el viernes 14 de setiembre. Por otro, plantean constituir una mesa de trabajo en el ámbito de la ANV que cuente con la participación de los vecinos afectados. Se trata de establecer propuestas y soluciones concretas que hagan viable el objetivo social de permanencia en sus hogares y a la vez permitan encontrar mecanismos de pago acordes a sus posibilidades, cancelando las deudas que puedan existir y estudiando las particularidades de cada caso.
Los remates se están realizando por una resolución adoptada en el año 2016. En las últimas semanas se concretaron dos remates. En el segundo hubo una áspera discusión entre los vecinos y un representante de la ANV.

La precisión
Luego de ese incidente, la Agencia emitió un comunicado para puntualizar lo siguiente: “Se rematan créditos que están a nombre de un promotor (Nelori S.A.) y que integran los fideicomisos VII, X y XI administrados por la ANV. Aquellas familias que cuentan con promesas inscriptas a su nombre o compromisos registrados se regularizan refinanciando los saldos adeudados.
“Las viviendas que están a nombre de la empresa Nelori S.A. (que quebró) se deben rematar para recuperar los créditos concedidos por el Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) para la construcción y sanear la situación legal.
“El primer remate, realizado el pasado 12 de julio, se impidió por parte de algunos asistentes que no dejaron que el remate se realizara con normalidad y la vivienda se remató por la base (USD 20.000).
“Antes del segundo remate el Directorio de la ANV por unanimidad definió que ejercería la defensa del crédito, ofrecer hasta donde la ley habilita a hacerlo, 90% del valor de tasación del inmueble (artículo 89 de la ley nº 5.343 en redacción dada por el art. 369 de la ley n° 19.149).
“El funcionario actuante, siguiendo la directiva de las autoridades, defendió el interés del patrimonio de todos. Se actuó correctamente, impidiendo que se pierda dinero que es de todos. El funcionario de la ANV no oferta para sí sino en representación de la ANV y lo que se busca es defender la base mínima del crédito otorgado, lo que el Estado invirtió al otorgar ese dinero.
“Los actuales ocupantes de estas viviendas no lo están en forma legítima frente al BHU o la ANV y por lo tanto no existen registros de pago significando esto que el Estado se ha privado de contar con esos recursos que son de toda la sociedad.
“En el caso concreto, también se cumplió el fin social, ya que quien compró fue la familia que habitaba la vivienda desde hace 20 años, pudiéndose a partir de ahora legalizar la tenencia, con financiación de la ANV”.
Los representantes de los vecinos rechazaron varios puntos de este comunicado y continuaron sus contactos para impedir los remates de las casas.