El departamento tendría 200 mil habitantes

La cifra se deduce de las encuestas realizadas por la comuna en el último quinquenio, dijo el sociólogo Walter Menéndez

El sociólogo y coordinador de la unidad de Políticas Sociales de la Intendencia de Maldonado, Walter Menéndez, aseguró que la población del departamento ha continuado creciendo como consecuencia de la migración interna y por el aumento de la tasa de natalidad.
Entrevistado en el programa Frecuencia Abierta, de Aspen FM, el profesional señaló que en el último quinquenio la población del departamento ha crecido entre 16.000 y 17.000 personas, lo que llevaría el número de habitantes a cerca de 200.000. Menéndez, quien coordina el área de las políticas sociales de la comuna, señaló que la migración -principalmente interna- ha continuado, pero que además creció la tasa de natalidad, todo lo que repercute en las más diversas áreas.
Consultado respecto a qué sucedería si la Intendencia no atendiera las problemáticas que no son de incumbencia de los gobiernos departamentales, el jerarca hizo un repaso de los servicios que demandan una atención permanente. En materia de Salud, por ejemplo, dijo que “si se repliega la Intendencia cae el 70% de quienes se asisten en el primer nivel de atención” en el departamento de Maldonado. Solo en Salud, la comuna invierte $ 100 millones por año desde hace ya varias décadas.
Asimismo, dijo que a través de distintos programas y acciones, la IDM actúa para bajar la desocupación a nivel local. En cuanto al boleto gratuito para los estudiantes (sin límite de edad), recordó que el departamento dio los primeros pasos a nivel país en el año 2002. Fue tras una agitada movilización de liceales en esos tiempos de crisis.
Menéndez se refirió además, a la problemática de la vivienda que enfrenta Maldonado desde hace por lo menos tres décadas. Al respecto, señaló que las acciones han ido más allá del mero concepto de realojo, porque la solución no es solo “sacar” a las familias de donde viven, sino de insertarlas adecuadamente.
“No es alojarlos en medio del campo”, ejemplificó Menéndez, sino otorgarles a las familias realojadas espacios que les permitan “construir ciudadanía”. Esto significa realizar seguimientos y emprender acciones para lograr una adecuada convivencia, entre ellos y con su entorno, indicó.