kennedy (Copiar)

El juez penal Marcelo Souto comenzó el martes la instrucción del presumario que investiga la muerte de los tres niños ocurrida en la madrugada del domingo en una precaria vivienda del barrio Kennedy.
Se trata de establecer las causas del siniestro y deslindar las responsabilidades del caso. La niña de once años, hija de un anterior matrimonio del dueño de casa, fue sepultada este lunes en el cementerio de Maldonado. Los dos niños de 4 y 8 años que el padre tuvo con su pareja actual fueron enterrados en la tarde del lunes en un cementerio de Montevideo.
En tanto, momentos de tensión se registraron el martes cuando un grupo de desconocidos prendió fuego la camioneta del padre de las niñas. El vehículo era empleado para poder realizar las changas que realiza el hombre, cortar leña o montear árboles.

Interrogatorios
La instrucción incluyó los interrogatorios a los seis adultos que vivían en la casa destruida por el fuego. Entre ellos el padre de la niña y de los dos niños así como la madre de estos dos últimos. Asimismo fueron interrogados otros cuatro adultos que también vivían en la vivienda.
Fuentes del caso indicaron que a modo de adelanto, la Dirección Nacional de Bomberos elevó al juez Souto el resultado primario de la pericia que se lleva adelante para determinar las causas del incendio. Se espera que en los próximos días Bomberos presente los resultados finales del peritaje. Al finalizar la jornada, Souto pidió más pruebas y las citaciones de otras personas testigos del incidente.
Según trascendió, el juez no solo instruye de oficio el caso por la muerte de los tres niños. Además, recibió varias denuncias formuladas contra los padres. Por razones procesales, el magistrado unificó el presumario original con las denuncias agregadas en la jornada de la víspera. Luego de cumplidos todos los interrogatorios a los sobrevivientes y testigos, más la entrega de las pericias finales de Bomberos, el juez Souto elevará el expediente al fiscal Rodrigo Morosoli.

Tensión
En tanto, momentos de tensión se registraron en la mañana del martes cuando desconocidos prendieron fuego la camioneta del padre de los tres niños, terminando de destrozar los pocos elementos que se habían salvado de las llamas. Ningún vecino del lugar aportó información a las autoridades para identificar a los autores. De forma paralela, la presidente de la comisión de vecinos del barrio Kennedy, Teresita Medina, explicó a Correo de Punta del Este que resolvió junto con los otros integrantes no aceptar más donaciones a favor de los damnificados del incendio.
“Ellos quedaron con lo puesto. Y la gente respondió de forma maravillosa donando todo tipo de elementos. Desde muebles hasta ropas para niños y adultos. Inclusive, un complejo de Solanas se comprometió a traer una cocina y heladera para la familia”, explicó.
“Todo marchaba bien hasta esta mañana (martes) cuando los familiares de la niña que murió nos increparon y a viva voz nos exigieron que no recaudáramos más para la otra familia”, agregó.
La situación fue tensa y motivó la presencia de la Policía cuya presencia desactivó las airadas respuestas de los familiares. Si bien la situación fue compleja y muy tensa, ninguna persona resultó herida, ni detenida por la Policía. “Para evitar más problemas queremos pedirle a la gente que por el momento no traiga más ayuda al barrio”, agregó Medina. Admitió que hay gente que responsabiliza a los padres de los menores por lo ocurrido y se optó por suspender este plan de colaboración. Informó que lo que ya había sido recibido se va a distribuir en la zona.

Contenido publicitario