est.nafta1

No satisfechos con la paramétrica con la cual Ancap le fija las ganancias, la Unión de Vendedores de Nafta fijó días atrás el paro en el suministro de combustibles para el próximo lunes y martes. La semana pasada, en tanto, la empresa pública anunció que llevará a cabo un nuevo sistema de distribución de combustibles a partir del año próximo y eso aumentó el malestar en la Unvenu. Es por ello que desde las 00 horas del lunes hasta la misma hora del martes las estaciones de servicio no venderán combustibles, excepto a ambulancias, bomberos y policías.
Según declaraciones brindadas a radio Uruguay por el presidente de la Unión de Vendedores de Nafta, Daniel Añón, y el gerente general, Federico de Castro, las medidas de paro responden al incumplimiento de acuerdos por parte de Ancap y del Ministerio de Industria y al nuevo sistema de distribución de combustible.
A todo esto, el gobierno adelantó que ante el paro se podría analizar declarar esencial el suministro de combustibles. Al ser consultada sobre la medida adoptada por la Unvenu, la ministra de Industria respondió que tendrán que analizarlo, “hay contratos vigentes. Esta es una relación entre estación y distribuidoras y distribuidoras y Ancap”.

La jerarca estimó “raro” que “algunos actores (refiriéndose a los propietarios de las estaciones de servicio) salieran a plantear un conflicto con declaraciones realmente fuertes, antes de que tuvieran una reunión con el directorio de Ancap o con el ministerio. La verdad es que me duele que alguien salga a hablar así antes de tener una reunión”.

Beneficios

Según la ministra, con el cambio en el modelo de distribución de Ancap se favorecerá a las estaciones de servicio más pequeñas, y dijo que un eventual paro de estacioneros supondría que no se cumplirían contratos. La jerarca señaló que “habrá una distribución por franjas que va a beneficiar a más de 240 estaciones de un total de 470 y pico”.
“La pregunta es esta. Tenemos que bajar US$ 320 millones de dólares. Tenemos que bajarlos. Es así. Es un impacto muy grande. Tenemos que emprolijar Ancap. El primer paso en este sentido es bajar la parte de distribución. Tenemos que hacer todos un esfuerzo y lo que tenemos que hacer es no perjudicar a los más pequeños. Hemos planteado este esquema por el cual las estaciones que venden menos van a ganar igual o más”, argumentó.
Cosse ejemplificó que una estación que cobraba como bonificación $ 1.590 millones por mes va a pasar a recibir $ 1.509 millones. Otras pasarán de cobrar $ 293.000 a $ 308.000.

Estudio

Tiempo atrás, en una entrevista concedida a la emisora local FM Gente, Daniel Añón, había asegurado que las estaciones de nafta ya no tienen más margen para achicar los costos y la única medida que se podría tomar sería comenzar a echar personal. Asimismo, aseguraba  que la gota que “rebasó el vaso” fue el ajuste salarial que rige desde julio, que no se sumó a la paramétrica. En ese momento la  Unvenu se disponía a presentar un estudio realizado por CPA Ferrere, que demostraba que, cuando se dice que una estación gana 100, en realidad obtiene 40, explicó.

Añón explicó que “el precio de la nafta súper, que es lo más vendido en Uruguay, se compone en tres bolsones o en tres partes”. Explicó que está el tramo hasta puerta de la refinería, que la etapa del crudo, y la refinación, con la ganancia que debería tener ANCAP, que suma unos 16 pesos; después están los impuestos, con el IMESI de casi 20 pesos; y por último la distribución, el flete y las estaciones. Dijo que a este segmento corresponden unos siete pesos, que componen los 42,50 totales del precio del litro. Así las estaciones se llevan unos 5 pesos, las distribuidoras un peso y algo y el resto el flete, de acuerdo al traslado.
“Las estaciones estamos en una situación crítica del 2013, por falta de un reconocimiento de costos”, afirmó.
El empresario explicó  que los costos se cubren “con la utilidad cada vez menor que tienen las estaciones… Nunca se trasladó la venta con tarjetas de crédito, la cantidad de obra mayor, porque se vendían 194 mil litros y hoy se venden 277 mil en promedio… Y lo que desbordó el vaso: no se ha trasladado a nuestra paramétrica, a nuestros costos, el aumento de salarios que rige desde el 1° de julio”.

Contenido publicitario