El Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) lanzó una nueva edición del Premio Nacional de Eficiencia Energética. La conferencia se realizó en la sede del MIEM y tuvo como oradores al subsecretario de la cartera, Walter Verri, y al director nacional de Energía, Fitzgerald Cantero.
El Premio Nacional de Eficiencia Energética es una iniciativa del MIEM que tiene el objetivo de reconocer públicamente a las instituciones, organismos y empresas por sus esfuerzos y logros alcanzados en relación al ahorro y uso eficiente de la energía en diferentes sectores de actividad. De esta forma se pretende dar visibilidad al compromiso institucional y promover el desarrollo de nuevos proyectos.
Este año, el premio incluye, una vez más, las categorías Edificaciones, Comercial y Servicios, Público, Educación e Industria. Además, suma Movilidad. Al respecto, el subsecretario Verri remarcó la importancia de la eficiencia en esta área para el futuro del país. “Si hay un desafío, para este Gobierno y los que vendrán, es la movilidad eléctrica, que deberemos desarrollar muchísimo más en los próximos años”, sostuvo.
En tanto, el director Cantero subrayó que la movilidad incluye tanto al transporte público, en el que se han concretado diversos avances, como a las empresas con flotas de carga. En estos sectores, una mayor eficiencia también implica cumplir con los objetivos de descarbonización, dado que Uruguay asumió compromisos internacionales en esta materia. El 60 % de las emisiones de dióxido de carbono del país provienen del transporte, recordó Cantero.
“Queremos transformar esto en una política de Estado”, dijo el director nacional de Energía.

Cambio cultural
Durante la conferencia, el subsecretario del MIEM informó que esta es la undécima vez que se realiza el Premio Nacional de Eficiencia Energética, y destacó que el mantener el galardón en una nueva administración muestra una “apuesta a la institucionalidad”. “Creemos que es la dirección correcta en la que debe avanzar el país en materia de energía: ser eficientes a la hora de administrar nuestros energéticos”, añadió.
Verri también recordó que, en las diez ediciones anteriores, 175 instituciones y empresas se presentaron a este premio, y 90 recibieron distinciones.
Por su parte, el director nacional de Energía señaló que el premio es una herramienta entre varias que lleva adelante el MIEM para apuntalar la eficiencia energética en Uruguay. Entre otras, mencionó a la Línea de asistencia para Eficiencia Energética (LAEE), que apoya parcialmente, con fondos no reembolsables, el costo de estudios previos (diagnóstico o auditoría energética y formulación técnico-económica).
Cantero explicó que el premio “cumple con una parte relevante” de la promoción de la eficiencia energética: los aspectos culturales, que se suman a los técnicos y económicos. Por ello, “estimula la cultura de la eficiencia energética”, al premiar tanto los aspectos técnicos como la capacitación y la reproducción de medidas de eficiencia energética incluidas en los proyectos. Al respecto, el director sostuvo que “lo más difícil” es que las personas y empresas cambien sus hábitos, que deben ser acompañados por apoyos técnicos y económicos.
Añadió que este cambio cultural es aún más importante en la coyuntura de crisis sanitaria actual, ya que la eficiencia energética permite disminuir costos y mejorar la competitividad tanto ahora como a largo plazo. “Por eso alentamos a que se sumen a esta convocatoria”, afirmó.
El plazo para presentarse al Premio Nacional de Eficiencia Energética se extiende, de acuerdo a la categoría, hasta los meses de agosto y setiembre. Las bases para categoría pueden accederse en el sitio web de Eficiencia Energética.

Contenido publicitario