rockefellerEl patriarca de la familia Rockefeller llegó ayer al departamento de Maldonado para pasar unos días de descanso en la estancia Vik de José Ignacio. David Rockefeller arribó poco antes de las 16:00 de la víspera al aeropuerto internacional “Punta del Este” de Laguna del Sauce. Un avión Embraer EMB135BJ, matriculado N226HY, propiedad de la firma Blue Skies domiciliada en Nassau trajo al multimillonario estadounidense en un corto vuelo desde Buenos Aires.

Una vez en tierra el avión se dirigió hacia la plataforma ubicada frente al complejo del viejo aeropuerto, el mismo que lo recibió hace veinte años cuando llegó para participar de un encuentro del Council of Americas.

Con 99 años a cuestas, cumplirá 100 el próximo 12 de junio, el nieto del multimillonario John D. Rockefeller, bajó por sus propios medios la escalerilla de la aeronave. Luego se subió a un carrito que lo aguardaba y que lo llevó a la sala vip del aeropuerto de Laguna del Sauce.

El magnate está acompañado de varios familiares, amigos, un médico, un kinesiólogo, un enfermero y varios asistentes. Afuera de la terminal aeroportuaria lo aguardaban un automóvil Mercedes Benz y dos ómnibus para el traslado de la comitiva.

Invitado

Rockefeller salió por la puerta de la sala vip del aeropuerto en silla de ruedas. Sus asistentes indicaron a Correo de Punta del Este que no había ninguna declaración para formular. Rockefeller prefirió subirse a uno de los ómnibus y dejó el Mercedes Benz para que lo abordaran otros integrantes de la comitiva. Desde allí viajó directamente hacia la estancia Vik, donde no se permitió el acceso de la prensa.

David Rockefeller tiene una extensa trayectoria en el mundo de las finanzas y la filantropía. Llegó a la zona por una invitación de su amigo, Geoffrey Kent, fundador de la agencia de viajes Abercrombie & Kent, conocida por ofrecer a sus clientes atractivos y lujosos productos turísticos. Kent, en la actualidad, solo se dedica a asesorar a alguno de sus viejos amigos. Rockefeller es uno de ellos.

Es la segunda visita en veinte años que concreta Rockefeller al departamento de Maldonado. Veinte años atrás llegó a la zona para participar del encuentro anual del Concilio de las Américas, una institución que él mismo creó y de la que forman parte los empresarios más importantes de las Américas. En aquella ocasión Rockefeller se reunió con el entonces presidente Luis Alberto Lacalle y escuchó una conferencia del ministro de Economía, Ignacio de Posadas, celebrada en el exclusivo Club La Terraza de Parque del Golf.

Altri tempi

Su hermano mayor, Nelson Rockefeller, ex gobernador de Nueva York y ex vicepresidente de los Estados Unidos, visitó Punta del Este en el año 1969. Su arribo se produjo en el marco de una gira por América del Sur ordenada por el presidente Richard Nixon para evaluar la situación política generada por la insurgencia castrista en todo el continente. La presencia de Rockefeller generó todo tipo de disturbios, especialmente en Montevideo donde estallaron varios incidentes.

En Punta del Este el magnate fue huésped del desarrollista Mauricio Litman quien lo hospedó en uno de sus apartamentos del edificio Lafayette.

La caravana que trajo a Punta del Este al magnate y enviado del presidente Nixon tuvo que desviarse de la ruta preestablecida para evitar la furia de los militantes de izquierda que se agolparon de un lado y otro de la rambla “Claudio Williman”. El ingreso a la rambla fue cubierta de clavos “miguelitos” y los izquierdistas esperaban el paso de la comitiva piedras en mano. La ruta del magnate fue desviada hacia la avenida Roosevelt. El edificio Lafayette fue rodeado por un dispositivo de seguridad acorde con los tiempos que vivía el país. Una descendiente de John D. Rockefeller reside en Punta del Este desde los inicios de los años sesenta.

Contenido publicitario