casanarco

Punta del Este se desayunó este fin de semana con la noticia que involucró a un mexicano que había pasado algunos años en la zona junto a su esposa y sus tres hijos.

Gerardo González Valencia y su esposa Wendy Delaithy Amaral Arévalo junto a sus hijos de 11, 7 y 3 años llegaron años atrás al balneario donde trabaron amistad con muchísimas personas, tanto por los negocios inmobiliarias del mexicano, como por los compañeros de clase de los niños.

Un día si y otro también circulaba por Punta del Este en autos de alta gama, aunque su preferido era un Jaguar.  Como todas las familias extranjeras que llegan para afincarse en Punta del Este, los niños ingresaron a uno de los colegios privados más caros del balneario.

El centro de estudios es propiedad de un empresario argentino ligado a la administración del entonces presidente argentino Carlos Saúl Memen. Es el centro de estudios con la matrícula más cara del balneario y se encuentra enclavado en pleno San Rafael. “El tipo se presentó como mexicano y que tenía como profesión la de cazador. Mirá vos”, contó un empresario de la zona cuyos hijos eran compañeros de colegio de los tres niños mexicanos.

En el colegio, los niños de la pareja trabaron amistad con sus compañeros de clase como cualquier hijo de vecino. El mayor de los hijos, conocido por el apodo de “Chicharito”, era reconocido como un gran jugador de fútbol. El apodo lo liga al delantero mexicano “Chicharito” Hernàndez, hoy triunfando en el fútbol alemán.

“¡Qué horror! Cuanta miseria y muerte. Su hijo es el mejor amigo de mi nieto. Tiene once años. Pobre niño. No solo son asesinos de niños y jóvenes sino que matan en vida a sus hijos. Sin perdón”, contó a Correo de Punta del Este  la abuela de uno de los compañeros del hijo del mexicano ahora detenido.

 

Propiedades

De la mano del estudio notarial y del operador inmobiliario que lo asesoró hasta que fue detenido, el mexicano compró varios inmuebles, entre ellos la mansión “Quincho grande”, desarrollado en un predio con una hectárea y media de superficie. El predio tiene una hectárea y media de superficie… las construcciones superan los mil metros cuadrados, entre las que se incluyen dos viviendas, una piscina, una barbacoa, garage, lavadero y una cancha de fútbol donde “Chicharito” exhibía los dotes de su zurda privilegiada.  En el predio también hay una cancha de tenis.

Sin embargo, así como llegó, la familia desapareció un año atrás sin aviso. El matrimonio mexicano se mudó a Montevideo. Preocupado por la educación de sus hijos, optaron por la oferta de un conocido centro de Carrasco. Allí fue detenido.

 

Narcos en Punta del Este

La noticia tuvo el mismo impacto en el balneario como el generado, a principios de los años noventa, las detenciones y posteriores extradiciones a los Estados Unidos de los financistas Raúl Vivas y Ramón Puentes Patiño.

El primero había llegado a la zona donde instaló un cambio de moneda extranjera en la avenida Gorlero en el que lavó más de mil millones de dólares provenientes del narcotráfico. Uruguay concedió la extradición a Estados Unidos donde la justicia de ese país lo condenó a 505 años de penitenciaría.

Ramón Puentes Patiño fue detenido a partir de un exhorto remitido por el entonces juez español Baltasar Garzón. Puentes Patiño fue detenido en una ratonera armada por la policía uruguaya en el entonces hotel “Playa”. El narco le ofreció al entonces oficial Ruben Ferrizo una coima de 50 mil dólares para que lo soltara. Ferrizo, fallecido tiempo atrás en un oscuro accidente de tránsito, hizo caso omiso al planteo y lo pasó a la justicia. Puentes Patiño fue extraditado a los Estados Unidos donde fue condenado a treinta años de cárcel. Fue el cerebro del famoso caso “Yomagate” que involucraba a la cuñada del entonces presidente argentino Carlos Saúl Menem. El “contador del cartel de Cali, como se le conocía a Puentes Patiño, fue el único detenido e extraditado a los Estados Unidos desde Uruguay o Argentina.

Contenido publicitario