El intendente Enrique Antía encabezó en la mañana del viernes la inauguración de los trabajos de remodelación del histórico parque de entretenimiento “El Jagüel”. El lugar fue el centro de entretenimiento de la familia de la zona durante décadas hasta que la falta de mantenimiento y de inversión lo dejaron en pésimas condiciones.
El director general de Higiene de la Intendencia, Jorge Píriz, explicó a Correo de Punta del Este que el predio cuenta con los clásicos juegos de madera y los de alta tecnología diseñados con otro tipo de materiales. “Si bien el parque estará cercado, por elementales medidas de seguridad, la entrada y el uso de todas las instalaciones de entretenimiento serán gratuitas. Queremos que El Jagüel sea el lugar de esparcimiento de las familias”; dijo Píriz.
“La remodelación fue total. Fueron reconstruidos los juegos tradicionales de madera y fueron importados los otros. Fue reconstruida la vieja casa del predio y demolimos otra para poder avanzar con la plantación de especies de flora nativa”, enfatizó. De esta forma el parque contará con el remozado edificio donde se dictarán cursos y talleres de artes plásticas además de ser un lugar para exposiciones.

Circuito
El predio cuenta con más áreas verdes donde fueron plantadas especies nativas que formarán parte de un circuito para caminar o correr.
Piriz sostuvo que el predio fue sectorizado por edades para que cada grupo de niños tenga en un mismo lugar juegos acordes con su edad. “Incluso la Armada Nacional Wessex nos donó un helicóptero para ser usado por los niños”, indicó. Las calles interiores fueron asfaltadas y el predio será atendido por dos empresas distintas, una encargada de la seguridad y la otra del mantenimiento del mismo. Otra empresa se hizo cargo de la reconstrucción de los antiguos juegos de madera y de la importación de los otros.
El jerarca adelantó que el plan de obras incluyó la construcción de dos grandes estacionamientos, una carencia que tenía el parque, para facilitar el acceso de vehículos y de ómnibus de turistas. Los niños podrán jugar en cualquiera de las tres canchas de fútbol construidas durante la remodelación.
Los vendedores de torta fritas, garrapiñadas y de otros productos similares serán ubicados en una zona construida a tales efectos.
El predio pasó de trece a quince hectáreas y su perímetro fue cercado para dotar al mismo de las mejores medidas de seguridad. El parque será custodiado por guardaparques las veinticuatro horas del día.
Piriz adelantó que en plazo corto de tiempo se levantarán tres toboganes gigantes. El predio contará con juegos para niños con discapacidades audiovisuales y con sendas diseñadas para los mismos.
Hasta los baños tenían conectados sus caños de efluentes hacia una cañada que corre a pocos metros del parque. Ahora se construyeron nuevos baños que fueron conectados a la red de saneamiento. Ésta a su vez fue conectada con la planta de tratamientos de efluentes de la Unidad de Gestión Desconcentrada de Ose. “Habrá baños familiares para que un padre pueda entrar con una hija o una madre con un hijo”; precisó. Los empleados contarán con un lugar para descansar y comer, vestuario y el lugar para depositar las herramientas.

Macro proyecto
El parque forma parte un proyecto aún más grande que se extiende hasta el puente de La Barra. En breve se prevé terminar con el asentamiento El Placer, por lo que actualmente se realizan las obras de vialidad, además de una pasarela en ese puente -para esto último, se efectuó una licitación-.
En otro espacio público se contará con un predio específico que será destinado al ciclismo y karting, y también se revalorizará el Parque Indígena al precisar de tareas de mantenimiento y puesta en valor.
El director de Espacios Públicos, Ruben Peréz señaló que consiste en una revolución urbana que comienza en El Jagüel y culmina en El Placer. A su vez, añadió que se trata de la penúltima obra del año al indicar que la última será la del Paseo de las Américas que también tendrá lugar este viernes.