“Un edificio de última generación para empresas triple A”, así fue definido en la presentación pública realizada el pasado viernes, el World Trade Center de Punta del Este. El primer edificio “verde” destinado a oficinas de la zona comenzará a construirse una vez finalizada la temporada de verano en el único predio baldío que sobrevive en la avenida Gorlero.
La construcción del complejo representa una inversión de 45 millones de dólares y generará durante la obra unos 150 puestos de trabajo. Una vez culminado y con su capacidad completa de locales, este edificio de Gorlero será el lugar de trabajo de unas 1.200 personas durante todo el año. El World Trade Center de Punta del Este “permitirá hacer realidad una fantasía, que tienen muchos uruguayos y extranjeros, de poder vivir y trabajar en el balneario esteño”, comentó el arquitecto Ernesto Kimelman, uno de los responsables de la propuesta.
El complejo de Punta del Este será una de las 318 licencias concedidas por el WTC en 88 países. La modalidad de comercialización de las unidades será mediante el instrumento de un fideicomiso. El precio del metro cuadrado de cada unidad será de US$ 3.000.El nuevo complejo transformará una zona de la península que hasta el presente no acompañó al resto en cuanto a su desarrollo comercial, en un sitio financiero de primer nivel mundial. “El desarrollo urbano de Punta del Este lamentablemente hizo que este sector de la avenida Gorlero, delimitado por la plaza General Artigas y el ex cine Concorde, haya sufrido un proceso de decaemiento evidente, pero a partir de la construcción del WTC Punta del Este esto va a cambiar”, aseguró Kimelman.
El proyecto fue presentadopor sus responsables, el contador Carlos Lecueder y el arquitecto Ernesto Kimelman en un acto realizado en el showroom montado en el mismo lugar de la obra. Participaron de la presentación el intendente Enrique Antía, el diputado Darío Pérez, el alcalde Andrés Jafif y el subsecretario del ministerio de Turismo, Benjamín Liberoff. “Esta es una propuesta muy distinta a lo que habitualmente vemos en la zona pero también muy valiosa en lo que significa la capacidad que tiene para generar actividad durante todo el año”, dijo Antía a Correo de Punta del Este.
“Es el proyecto más atractivo de todos los presentados hasta este momento, dijo el edil Andrés De León, del sector Cabildo 1813, liderado por el diputado Darío Pérez. También participaron los empresarios y los responsables de las inmobiliarias Sáder, Terramar, Lijtmaer y Santos Dumont, que tendrán a su cargo la venta.

Para vivir y trabajar
“El destino del edificio cuyo proyecto será principalmente el de oficinas y suites ejecutivas, más sus correspondientes servicios anexos, alojará al primer enclave de World Trade Center en el departamento de Maldonado”, explicaron los arquitectos a cargo de la propuesta.
“La construcción del WTC apoyará el concepto de considerar a Punta del Este como una elección laboral y residencial tanto a nivel nacional como internacional, habilitando una nueva oportunidad a la ciudad y al departamento”, agregaron.
Los responsables del proyecto resaltan que la ubicación cumple con los requisitos de la World Trade Centers Association, que exige, entre otras medidas, “la implantación de sus edificios en ciudades costeras, frente a puertos y en relación muy estrecha con el mar”. El lugar está a dos cuadras del puerto y a tres del océano Atlántico.
La propuesta consiste en un edificio de 25 pisos con 87 oficinas y 179 plazas de estacionamientos. El complejo tendrá una superficie total de 23.559 metros cuadrados y en su último piso funcionará un servicio de cafetería, entre otros.
Según el proyecto, el complejo será edificado a semejanza de los construidos en Montevideo y se constituirá en el “primer edificio verde” de Punta del Este. El predio está delimitado por la avenida Gorlero y la calle 23 “El Coral”, frente a la escuela Nº 5 “Alejandro y Samuel Lafone” de la península. El padrón tiene una superficie de 1.634 metros cuadrados y es el único sin construir sobre la principal avenida del balneario.
En la zona no hay otras construcciones en altura. En la esquina contigua hay un edificio de cuatro pisos y en las dos de enfrente, la Escuela N° 5 y la plaza General Artigas. El predio es lindero, por la avenida Gorlero, con una construcción que a juicio de los proyectistas, se encuentra en “pésimo estado de conservación” y que “devendrá rápidamente en ruina”.

Contenido publicitario