maamEl proyecto del famoso Parque Industrial de Pan de Azúcar parece haber caído en el olvido una vez más, por lo que el edil colorado Eduardo Elinger decidió exhumar el asunto y elevar un pedido de informes sobre su situación. Hace un par de años, un empresario español expresó que estaba teniendo dificultades porque para el Ministerio de Industria el parque no existía formalmente. La comuna y el municipio de Pan de Azúcar se movieron por esas fechas para habilitarlo, peor no ha habido novedades desde entonces.

Elinger recordó que el primer impulso del parque, “que ha tenido tantas idas y vueltas”, comenzó a iniciativa del Partido Colorado “allá por los años 85 – 86”. No obstante, el proyecto “no logró consolidarse” y “luego estuvo en stand by” hasta “que el Frente Amplio, conjuntamente con el Municipio de Pan de Azúcar, intentaron impulsarlo nuevamente en la actual administración”, señaló.

“Cuando uno habla de parques industriales lo primero con que los relaciona es con fuentes de trabajo, afincamiento o radicación de empresas, instalación de industrias. Por lo menos ése es el concepto que toda la vida se ha venido manifestando por parte de referentes del gobierno y de las propias fuerzas vivas. Y, cuando uno habla de industrias, no habla de las mismas que seguramente se podrían haber radicado en el 85 u 86, porque el mundo ha ido evolucionando y entonces uno muchas veces sueña o se imagina industrias vinculadas a las nuevas tecnologías, por ejemplo, del desarrollo de software, de ingeniería”, señaló.

Plantas no industriales

“¿Por qué hago esta reflexión?-preguntó el edil- Porque hemos tenido algunas denuncias y, actuando con responsabilidad, como lo hacemos siempre, nos parece que lo primero que hay que hacer es tener la información fidedigna del Gobierno Departamental y particularmente nos interesa que se nos remita, en primer lugar, el listado de empresas que se han presentado, los contratos específicos de cada una vinculándolas con el parque, las condiciones y los rubros admitidos”, indicó.

“Y acá es donde me quiero detener, porque informalmente se nos decía –y por eso queremos que se nos confirme o diga lo contrario por parte de la Intendencia– que allí se estaría por instalar un vivero. Vivero que, además, aparentemente se presenta a través de una SRL, vivero que estuvo instalado en la zona de Las Flores y que es de una familia contra la que no tenemos nada, por más que esté vinculada a un exjerarca de la Intendencia –pero no nos gusta generar suspicacias”, señaló.

Elinger estimó que un vivero “nada tiene que ver con lo que fue el enfoque inicial del parque industrial, porque si vamos a otorgar hectáreas de esa manera, también hoy o mañana puede venir cualquier vecino y decir que va a cultivar lechugas o hacer otro tipo de emprendimiento y, desde nuestro modesto punto de vista, nada tiene que ver con el concepto que inicialmente se ha manejado de parque industrial. Además, pueden ser pequeños y medianos emprendimientos que perfectamente pueden acogerse y obtener beneficios a través de Desarrollo Local, a través del Gobierno Nacional y a través de diferentes programas que existen”, señaló.

“En ese sentido, entonces, queremos que se nos detalle lo que decía anteriormente y en lo que hace a discriminar cuáles son los rubros que el parque industrial absorbe. Además, todos sabemos –se ha hablado en ese sentido– que un parque industrial tiene determinadas exoneraciones, tanto desde el punto de vista departamental como también desde el del propio Gobierno Nacional. Entonces, nos parece que es buena cosa tener una respuesta por parte de la Intendencia Departamental y del Municipio a todo lo que planteamos.

Es así que en primer lugar vamos a pedir que nuestras palabras pasen a la Intendencia Departamental, concretamente a la Dirección General de Asuntos Legales, a la Dirección de Higiene y a la Comisión Administradora, que no sé si es el término pero sí tengo claro que es la señora Arquitecta Nélida López la que también emite opinión al respecto”, agregó.

La casona

Culminado este aspecto, Elinger se sumó a la inquietud de otros ediles y planteó una vez más la necesidad de verificar qué ocurrirá con la colección del Museo de Arte Americano, y con la “vieja casona de Burnett”, que la albergaba y ahora está en venta.

“Históricamente, todos los gobiernos –acá no se trata de achacar responsabilidades, porque muchas veces definen otro tipo de prioridades en lo que es la discusión presupuestal y demás– han tenido un compromiso verbal importante en lo que es preservar el patrimonio, pero a la hora de asignarse recursos –porque muchas veces no se preserva únicamente con la defensa oral o con lo que pueden ser las expresiones de voluntarismo– hay que tener recursos económicos para hacerlo”, señaló.

“Entonces, nos parece importante. Sé que ya se ha planteado, pero en momentos en los que vemos que se realizan muchos diagnósticos sobre las dificultades que tiene el departamento y donde hay una voluntad manifiesta de la mayoría de los candidatos y donde hay iniciativas que creo que deben ser compartidas en lo que creo son los programas de gobierno, sería buena cosa plantear esta preocupación para que se interviniera por parte de la Intendencia, de la Dirección de Cultura, de la Comisión de Patrimonio del Municipio de Maldonado y, fundamentalmente, de todos los actores políticos para ver de qué manera se pueden llevar adelante acciones que permitan retener lo que es esta edificación colonial que tanto tiene que ver con lo nuestro”, añadió.

Elinger reconoció que en una ocasión el Poder Ejecutivo intervino para adquirir la Azotea de Haedo y salvar “una rica parte de la Historia de nuestro departamento”. Por ello estimó que es hora de trabajar para preservar el MAAM y la vieja casa de Burnett. “Uno ve día a día que no está teniendo el mantenimiento adecuado y que corre peligro de que su deterioro implique una erogación económica mucho mayor de no solo la compra o de salvar el bien, sino también del mantenimiento. Son fachadas que el deterioro muchas veces hace que sean irreparables frente a situaciones puntuales en lo que debe ser la conservación de la edificación”, explicó.

En este caso, el edil pidió que su exposición fuera enviada a todos los candidatos a la Intendencia, a la jefe comunal, a la directora general de Cultura, al profesor Gabriel Di Leone, al Municipio de Maldonado y y a los Representantes Nacionales por nuestro departamento, “porque también creo que alguna gestión frente al Ministerio de Educación y Cultura se podría llevar adelante”. Los destinos fueron votados por unanimidad.

Contenido publicitario