LAPASIVA2

La penosa situación económica que experimenta la región desde hace largos meses podría hacer pensar que el conflicto de La Pasiva tiene relación con la penuria o la insolvencia del empleador y la falta de sensibilidad de algún sindicato. Sin embargo, esta vez las cosas no son así en absoluto, aseguran los 26 trabajadores y extrabajadores del establecimiento gastronómico que hasta el mes pasado abría sus puertas en 18 de julio y Florida.

Según afirman, el local estaba facturando muy bien al momento de iniciarse la movida sindical y, por lo demás, el propietario es un acaudalado comerciante que posee importantes propiedades inmobiliarias y varios autos, sin contar con que recientemente se hallaba de paseo por Europa.

Por otra parte, los funcionarios -diez de los cuales ya no trabajaban pero esperan el pago de deudas atrasadas- indicaron que es absolutamente falso que hubieran alcanzado una solución al conflicto, por cuanto el dueño de la franquicia no ha pagado nada de lo que se comprometió a pagar.

En los últimos días, los trabajadores esperaban cobrar los sueldos de mayo, diez días trabajados de junio y el medio aguinaldo, pero señalan que no han visto “un peso”.

Amparo

Días atrás, hablando para FM Gente, el abogado del dueño del local, Rafael Barla, había asegurado que el conflicto se había arreglado y que los funcionarios cobrarían sus haberes impagos. Estos últimos negaron rotundamente que ello hubiera ocurrido y manifestaron, además, la profunda desconfianza que le tienen a su empleador.

Por lo demás, aseguraron que días atrás el comerciante presentó ante la justicia un recurso de amparo con el fin de que se ordenara un desalojo del local, pero el pasado jueves el juez del caso tomó en cuenta el tenor del reclamo de los empleados y no hizo lugar.

Asimismo, el magistrado propuso colocar “un interventor” para cumplir con parte de un acuerdo establecido hace meses, según el cual, el 10% de la recaudación diaria de La Pasiva iría a pagar sus deudas con trabajadores ya cesados, cosa en la que hay un atraso de “cuatro meses”. Según Suleika, vocera del grupo, la empresa no quiso que se pusiera un interventor sino que se hiciera el desalojo del local. “Volvemos al principio de estos 26 días (de conflicto): la empresa no tiene interés en pagar”, señaló.

La empresa deseaba que los trabajadores abandonaran el local y prometían que abrirían en unos pocos días, pero los empleados aseguran que no les tienen ninguna confianza. No transarán en nada hasta que no cobren todo lo adeudado.

Algunos funcionarios aseguraron a Correo de Punta del Este que el empleador especulaba con que los “muertos de hambre” de sus funcionarios abandonarían la lucha por cobrar a causa de su falta de dinero. No obstante, los trabajadores comenzaron a vender chorizos al pan en la vereda y hacen “la diaria” para sobrevivir, por lo que, de no verificarse los pagos, la ocupación podría extenderse indefinidamente.

Barla dijo a FM Gente que la movida de los trabajadores causó un daño a la imagen del comercio, lo que afectará su posterior funcionamiento. El dirigente del sindicato de trabajadores de hoteles y restaurantes Oscar Andino, explicó que no se ha desocupado el local porque no se ha concretado el pago de lo acordado. Los frankfurters seguirán en la heladera hasta que escampe.

 

Contenido publicitario

1 COMENTARIO

  1. Qué raro que los compañeros de otras sucursales,donde el dueño,Daniel Caruso es propietario,o tiene participaciones,no acompañen La medida. Lo mismo los gastronómicos de Argentina….que pasa? Sr. Barrionuevo,,,,va a esperar que este individuo haga lo mismo ahí?…….miren que no falta mucho……Los diarios saben quien es este estafador publiquen el nombre sin miedo,,,,lo del pancho solidario es para alcahuetear al gobierno de turno a cambio de ALGO. SU NOMBRE DANIEL CARUSO. (HELAL). no le gusta por que esta quemado ,,,lean el Bocón ,el hermano ya lo había denunciado,,,que se sepa en todo el departamento y no quede impune, Colaboremos con lo empleados.gracias

Comments are closed.