ose

Los funcionarios agremiados de la OSE-UGD (Unidad de Gestión Desconcentrada) y sus autoridades han tenido varias instancias de negociación para estudiar la posibilidad los trabajadores dejen de estar en una suerte de limbo laboral y sean incorporados como empleados públicos. Pero las cosas no son tan sencillas en virtud de la normativa vigente. La última negociación se desarrolló en las dependencias del Ministerio de Trabajo de Maldonado y tampoco culminó positivamente para los intereses de los trabajadores, por lo que el gremio ya anunció que profundizará sus medidas de lucha. El miércoles próximo, cuando se realice un nuevo encuentro, habrá un paro durante toda la jornada, según definió la asamblea.

Eduardo Baliero, presidente de la Asociación de Funcionarios de UGD, dijo ayer a FM Gente que la Ose concurrió a la última audiencia “con la misma postura” de siempre. Esta se basa en la ley que creó esta entidad “, a la cual no se le pueden hacer modificaciones”. Por tanto, alega que “nosotros no somos ni públicos ni privados”, destacó.
“En la asamblea que tuvimos inmediatamente, se resolvió seguir con las medidas de lucha y profundizarlas. El 24, que tenemos otra audiencia, vamos a hacer un paro total, por 24 horas”, informó.

Definición

Hasta ahora hubo tres audiencias infructuosas. La prevista para el miércoles que viene definirá si se hace una consulta al ministro de Trabajo, Ernesto Murro, para saber “si hay posibilidades de modificar algún artículo de la ley que creó la UGD”. Así se podrá definir si los trabajadores pueden pasar “al ámbito público o pertenecemos al sector privado”, dijo el dirigente sindical.
Hasta esta audiencia el gremio se mantendrá en asamblea permanente, pero no tiene previsto realizar movilizaciones.
El conflicto surgió desde 2005, año de la creación de la UGD. Desde entonces los funcionarios procuran figurar como empleados públicos en busca de estabilidad laboral y para evitar que cada año tengan que estar pendientes de si se renuevan o no sus contratos. En algunas ocasiones, también hubo grupos de personas contratadas para repartir facturas que pidieron ser tomadas como efectivas. Nunca tuvieron suerte.

 

Contenido publicitario