Desde que entró a regir la reforma tributaria de 2007, Uruguay mejoró la posición en materia de transparencia fiscal y combate al lavado de activos, informó el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri, lo que le permite tener “una sólida posición de prestigio internacional”. Además, detalló como principales medidas la eliminación de las sociedades anónimas financieras de inversión (Safi) y aseguró que las cuentas de no residentes y residentes son informadas al fisco.
Aunque no lo mencionó, Ferreri hizo sus declaraciones apenas 24 horas después de que trascendieran dichos de Alberto Fernández, el político kirchnerista que podría ser electo presidente de la República Argentina. Fernández había afirmado en un programa periodístico que la valija con dinero de PDVESA que se incautó en Buenos Aires a un ciudadano venezolano que llegó en un avión privado no tenía como destino las finanzas del kirchnerismo, sino que iban a ser depositados en el Uruguay. En ese entonces, dijo el candidato, Uruguay era muy parecido a un “paraíso fiscal”. En tanto, autoridades de gobierno ha dicho que eso ya no es así desde que el FA está en el poder.

A la vista
Ferreri dijo este miércoles 28, que las medidas que Uruguay adoptó desde la reforma tributaria implementada en 2007 lo colocan en una sólida posición de prestigio internacional.
En ese sentido, detalló que se eliminaron las sociedades anónimas financieras de inversión, se estableció un registro de accionistas de sociedades anónimas al portador en el Banco Central del Uruguay y se definió la obligación de declarar el beneficiario final de las sociedades anónimas y eliminar definitivamente el secreto bancario.
“Hoy todas las cuentas de no residentes son informadas al fisco para que sean intercambiadas al exterior y todas las cuentas de residentes uruguayos con un promedio superior a 50.000 dólares en el año también son informadas a la administración tributaria”, afirmó.
Además, puntualizó que se firmó un acuerdo de intercambio de información con Argentina, se aprobó la Ley de Transparencia Fiscal con un capítulo específico de normas “antiparaíso fiscal” y se adecuaron los regímenes preferenciales, como el de zona franca o de exoneraciones en las exportaciones de software, para que no ingresaran en listas negras o grises desde la Unión Europea.
Agregó que se estableció por ley que el delito fiscal es precedente del lavado de activos y que se firmó un acuerdo multilateral de intercambio de información tributaria con más de 100 países que integran el foro global de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). También destacó que el último foro de transparencia global del organismo se realizó en Uruguay en 2018.

La valija
El “Caso Antonini Wilson” se desató hace doce años, en agosto de 2007, cuando el empresario venezolano-estadounidense, llegó a Buenos Aires con una maleta con 790.550 dólares que no había declarado a su llegada y que fue decomisada.
El caso tuvo una amplia repercusión mediática porque coincidió con la campaña presidencial de Cristina Fernández de Kirchner, cuyo marido ya había ido acusado de múltiples delitos. Además, en esos meses el presidente venezolano Hugo Chávez pretendía plebiscitar un cambio en la constitución de su país para incluir normas que le permitieran buscar una nueva reelección.
El caso, que involucró a ciudadanos de Argentina, EEUU y Venezuela fue calificado por el periodismo y la opinión pública como el «escándalo de la valija», el «escándalo del maletín», el «maletinazo», el «maletagate» o el «valijagate».
Antonini reside em Miami y cuenta con pedidos de extradición de Venezuela y Argentina. Estados Unidos no ha respondido a estos todavía. Fernández dijo que el dato de que el dinero llegaría al Uruguay se lo dio un funcionario del Departamento de Estado de los EEUU. Como se sabe, Cristian Fernández ha sido acusada de numerosos delitos. Todos los funcionarios de confianza de Néstor Kirchner fueron a prisión por diversas acusaciones. Ningún pudo justificar la riqueza que generó en apenas unos años de gobierno peronista.