Cuando faltan nueve días para el relevo del gobierno municipal, el electo intendente Enrique Antía dio a conocer este lunes la nómina de los directores generales que lo acompañarán por los próximos cinco años.
En las últimas semanas se había manejado en distintos ámbitos el nombre de la mayoría de los directores generales que integrarán la próxima administración. En este sentido, se conocía que el cargo de secretario general sería ocupado por Luis Eduardo Pereira y que el doctor Álvaro Villegas sería el prosecretario general. Que Jorge Píriz y Miguel Abella continuarían como directores generales de Higiene y Recursos Humanos respectivamente. Que la doctora Adriana Graziuso seguiría en el cargo y que lo mismo pasaría con Juan Pígola al frente de Tránsito y Transporte, Jorge Céspedes en Cultura, Soledad Laguarda en Urbanismo y Roberto Chiaccho en Planeamiento y con Darío Camacho al frente de Obras.

Confirmado
Si bien también se descartaba que Alejandro Lussich seguiría al frente de la dirección de Vivienda, los tiroteos electorales y los anuncios de investigaciones por parte del entonces candidato Antía sobre la adjudicación de los realojos del Kennedy, dispararon algunas dudas sobre si el citado dirigente seguiría. Lussich fue confirmado ayer lunes.
El todavía director general de Turismo, Luis Borsari, fue otro al que no se le asignaba ninguna chance de continuar en el cargo. Encima, con la campaña en curso, desde tiendas de Antía se dejó en claro que el futuro director general de Turismo sería el dirigente Martín Laventure el que, según trascendió, tuvo la oportuna idea de levantar su candidatura a la alcaldía de Punta del Este. Encima, el escándalo desatado por la contratación del personaje identificado como Fernando Cristino a pedido de la actual vicepresidenta Beatriz Argimón, no dejó bien parado a Borsari, no solo ante la ciudadanía, también ante Antía. Hoy Borsari no aparece en el listado de directores generales. No se descarta que ocupe el cargo de concejal de Punta del Este o ingrese a algún organismo estatal.
Otra de las sorpresas fue la designación del ex alcalde de Pan de Azúcar y colaborador de Antía desde hace muchos años: Miguel Plada quien se desempeñará al frente de la repartición de Desarrollo e Higiene Social. José Martín Hualde, que apoyó la candidatura de Antía, será el director general de deportes. Jorge Buda es un destacado funcionario de carrera, con preparación en la escuela de administración pública francesa y un hombre conocido por la severidad con que maneja su cargo. Su nombre se maneja desde hace semanas como el futuro director general de Hacienda.

Cargos
Las dudas pasaban por cómo el ingeniero Antía adjudicaría cargos a dirigentes del sector liderado por el entonces candidato y actual diputado Rodrigo Blás. Según se sabe, hace dos viernes, Antía recibió a Blás en su despacho del local que ocupa durante el período de transición. La reunión fue cordial pero también tensa por momentos. Blás concurrió al encuentro acompañado por el actual director de Vivienda, Alejandro Lussich, alguien que, como se mencionó más arriba, había quedado en medio del fuego cruzado.
Sin embargo, al parecer las asperezas producto del “fuego amigo” lanzado por Antía contra Lussich quedaron como un tiroteo de campaña que siempre suelen quedan atrás. Más allá de este enfrentamiento, el tema del encuentro era el de definir de qué forma ambos administrarán las diferencias generadas, muchas de ellas, desde tiempo atrás. No solo con Blás, sino con varios de los aliados de éste con los cuales Antía apenas cruza un saludo formal cada vez que se encuentran. En el encuentro, según informó la emisora Fm Gente, Blás le transmitió a Antia su intención de proveer el número de cargos de acuerdo a una relación de dos a uno. Esto no fue aceptado por el futuro jefe comunal. Y así quedó de manifestó una vez que, en la mañana de este lunes, el vocero municipal informó el nombre de los directores generales.
Si se aplica la representación proporcional según los votos obtenidos por Antía y por Blás en las elecciones del pasado domingo 27 de setiembre, al intendente electo le tocarían once cargos del elenco municipal y a Blás los cuatro restantes. Sin embargo, la relación es otra. Trece para Antía y dos para Blás.
De acuerdo a estas novedades solo queda esperar cómo ambos dirigentes van a procesar sus diferencias y sus puntos de encuentro para gobernar la Intendencia de Maldonado por los próximos cinco años. Por lo pronto a Antia solo le falta un voto para lograr el quórum en la Junta Departamental de Maldonado.

Contenido publicitario