El profesor Enrique Castells se postula como candidato al Municipio de Punta del Este por el Partido Colorado. Su padre fue el famoso pintor Enrique Castells Capurro. Más por su condición de vecino del balneario que por docente, Castells conoce la historia del balneario como pocos. Sobre este conocimiento construyó sus propuestas electorales. Entre ellas, defiende la idea de fortalecer los vínculos con las provincias argentinas. Sobre este punto recordó que la isla de Gorriti lleva su nombre en homenaje a José Ignacio Gorriti oriundo del noroeste argentino y que prestaba funciones en el entonces Cuartel de Dragones, unidad donde, además, revistaban soldados provenientes del territorio de la actual Provincia de Santa Fe.

-¿Cuáles son sus principales propuestas para el Municipio de Punta del Este?
-Por ejemplo, para la zona portuaria a donde la gente va a adquirir pescado, en una época hubo una subcultura ahí. Habría que reconsiderar esa zona. La feria de los artesanos tiene artistas muy valiosos, por ejemplo hace unos años vino Gabriela Garrote que fue la directora de cultura de Santa Fe, trajo una pléyade de pintores santafesinos y creo que eso se puede hacer para los dos lados. Me acuerdo que hace algunos años Horacio Patiño Meyer -el embajador argentino- dijo que el Mercosur no tenía que ser solamente una alianza económica sino comprender también lo cultural y trajo a Florencio Molina Campos, un gran pintor argentino. Creo que habría que columpiar la feria artesanal fuera del país, darle la oportunidad.

-¿Qué otro tema le interesa?
-Otra cosa de la cual soy partidario pese a que no es mi jurisdicción por ser candidato a alcalde, es el tema de los corredores inmobiliarios. Es un trabajo honesto que debe ser tenido en cuenta.
Y otro: en Punta del Este en alguna época, en la Playa Brava a eso de las 11 de la mañana era completamente cosmopolita, era bien mundano, la gente no quería perderse la Playa Brava de las 11 de la mañana, por eso creo que hay que devolverle eso un poco a Punta del Este, que era la “Perla del Uruguay” y después se fue perdiendo.

-¿De qué manera se puede recuperar lo que Punta del Este perdió?
-Hay que promocionar Punta del Este. Fue muy criticado por mucha gente el tema de los festivales de cine. Recuerdo varios actores que han venido y decían “esto es un paraíso y no sabíamos que existía”. Yo estuve en Chile, y uno no puede entrar a las playas chilenas por la famosa “Corriente de Humboldt” que es una heladera eso. Si esa gente pudiera venir acá seguiría viniendo. Hay que hacer conocer Punta del Este.

-Seguimos
Otra cosa que me interesa mucho es que creo que el municipio debería tener un soporte económico, no depender de la dispendiosidad de la Intendencia. Recuerdo por ejemplo Washington Lockhart -un gran historiador nuestro- dijo que Montevideo no es el único centralismo, que está también el centralismo de las capitales departamentales. Hace muchos años estuve en Young en Río Negro y recuerdo que la clase política del departamento no tenía mucho interés en que Young tuviera un concejo local autónomo. Yo soy un fanático de la autonomía. En Canadá por ejemplo los municipios conversan entre ellos, acá podríamos tener una buena relación con los otros municipios. Creo que el gobierno departamental no debe hacer cuestión de cuál es el alcalde y si es correligionario o no el alcalde que salió en tal lugar. Hay que hacer una política de cooperación.

-¿Cómo se puede desarrollar una política de este estilo?
-Eso es difícil saberlo, pero, por ejemplo, hubo un movimiento por la autonomía de Punta del Este en el año 64. El concejo departamental en pleno, gente de las empresas privadas, hasta el canillita, gente de todas las clases sociales movieron el tema de la autonomía de Punta del Este. Una de las cosas que se hablaba era que los casinos tuvieran margen para asistir a Punta del Este, es un guarismo, que las sociedades de los casinos contemplaran una proporción para Punta del Este.

-¿Eso se podría hacer ahora?
-Se podría hacer, es completamente legal, no habría que exigir una norma. Sería interesante que se contemplara la posibilidad de que en las sociedades de casinos haya un guarismo para Punta del Este. Una de las cosas que pedíamos en aquel momento fue que la Isla de Gorriti estuviera comprendida dentro de lo que es Punta del Este.

-Impulsar la Isla de Gorriti como destino ¿está dentro de sus propuestas?
-Si, por supuesto. Hay una historia poco conocida, en la época de la dictadura de Terra, cuando el ministro de economía era César Charlone iba con el Contador General de la Nación a la isla a trabajar tranquilos. Uno de los venezolanos que construyó el Santos Dumont quería hacer un puente tipo Golden Gate de Punta del Este hasta la isla, con un casino y burritos para el tránsito interno de la isla. Alguien puede decir “eso es una fantasía, no tiene sentido práctico”, pero no hubo quien tuviera un planteo o una propuesta referente a la isla.

-¿Tiene pensado algún proyecto para la Isla de Gorriti?
-Si, creo que hay que trabajar el aspecto histórico. La Isla se llama de Gorriti y Gorriti es un personaje de la historia de Salta y Jujuy. Estas dos provincias se separan en 1918. José Ignacio Gorriti estaba en el Cuartel de Dragones donde había santafesinos y demás, porque éramos parte del Virreinato en aquel momento. Hace años que insisto con el tema, hay una vinculación de Punta del Este con muchas provincias argentinas y creo que hay que trabajar mucho esa amistad y esa fraternidad, porque es historia en común. Hay que hablar más de la historia de Punta del Este, porque la gente cree que como Punta del Este arranca en 1907 no tiene historia. Hay una cantidad de elementos históricos en Punta del Este que hay que difundirlos y fortalecerlos, ya decía Tomás de Aquino “no se ama lo que no se conoce”.

-¿Hay algo que le haga falta al Municipio de Punta del Este?
-Yo parto de la base de que nadie tiene el patrimonio de las ideas buenas. El alcalde que está -Andrés Jafif- una de las cosas buenas que hizo fue Gorlero peatonal con óptimos resultados. Eso me parece que se tiene que mantener. Esta alcaldía ha trabajado bien, yo soy de otro partido, pero creo que se ha incentivado y se ha trabajado.

-¿Cree que cambiará mucho el municipio con la llegada de argentinos a residir?
-Yo creo que su llegada va a ser para bien, porque entre ellos se contemplan al inversor, a los colegios locales, etc. Recuerdo que las temporadas óptimas eran las del veraneante, que favorecía taximetristas, restaurantes, etcétera. Cuando cambió eso cambió todo. Hay que volver a lograr ese veraneante, aunque no es fácil.

-¿Cuáles serán las primeras cosas que atenderá si llega a ser alcalde?
-Habría que ver la parte impositiva con algunas exoneraciones para que la gente pueda trabajar un poco más distendida. Esto pensando en ayudas para los comerciantes. Pero exigirles algo, por ejemplo que no abran solamente en temporada, que abran los fines de semana. Para aquel que tiene un ímpetu de trabajar una exoneración impositiva sería buena. Por ejemplo, como la ley de pesca que exonera de impuestos a la industria de la pesca, ¿por qué? Porque nos interesa que se pesque. Creo que ese es un rubro que habría que extender. El Río de la Plata es el reservorio pesquero más grande del mundo. Una cosa que voy a plantear es una terminal pesquera donde pudieran trabajar 500 funcionarios o más en elaboración de pescado.

-¿Esta terminal pesquera es un proyecto de su candidatura?
-No lo he propuesto formalmente, pero creo que me interesaría hablarlo con quienes estén en posiciones de gobierno, no solo en la alcaldía sino en otros sectores para que eso saliera. Esto impulsaría el trabajo porque el pescado se elabora, se procesa, se hacen subproductos de pescado. Otra cosa que me interesaría hacer es habilitar al vecino para que lleve inquietudes al Municipio, que se dé una democracia directa, que no sea el microclima del alcalde y los cuatro concejales, que la población también pueda aportar ideas. Si yo fuera alcalde lo plantearía porque eso nadie lo resistiría.

Contenido publicitario