Está en prisión el homicida de San Rafael

 

El juez penal Darwin Rampoldi dispuso la prisión preventiva del hombre acusado del asesinato de su pareja, en una finca de San Rafael. El sujeto había simulado una presunta intoxicación con monóxido de carbono para disfrazar el homicidio. Pero el intenso trabajo de dos médicos forenses locales permitió aclarar el asunto. La mujer, M.J.M.F., de 38 años, había fallecido por “desnucamiento”. Por ahora, el magistrado ordenó la prisión preventiva de R.I.B.F, oriental, de 44 años, por la presunta comisión de un delito de homicidio especialmente agravado por el vínculo con su pareja.
El pasado 12 de julio, la madre del imputado denunció a la policía que su hijo no respondía desde el día anterior a los continuos llamados telefónicos efectuados a su celular. Además, dijo que intentó sin suerte abrir la puerta del apartamento que su hijo y su pareja compartían en el fondo de un chalet ubicado sobre la calle Nordenby, casi Brighton, en el barrio San Rafael. En sus numerosos intentos por saber de su hijo, la mujer observó por una de las ventanas y en ese instante vio a su hijo acostado sobre una cama, como si estuviera inconsciente.
Efectivos de Bomberos ingresaron a la vivienda por una ventana y hallaron no sólo al hombre en estado inconsciente, sino también a la mujer, que estaba tirada de espaldas en el piso. También advirtieron una garrafa de tres kilos que suministraba gas a una pantalla de calefacción y tenía la válvula abierta. Personal médico confirmó enseguida la muerte de la mujer al tiempo que brindó asistencia al hombre, quien fue trasladado al sanatorio Mautone de Maldonado. Lo dejaron internado en el CTI a raíz de la intoxicación con monóxido de carbono. Una semana más tarde, el sujeto pasó a una sala común.

Forenses
La autopsia realizada a la mujer permitió confirmar que no murió por el escape de gas de la garrafa sino por una causa violenta. De esa manera, la Fiscalía pudo desmontar toda la argumentación del ahora encarcelado.
La forense explicó que el cuerpo tenía “lesiones en las extremidades” y otra lesión “en la región fronto temporal derecha de coloración morada”. También se había roto “uno de los implantes mamarios, provocado por un estallido del mismo, lo que debe corresponderse a un fuerte golpe, ya que los mismos se encuentran diseñadas para resistir incluso diversos impactos”, señaló.
A la misma conclusión llegó otra profesional de la medicina que participó de la pericia técnica sobre el cuerpo. En su informe resaltó que el “piqueteado hemorrágico constatado en la cara interna del colgajo de cuero cabelludo es compatible con impacto directo con objeto contundente o con impacto por caída fuerte contra objeto contundente”. En tal sentido, subrayó que no se encontró un “elemento compatible con la última hipótesis manejada (asfixia)”. Todas las lesiones relevadas permitieron “concluir la etiología violenta”. El deceso se debió a una “agresión directa”.
R.I.B.F. terminó siendo imputado de la comisión de un delito de homicidio especialmente agravado.