pasillo

 

Tras detectarse el primer caso de dengue autóctono, registrado este fin de semana en Montevideo, el centro Coordinador de Emergencias divulgó las medidas para hacer frente a la situación y evitar la propagación de la enfermedad. Durante la conferencia de prensa realizada ayer en la sede comunal, la directora departamental de Salud de Maldonado, doctora Mónica Otormín, dijo que las personas que tengan un cuadro febril, con más de 38 grados, deben consultar al médico, aunque no hay que sembrar alarma y saturar innecesariamente los centros de atención.

“Las medidas preventivas siguen siendo las que más resultado dan con el menor costo para el ecosistema y para el bolsillo de la gente. La limpieza, la descacharrización y vigilar que no haya lugares con líquidos: eso es lo primero. Y luego, extremar la vigilancia desde los equipos de salud con las personas que consulten. Y desde el Ministerio la vigilancia epidemiológica sobre los casos que pudieran existir, tanto importados como autóctonos”, explicó.
Dijo que también se debe tener definido “cómo vamos a operar si tuviéramos un caso como el de Montevideo. Alrededor del foco se hace una encuesta a la gente, por si alguno pudo haber tenido síntomas similares, y revisar el peri-domicilio, para ver si hay lugares que pueden ser criaderos de mosquitos. Y después se procede a la fumigación, de acuerdo a un protocolo establecido. Pero como en Maldonado no hay casos, por ahora esos son los preparativos para la acción que estamos tomando”, resaltó.

Todo preparado
La jerarca declaró que algunas instituciones de salud del departamento ya presentaron “el plan de contingencia” para la ocasión y se espera que otras “lo hagan en estos días. Eso significa cómo van a responder a las consultas que puedan existir, el aislamiento para el paciente internado, cómo va a ser el asilamiento del paciente que esté en su domicilio y quién lo va a controlar diariamente.; si tienen suficiente stock de paracetamol, suero y los insumos que puedan requerir. Cada institución tiene que presentar un plan sobre cómo va a responder. Cada persona que consulte va a someterse a las mismas pautas. Pero cada uno en su institución”, afirmó. Explicó que ya hay un plan establecido y que se lo debe cumplir tal como está fijado.
Otormín insistió en que no debe generarse alarma, porque podría saturarse innecesariamente los servicios de salud. Recordó que “es una enfermedad que cursa generalmente con fiebre” y puede causar dolor de cabeza, abdominal, entre otros. “Lo que nosotros podemos recomendar es que si una persona tiene más de 38 grados de fiebre, y viajó a zonas endémicas, tiene que consultar enseguida. Tal vez tenga tos, resfrío y no tenga dengue, sino una infección respiratoria. Pero tienen que consultar porque es el médico el que va a determinar”, señaló.
También recordó que el dengue, el zika y la chikungunya, las tres enfermedades trasmitidas por el aedes aegypti, tienen síntomas muy similares. “En general, el curso de las tres es benigno, si bien hay un dengue grave y el paciente debe estar internado y controlado. Pero, en general, ninguna de las tres enfermedades tiene en el comienzo un riesgo de vida. No hay que salir corriendo. Hay que bajar la temperatura con paracetamol y consultar a un médico, para no saturar los servicios de emergencia”, explicó.

 

Contenido publicitario