garciauriburu

Cerca de la medianoche del pasado domingo 19, el artista plástico argentino Nicolas García Uriburu dejó de existir en Buenos Ares, su ciudad natal, a los 78 años de edad. García Uriburu había nacido el 24 de diciembre de 1937 y desde hace largos años tenía su residencia casi permanente en el departamento de Maldonado. El Municipio de Punta del Este lamentó ayer públicamente “la pérdida de este importante artista plástico que estuvo muy vinculado con nuestro departamento”.

La novedad fue este lunes por los principales medios de la capital argentina. En tanto, la agencia Télam recordó que durante los años 60 y los 70 García “fue uno de los principales exponentes del arte argentino. A través de su arte quería concientizar sobre la contaminación ambiental y contribuyó en varias ocasiones en campañas de organizaciones proteccionistas como el caso de Greenpeace”, señaló.

García Uriburu “fue uno de los artistas que realizó la coloración del Gran Canal de Venecia en 1968, durante la Bienal que se desarrolla en esa ciudad, y con su obra intentó dar una señal de alarma contra la contaminación de ríos y mares. Para el artista -quien estuvo en los últimos años envuelto en escándalos familiares por el legado de su obra, y que recientemente acusó a su hija de querer ‘hacerse cargo’ de su obra sin esperar su muerte- el arte también tuvo una significación política e hizo denuncias sobre los antagonismos entre la naturaleza y la civilización y entre el hombre y la civilización”, agregó.

A lo largo de su carrera, el artista logró varios relevantes premios; entre ellos el “Gran Premio de Pintura Nacional” (1998), “Prix Lefranc” (Parí­s, 1968); “Primer Premio de la Bienal de Tokio” (Tokio, 1975); y el “Premio a la Trayectoria del Fondo Nacional de las Artes” (Buenos Aires, 2000).

El artista también presidía la Fundación que lleva su nombre dedicada al estudio del arte de los pueblos originarios de América.

Legado

García era también el curador vitalicio del museo que lleva su nombre en la ciudad de Maldonado. Allí se muestra una estupenda Colección de Pintura y Escultura Nacional, que el artista donó al estado uruguayo a mediados de los años noventa. Para ello debió superar insólitos escollos interpuestos por personas que parecían odiar su condición de ciudadano argentino.
Las obras se instalaron definitivamente en el edificio de la antigua escuela N.º 2 durante la presidencia de Jorge Batlle (2000-2005). La colección está integrada por valiosas piezas originales que el artista rescató durante años de su segura destrucción gracias al empeño y dinero que invirtió en ello. La colección es única en el país y contiene alrededor de treinta obras del escultor José Belloni y otras de José Zorrilla de San Martín. A estas se suman piezas de los artistas Bernabé Michelena, Juan Manuel Ferrari y Federico Moller de Berg, entre otros. En materia de pintura, la colección cuenta con obras de Pedro Blanes Viale, Juan Manuel Blanes, Rafael Barradas, Carmelo de Arzadun, entre otros.

Foto: La Nación

Contenido publicitario