IMM2La administración de la intendenta Susana Hernández deberá recomponer la carrera del sicólogo Daniel Esquibel, según lo resolvió una sentencia del Tribunal de lo Contencioso Administrativo contra la Intendencia de Maldonado.

Esquibel es un reconocido consultor político, autor de varios libros y docente en diversas materias en cursos dictados tanto en el ámbito local como en el exterior. La decisión del máximo órgano jurisdiccional en materia administrativa del estado abre la puerta de una millonaria demanda del damnificado contra el gobierno departamental.

El fallo del TCA anuló una resolución del febrero de 2010 del entonces intendente Oscar de los Santos por la cual Esquibel fue cesado como funcionario contratado del gobierno departamental.

Ahora, la IMM deberá recomponer su carrera abonándole el dinero que debería haber percibido desde el año 2010 por corresponderle un grado 13 D. En la actualidad un director que ocupe un cargo de este tipo percibe 76.943 pesos mensuales más beneficios, todo ajustado al presente con sus correspondientes ajustes legales. La suma se incrementará por los daños y perjuicios causados a la parte actora que deberán abonar los contribuyentes.

Las fechas

Esquibel, licenciado en sicología, ingresó como funcionario contratado a la Intendencia de Maldonado, el 1 de junio de 2002. Es un reconocido asesor en materia de

Desde esa fecha se desempeñó como director de comunicaciones de la administración del entonces intendente Enrique Antía. El 10 de setiembre de 2003 ambas partes suscribieron un contrato de función pública por un plazo de tres meses a partir del 1 de julio de ese mismo año. El contrato estableció que Esquibel percibiría como remuneración el equivalente a un grado 12 D de esa época más compensaciones y beneficios. Ese grado no existe más. En la actualidad es un grado 13 A que equivale a unos 76.943 pesos más beneficios.

El 1 de junio de 2005 hasta el 15 de febrero de 2010 el demandante pasó en comisión en la secretaria del diputado blanco Federico Casaretto. Al finalizar la referida legislatura cayeron todos los pases en comisión. Esquibel volvió a la Intendencia de Maldonado donde la administración entrante le tendría que haber respetado su grado en el escalafón municipal. Empero, el intendente Oscar de los Santos dictó una resolución el 18 de febrero de 2010 por la cual Esquibel y otros funcionarios fueron cesados en su cargo. El abogado Álvaro Villegas, asesor de Esquibel, interpuso un recurso de reposición contra la resolución de De los Santos. A partir de esa fecha transcurrieron 150 días sin resolución expresa de la administración por lo que el 14 de agosto de 2010 se produjo la denegatoria ficta. El procurador de lo Contencioso Administrativo, al expresarse, manifestó su posición de acoger la demanda de Esquibel.

Mal cesado

El fiscal sostuvo que la resolución de De los Santos viola las normas establecidas en el estatuto del Funcionario Municipal de Maldonado. La referida disposición departamental sostiene que los “funcionarios contratados que computen cinco años de antigüedad  ininterrumpida en la Intendencia, solo podrán ser cesados por resolución fundada del intendente municipal, previo sumario y por falta grave, ineptitud, omisión o delito”.

Para el TCA queda claro que Esquibel ingresó a la función publica en junio de 2002 y se mantuvo en la misma hasta  febrero de 2010 cuando fue cesado por el intendente Oscar de los Santos.

Durante el transcurso del proceso en el ámbito del TCA; en el año 2011 la propia Intendencia notificó a los ministros que había recontratado a Esquibel como funcionario municipal. Sin embargo, lo hizo en el grado 1 A, es decir, el menor del escalafón. Esquibel recordó que en el momento de su cese como funcionario ostentaba el grado 12 del escalafón directivo.  Esto fue de recibo para los ministros del TCA quienes anularon la recontratación de Esquibel en el grado más bajo del escalafón municipal.

Ganó pero se quedó sin canasta

Esquibel ganó el millonario juicio. Empero, se quedó sin la tradicional canasta de fin de año que entrega la Intendencia de Maldonado a sus funcionarios. El sicólogo decidió ceder la canasta a otro funcionario.

 

Contenido publicitario