plaza (Copiar)

 

Un veterano vecino de Maldonado, Luis Cuñetti, se sumó este lunes a las manifestaciones realizadas en otras partes del país en reclamo de que el MSP autorice la venta de las llamadas gotas GS, que hace unos años se dieron a conocer como productos eficaces para combatir 16 enfermedades, incluido el cáncer.

Cuñetti, recordado guardavidas de antaño, tiene un hermano más joven que padece un cáncer muy avanzado y que, sin embargo, había remitido y mejorado gracias al consumo de las píldoras, aseguró. No obstante, tras conocerse la prohibición de que las gotas se sigan vendiendo tal cual eran originalmente, Cuñetti dijo que su hermano entró en una depresión. Por eso decidió encadenarse a un árbol de la plaza.

Las gotas fueron inventadas -y fabricadas desde 1988-, en la localidad de José Pedro Varela, departamento de Lavalleja. Su creador fue un vecino de la zona, el veterinario Edelmar Siqueira. En principio el MSP permitió que las gotas se vendieran a $ 150 el frasco en un negocio de homeopatía; desde entonces decenas de miles de personas comenzaron a consumirlas y muchos dijeron haberse “curado” o verse “mejorados”. Aunque esto no es suficiente para que el ministerio autorice un producto por cuanto el “efecto placebo” también tiene su peso en la efectividad de un remedio.

Prohibidas

Las gotas se vendieron normalmente hasta que, en diciembre de 2013, el MSP detectó que su principal componente es el mío-mío, una planta tóxica. Por lo demás, el Centro de Toxicología de la Universidad de la República denunció que un paciente tuvo una falla hepática por consumirlas.

Es así que esas gotas dejaron de venderse en la homeopatía Francesa. En setiembre de 2014 el MSP rehabilitó la venta de las gotas GS, pero con una fórmula distinta a la de Siqueira para evitar la toxicidad. También dispuso que se comercializaran solamente a través de la Homeopatía Ámbar, que está legalmente establecida.

En setiembre del año pasado, cuando el tema estaba en la picota y decenas de miles de usuarios reclamaban las gotas, Raquel Rosa, subdirectora general de la Salud, afirmó que el ministerio no recomendaba consumirlas tal cual las elabora Siqueira, porque se hacen sin ningún control. Pero “si alguien decide usar la sustancia fuera del circuito comercial habilitado, el Ministerio solicita que si detecta de alguna manera alguna reacción adversa que lo comunique para poder tener una vigilancia sobre esta situación”. Desde 2013 no ha habido ante el MSP otras denuncias de fallas hepáticas por esta sustancia.

Esperanzas

Por su parte, Luis Cuñetti narró su propia peripecia a FM Gente. “Yo el otro día fui a José Pedro Varela a buscar las gotas para mi hermano, que había tomado ya un frasco, y este señor Sequeira me dice que le prohíben venderla, (que le darán) dos años de penitenciaría si llega a vender las gotas”, refirió.
Asimismo, dijo que aquel día “había 30 coches a las 06:30 de la mañana esperando” fuera de la casa del inventor. “La gente salía llorando, madres que iban a buscar gotas para sus hijos, para un hijo que tenía enfermo, y era dantesco aquello, la verdad que daba una pena tremenda” indicó.
“A mi hermano le vino un bajón anímico tremendo porque él se sentía, por lo menos, se sentía mejor, que es importante, y estaba enfrentando la vida con una mejor disposición anímica, porque eso (las gotas) le había aparte levantado la esperanza. Tenía algo, en el horizonte por lo menos tenía una luz; bueno, esa luz ahora se le apagó, como se le apagó a cientos, capaz que a miles de uruguayos que ya estaban desahuciados, porque es así”, consideró.
Afirmó que quienes recurren a las gotas GS son personas a las que “la ciencia desgraciadamente los había descartado porque no tenían solución ya cuando hay veces que está tan adelantado no hay solución para estos problemas. Esa era una luz, una esperanza, y está comprobado con hechos fehacientes que hay gente que se ha curado el cáncer; con que se cure uno de cada 100, o uno de cada 1000, ya da para que no se prohíban esas gotas que no nos hacen daño, si uno la toma no hace daño”, agregó.
“Hace capaz que más daño el agua de OSE que nos obligan a tomarla todos los días, que esas gotas, hay casos ciertos (de personas que) se han curado, acá mismo en Maldonado, hay que se han curado de cáncer que se puede mostrar porque están con placas y fechas”. “Es una lástima que un remedio de estos se quede ahí a mitad de camino porque no hay una disposición para que salga eso”, concluyó.

Contenido publicitario