Fernández Chávez dio a conocer su sorpresa por los cuestionamientos recibidos desde su mismo partido

Dina Fernández Cháves salió en estos días a la opinión pública para dar a conocer su sorpresa por los cuestionamientos a su gestión recibidos no sólo por los candidatos de la oposición, sino también desde su propio partido. En una carta abierta, que se publica más abajo, la actual alcaldesa de Maldonado da un repaso por su trabajo al frente del municipio recordando que “postularse al municipio de Maldonado era un desafío, casi nadie quería. Los municipios se habían creado apenas hacía cinco años, y municipio de ciudad capital, conviviendo en el mismo territorio con la intendencia departamental era un municipio casi desapercibido”. “Ser “el alcalde” o “la alcaldesa” no era muy atractivo”, explicó.
Su primer “desafío”, era tener una sede propia “el municipio”, y “con mucho trabajo, mucho esfuerzo y muchos dolores de cabeza pudimos lograrlo”. Luego explica cómo, en pos de poner en práctica el gobierno de cercanía, “negoció” con el intendente Antía el cierre de las Unidades Desconcentradas que pasaron a la órbita del municipio. Por eso, afirma, que al escuchar hablar a los candidatos a alcaldes en esta campaña no puede “creer como hablan de gobierno de cercanía, porque parece que suena lindo, pero que acto seguido demuestran un gran desconocimiento de cuál es el verdadero sentido de un gobierno de cercanía”.

Buen criterio
El tema de la tener o no una cuadrilla propia en el municipio fernandino surge siempre en los planes de los actuales candidatos. En una parte de la carta Fernández Chávez habla de este tema y cuenta que varias veces pidió una cuadrilla de emergencia, pero “el intendente Antía, con buen criterio, nos decía que era innecesario, que en nuestra ciudad estaba instalada la dirección general de obras, con máquinas, camiones y planta asfáltica nueva que con mucho esfuerzo se habían adquirido, pensando en solucionar los problemas heredados de la anterior falta de gestión. Después de un tiempo entendimos que tenía razón y que poco haríamos con una mínima cuadrilla en una ciudad que crece día a día más que generar expectativas y descontento por no poder atender todo el trabajo. Tenía razón el intendente Antía y eso era tarea de la Dirección General de Obras de la Intendencia”.

Haciendo campaña
Fernández Cháves no se postula nuevamente, pero según dijo a la emisora FM Gente, tiene una “responsabilidad política” por su lista, la 300, “que está en campaña hacia la departamental” del 27 de setiembre.
En la misiva dedica una parte importante a los cuestionamientos a su gestión de parte de la oposición, pero también desde dentro de su propio partido y comenta que al escuchar “algunos planteos de candidatos a alcalde”, “parece que buscan hacer campaña cuestionando nuestra gestión”.
“De los ajenos no me extraña, es el rol de oposición. Pero recordemos que poco ayudaron al alcalde anterior que era de su mismo palo y que tenía un municipio sin sede propia y casi sin competencias. Por suerte ahora parece que arrancaron a preocuparse. De los propios sí me extraña, porque se supone que han vivido, aunque haya sido de lejos, sin involucrarse demasiado, todo este proceso”. Por esto, a pesar de no presentarse a la reelección, se vio obligada a hacer
estas puntualizaciones. “Es la imagen de la dirigente de otra agrupación la que cuestionan, y con la que en definitiva compiten en la otra cancha”, por no puede “dejarla pasar” para explicar cómo ha sido todo y para resaltar “la falta de interés que demostraron muchos de ellos durante todos estos años”.

A continuación la carta completa: 

MALDONADO,
14 DE AGOSTO DE 2020

CARTA ABIERTA
A LA OPINIÓN PUBLICA

Hace poco más de cinco años asumimos el desafío de presentar una lista para conducir el municipio de Maldonado.
Nacida y criada en la ciudad de Maldonado, con una familia que sentía orgullo de contar las generaciones que habían nacido acá y superando todos los obstáculos que le presentó la vida, habían logrado consolidarse como una de las familias del “viejo Maldonado”, ese Maldonado que se extraña cuando recordamos que antes nos conocíamos todos y nos preocupábamos por todos.
Un pueblo humilde, de gente honrada y trabajadora, que se respetaba pese a las diferencias.
Todavía recuerdo las épocas en donde desde la militancia política en la juventud del Partido Nacional, salíamos el día antes de la elección, a recorrer los comité de propios y ajenos para desearles suerte al otro día, porque más acá o más allá nos conocíamos todos.
Postularse al municipio de Maldonado era un desafío, casi nadie quería.
Los municipios se habían creado apenas hacía cinco años, y municipio de ciudad capital, conviviendo en el mismo territorio con la intendencia departamental era un municipio casi desapercibido.
El primer alcalde de Maldonado había tenido que pelear contra eso, y le habían otorgado una mínima infraestructura, casi ningún funcionario y ni siquiera una sede propia que le diera visibilidad. Por lo tanto ser “el alcalde” o “la alcaldesa” no era muy atractivo.
Nosotros asumimos ese desafío, que era grande, porque primero había que darle visibilidad. Que los vecinos y fundamentalmente el sistema político entendieran que en la ciudad de Maldonado había una autoridad local electa por la gente.
No ha sido tarea fácil.
Lo primero era tener una sede propia “el municipio”, y con mucho trabajo, mucho esfuerzo y muchos dolores de cabeza pudimos lograrlo.
Enfrentando el desafío de que además esa sede tuviera un vínculo con la ciudad, tratando de recuperar ese sentimiento de pertenencia que se ve poco en Maldonado, porque es una tierra de encuentro de personas que constantemente vienen a radicarse desde otros lugares, y nuestra visión, nuestros recuerdos, se van perdiendo.
Pero además teníamos que enfrentar otros desafíos.
Teníamos que convertirnos en un gobierno de cercanía, porque de eso se trata el municipio.
Para eso negociamos con el intendente Antía el cierre de las Unidades Desconcentradas y pasaron a ser competencia del municipio.
Escucho hablar a los candidatos a alcaldes en esta campaña, y no puedo creer como hablan de gobierno de cercanía, porque parece que suena lindo, pero que acto seguido demuestran un gran desconocimiento de cuál es el verdadero sentido de un gobierno de cercanía.
No es solo la participación ciudadana. Esa está prevista en la ley de descentralización, se trata de un concepto mucho más amplio. Reconozco que hay un gran desconocimiento de las competencias, pero fundamentalmente de los roles de los gobiernos locales.
Siguiendo con el relato, además queríamos seguir creciendo, porque la propia ley que crea los municipios obliga a los gobiernos departamentales a traspasar competencias.
Así fue que además se sumaron las ferias vecinales, la gestión de necrópolis y la venta ambulante.
Además, como la ley prevé competencias genéricas, y nuestra ciudad tiene la particularidad, como decía, de tener cada vez menos identidad y sentido de pertenencia, nos abocamos a la puesta en valor de muchos espacios públicos olvidados en varios barrios de Maldonado.
Chocando incluso con algunos directores de la intendencia, que desconocían obviamente, el rol del gobierno de cercanía.
Nunca se intentó ni hacerle sombra a nadie, ni ocuparnos de asuntos que eran responsabilidad de otros. Pero entendíamos y entendemos que la solidaridad se construye y ayudamos a construirla generando espacios de encuentros entre vecinos en los barrios de Maldonado, para que se conozcan, para que empiecen a sentir esa pertenencia con ese lugar y lo vean como propio.
Articular con las direcciones de la intendencia ha sido fácil, porque muchos jerarcas entendían que los planteos del municipio respondían a necesidades de la gente.
Como siempre hay excepciones, como todo en la vida, y a veces hay que callarse y seguir trabajando, porque para eso nos votó la gente.
Los que me conocen saben muy bien que muchas veces me callé y otras tantas dejé pasar.
Porque para que un proyecto prospere hay que ponerle ganas y paciencia.
Me siento una abanderada del gobierno de cercanía, así que nada más alejado de mi intención el hacer algo que pudiera perjudicar este proceso que tiene que seguir creciendo.
En la marcha aprendimos mucho.
Nosotros queríamos, y pedimos muchas veces, una pequeña cuadrilla de emergencia para arreglar calles.
El intendente Antía, con buen criterio, nos decía que era innecesario, que en nuestra ciudad estaba instalada la dirección general de obras, con máquinas, camiones y planta asfáltica nueva que con mucho esfuerzo se habían adquirido, pensando en solucionar los problemas heredados de la anterior falta de gestión.
Después de un tiempo entendimos que tenía razón y que poco haríamos con una mínima cuadrilla en una ciudad que crece día a día más que generar expectativas y descontento por no poder atender todo el trabajo.
Tenía razón el intendente Antía y eso era tarea de la Dirección General de Obras de la Intendencia.
Escucho por ahí algunos planteos de candidatos a alcalde, y si bien nosotros no vamos a la reelección, parece que buscan hacer campaña cuestionando nuestra gestión.
De los ajenos no me extraña, es el rol de oposición. Pero recordemos que poco ayudaron al alcalde anterior que era de su mismo palo y que tenía un municipio sin sede propia y casi sin competencias. Por suerte ahora parece que arrancaron a preocuparse.
De los propios sí me extraña, porque se supone que han vivido, aunque haya sido de lejos, sin involucrarse demasiado, todo este proceso.
Si bien no estoy en esa campaña a la reelección, me obligan a salir a hacer estas puntualizaciones, porque estamos con los compañeros de la lista 300 en campaña electoral, compitiendo para las departamentales.
Es la imagen de la dirigente de otra agrupación la que cuestionan, y con la que en definitiva compiten en la otra cancha.
No podemos dejarla pasar.
Por eso nos obligan a salir a explicarle al pueblo de Maldonado como ha sido todo este proceso, sin dejar de resaltar la falta de interés que demostraron muchos de ellos durante todos estos años.
Y además me siento en la obligación de salir a defender el gobierno de cercanía, porque me parece que todavía muchos no lo han entendido.
No se olviden de la gente, porque escuelas, liceos, organizaciones sociales, culturales, deportivas, atletas, vecinos con enfermedades crónicas, etc etc, han podido desarrollarse y obtener ayuda durante estos cinco años, muchas veces gracias al único apoyo brindado por el municipio.
El municipio es mucho más que ferias vecinales y cementerio dijera uno de los candidatos, sí claro que es mucho más, con gusto se lo contamos.
Es muchísimo más, y esperemos que entre todos podamos ayudar para que siga creciendo.

Dra. Dina Fernández Cháves
Alcaldesa de Maldonado

Contenido publicitario