Manolo Lima vivió 30 años en Maldonado. El pintor y docente se radicó en la zona de Pinares en la década del 60, en una casa que construyó él mismo, que siempre fue de puertas abiertas y por la que pasaron varios artistas locales que se formaron entre la luz natural, las paredes, el verde, la pinacoteca, el taller de pintura y el de cerámica.
Varias de las personas que pasaban por el hogar y taller del Manolo se quedaban allí, aprendían y se preparaban como artistas. En el taller de cerámica los grandes hornos de barro, que hoy están en miras de reconstrucción por un ceramista de Lavalleja, vieron pasar obras de diferentes autores. En la pinacoteca, se prestaban por un módico costo, obras de arte que luego regresaban al lugar, creando así un intercambio de saberes del rubro, una idea de vanguardia para la época.

Voluntarios para devolver la historia
Hoy la casa sigue teniendo las puertas abiertas y muchas personas, de forma voluntaria, han formado una comisión de amigos que trabajan para regresar al lugar a sus mejores épocas.
Actualmente la Fundación Manolo Lima busca recuperar el espacio, ubicado en la parada 31 de Pinares, hoy convertido en casa museo, en el que un gran acervo artístico de Manolo se puede apreciar. La casa se puede visitar los domingos, para eso hace falta previa agenda que se coordina con el secretario de la Fundación, Ariel Inzaurralde.
Johanna Holt, integrante de la comisión de amigos que colabora con el lugar, comentó a Correo de Punta del Este que la organización se está dedicando con mucha fuerza a los nuevos objetivos, entre ellos, recuperar espacios de la casa como el taller de cerámica, para poder, en un futuro, desarrollar actividades abiertas, como por ejemplo talleres. “La casa de Manolo siempre fue una casa de puertas abiertas, una casa que no tenía llave en la que había una comunidad. Manolo tenía un pensamiento super de vanguardia, tenía una formación socialista libertaria y eso desde el punto social y político lo llevaba a ser muy abierto”, comentó Holt quien desde su rol de coordinadora del Programa Cineduca del IFD de Maldonado, junto a Ariel Inzaurralde, está realizando un proyecto de audiovisual de reconstrucción mediante entrevistas a los que conocieron y vivieron junto a Manolo. Holt añadió que “con las fuerzas vivas de Maldonado la idea es reconstruir el espacio y mejorarlo”. La comisión de amigos de la fundación, dijo, ha sido muy importante en este proceso, más que nada por la variedad de ideas que han nacido durante el trabajo, que se ha dado en red con diferentes puntos de vista locales.
En las redes sociales de la fundación, como el Instagram: @fundacionmanololima o el Facebook Manolo Lima, se comunican las fechas en las que se puede ir a ayudar con la reconstrucción de algunos de los espacios del hogar.


Centro cultural

Otro de los objetivos que se plantea la fundación es que la casa taller funcione como centro cultural, para realizar diversos talleres culturales y artísticos. “La idea es abrir la casa como un centro para que Maldonado conozca la vida de Manolo y su obra y para que se hagan actividades que inserten a la fundación en lo cultural”, anunció.

Para coordinar visitas se puede llamar al 094 860 636.

1 COMENTARIO

  1. Hermosa idea que hay que apoyar para hacer posible que nunca se olvide todo lo que hizo por el arte y quien fue Manolo Lima

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre