Irene Moreira, futura ministra de Vivienda, visitó Maldonado días atrás invitada por el diputado Rodrigo Blas, con quien recorrió Los Eucaliptos y el barrio y asentamiento Kennedy. Tras concluir la visita, la futura jerarca dijo que se lleva muchos deberes para hacer y se comprometió a trabajar para encontrar soluciones.
La ministra entrante concurrió a ambos lugares acompañada también por el director de Vivienda, Desarrollo Barrial y Salud de la Intendencia de Maldonado, Alejandro Lussich, y otros dirigentes de Unión y Cambio. En la ocasión, Moreira señaló que pretende tener un “ministerio de puertas abiertas, no solo recibiendo a la ciudadanía sino también visitando los lugares”. “Una cosa es un informe frío en un papel, y otra cosa es estar recorriendo, hablando con la gente que está viviendo acá, escuchando sus dificultades, sus necesidades, su realidad”, agregó.
Además, se mostró sorprendida por la cantidad de familias y niños que viven en esos barrios y asisten a merenderos sostenidos por otros vecinos. “Realmente duele ver las necesidades”, indicó. Y adelantó: “lo que estaba funcionando bien en el Ministerio va a seguir funcionando, lo que pueda mejorar va a mejorar y evidentemente vamos a dar una impronta, nosotros queremos abocarnos sobre todo a la vivienda social”.
Por su parte, Blas dijo que con la invitación buscaron que “la ministra conociera de primera mano la situación del Kennedy y los Eucaliptus, los dos asentamientos más grandes de Maldonado y para los cuales es necesario contar con el apoyo del gobierno nacional para su erradicación definitiva”. “Hay un compromiso grande del presidente Luis Lacalle Pou, de meterle el diente a estos temas y en ese sentido es que estamos trabajando para lograr encaminar una solución definitiva respecto al traslado del Kennedy y la regularización de los Eucaliptus. Son 1200 familias que viven en ambos asentamientos y estamos comprometidos a trabajar estos 5 años para dar a los que allí viven una forma mejor de vida.