En 1940, mientras se desarrollaba la Segunda Guerra Mundial, el Parlamento uruguayo aprobó la ley 9.943, de instrucción militar obligatoria que más tarde se derogó. No obstante ha seguido en vigor el artículo 28 según el cual, “todo ciudadano natural o legal, está obligado a prestar juramento de fidelidad a la Bandera Nacional, en acto público y solemne. La Universidad y la Enseñanza Secundaria, así como todos los Institutos privados de enseñanza secundaria y profesional, dispondrán que en sus respectivos locales los alumnos presten ese juramento en idénticas condiciones. El Ministerio de Instrucción Pública y Previsión Social no expedirá títulos profesionales o técnicos sin que el interesado acredite en forma el cumplimiento de esa obligación”.
Para peor durante muchos años ha sido necesario presentar el certificado de la Jura de la bandera para acceder a un cargo público. En 1979, durante el último régimen dictatorial, se derogó el art. 29, que pedía haber realizado la “Instrucción militar obligatoria” para ejercer un cargo público, pero permaneció la obligación de la Jura de la Bandera.
Así es que en Maldonado, muchas personas que querían participar de un sorteo para trabajar como peones han quedado afuera ante la imposibilidad de viajar a sus lugares de origen para obtener el documento. Hace pocos años, ese requisito se eliminó en el nuevo estatuto del funcionario público, pero sigue vigente en la IDM.
Ahora trascendió que también la Asociación de Docentes de Secundaria de Montevideo (ADES) solicitó a las autoridades de la educación derogar la obligatoriedad de la Jura de la Bandera el 19 de junio. A su juicio, esa norma que data de “tiempos dictatoriales” está “inspirada en el Fascismo”.

Obligación no menor
“La vigencia de la obligatoriedad de la Jura de la Bandera condiciona al estudiante de proseguir sus estudios” y “tiene su origen en el gobierno de Alfredo Baldomir que es la última etapa del Terrismo donde no estaba plenamente el Estado de Derecho vigente”, dijo a Subrayado Javier Iglesias, dirigente del gremio.
A juicio de Iglesias, la norma fue aprobada “en una etapa donde no estaban plenamente las libertades civiles garantizadas para la población” y “obliga a menores de edad a asumir un juramento”.
“Creemos (que) como sociedad deberíamos rediscutir no solamente esta norma en particular, sino una cantidad de normas que rigen sobre trabajadores y estudiantes de ANEP que datan de tiempos no democráticos”, aseguró. “Además, se inspira en el formato de los movimientos fascistas de Europa de la década del 30’”, sentenció.
Actualmente, se supone que los liceales, no pueden pasar a cuarto año si no tienen el certificado, aunque hay quienes aseguran que nunca se ha reclamado ese documento.
Dentro del Codicen, no todo coinciden con el planteo de Ades. El consejero en representación de los docentes, Robert Silva, dijo a Subrayado que varios docentes están preocupados y no comparten la iniciativa. Dijo que se trata de una práctica de respeto a los símbolos y fechas patrias, por lo que no considera serio el planteo de ADES.
Para eliminar la obligatoriedad de la Jura de la Bandera, el Poder Ejecutivo debería presentar el tema ante el Parlamento.

Contenido publicitario