Guardavidas volvieron a cubrir los puestos desplegados en los casi cien kilómetros de costa que tiene el departamento

La mayor parte de la brigada de guardavidas de Maldonado regresó a sus lugares de trabajo luego del incidente registrado el pasado sábado cuando dos integrantes de la misma resultaron heridos

A partir de las 15:54 de ayer miércoles los integrantes de la brigada de guardavidas recibieron la orden de cubrir los puestos desplegados en los casi cien kilómetros de costa que tiene el departamento de Maldonado entre la desembocadura del arroyo Solís Grande en el Río de la Plata y la barra de la laguna Garzón en el Océano Atlántico. La orden emitida a esa hora dio un plazo de cuarenta y cinco minutos para que los guardavidas pudieran llegar a sus lugares de trabajo.
Un rato después la tradicional bandera roja –que advierte la presencia en esa playa de una corriente de retorno que puede poner en peligro a los bañistas- comenzó a flamear en las astas de cada caseta.
El público, no en grandes cantidades, había bajado a la playa un rato antes para aprovechar una cierta mejora en las condiciones meteorológicas imperantes en la costa del departamento. En el caso de la playa Brava una gran cantidad de niños junto a sus padres no dudaron en ingresar al mar que a esa hora de la tarde presentaba olas y fuertes corrientes. Por fortuna nada pasó. El arco de la Playa Brava, desde la restinga donde se encuentran los restos del “Santa María del Luján” hasta “La Olla” tiene casi un kilómetro de extensión. En ese arco existen cuatro casetas las que a partir de las cuatro recibieron a sus ocupantes de cada verano.

Vuelta al trabajo
De esta forma, la mayor parte de la brigada de guardavidas de Maldonado regresó a sus lugares de trabajo luego del incidente registrado el pasado sábado cuando dos integrantes de la misma resultaron heridos por la voladura de la caseta a raíz del temporal desatado en la tarde de ese día.
El regreso al trabajo fue acordado en la tarde del martes al finalizar la reunión entre el prosecretario general Álvaro Villegas y el director general de recursos humanos Miguel Abella por el ejecutivo departamental. Por la otra parte estuvieron presentes representantes de ADEOM Maldonado y de la Agrupación de Guardavidas de Maldonado. Al finalizar el encuentro, que duró seis horas, las partes acordaron el regreso al trabajo de los guardavidas para ayer miércoles. El servicio se debería restablecer en un ochenta por ciento de cada una de las casetas en las cuatro zonas en que fue dividido el servicio. Zonas Brava 1 y 2, Mansa y Piriápolis. Las casetas de guardavidas destruidas serán reemplazadas en un plazo no mayor a las setenta y dos horas. Si bien en la reunión fue acordado que no se aplicarán sanciones si será objeto de análisis las partidas de naturaleza salarial denominadas “día libre” y “prima de riesgo” para los que prestarían servicios el 16 de enero. En este sentido fue acordado que se examinará en ámbito bipartito su liquidación.

ENTREDICHO
La reunión entre los integrantes de ADEOM y de la Cooperativa de Guardavidas con los jerarcas municipales duró unas seis horas, período en el cual varios periodistas se mantuvieron haciendo la guardia para estar en el momento en que se supiera el resultado de la misma.
Cuando se disponían a hacer una nota a los trabajadores para conocer cuál había sido el desenlace, un individuo, guardavidas él, comenzó a increpar a Celso Cuadro, corresponsal de Telemundo 12 en la zona, diciéndole que iba a grabar lo que se hablara en el lugar y amenazó para que no se “editara” el material. Este hecho generó molestias en todos los cronistas que estaban allí.
Las imágenes comenzaron luego a trascender por whatsapp y llegaron a la colega Laura Do Carmo quien al verlas publicó en su cuenta de twitter el siguiente texto:
“Están circulando imágenes de lo que parece ser una “apretada” a varios colegas que cubrían hoy el final de las negociaciones entre la IDM y los guardavidas. Lamentable que trabajadores le metan la pesada a otros trabajadores. Viva la prensa libre del departamento, decía alguien.
Y que haya “periodistas” preocupadas porque los guardavidas iba a “quedar mal” habla peor de nuestra profesión que del atropello de quienes metieron la pesada. Todo muy lamentable. También otros colegas, antes y después de estas imágenes, tuvieron que explicarles a los guardavidas que estaban “reclamando” y dando clases de periodismo, cómo es nuestro trabajo.Todo esto luego de una guardia de horas para llevar el testimonio de todos”.
Luego de este twitter fueron muchos los que también difundieron las imágenes defendiendo el trabajo de los periodistas. Las imágenes se volvieron virales y generaron que en la tarde de ayer ADEOM emitiera un comunicado pidiendo diculpas por elmalentendido y destacando que dicho trabajador no es vocero de la AGM ni representa el espíritu colectivo en esa actitud.

 

Imagen