Habrá debate obligatorio y por cadena nacional

La Cámara de Diputados vota hoy el proyecto de ley que había presentado Fernando Amado


La Cámara de Diputados vota hoy el proyecto de ley diseñado para obligar a que todos los candidatos a la Presidencia de la República debatan con sus competidores. Salvo los legisladores del Partido Nacional, al cierre de esta edición todos los demás diputados ya habían asegurado su aprobación al proyecto de ley.
El autor de la iniciativa, el colorado Fernando Amado comentó que la norma fue aprobada en comisión el martes de mañana y fue enviado a la Cámara con carácter de grave y urgente; la idea era aprobarla en las próximas horas. En comisión tuvo los votos del Frente Amplio, el Partido Colorado, el Partido Independiente y la Unidad Popular.
El proyecto original fue presentado por el propio Amado en 2011. Entonces no tuvo suerte y volvió a plantearse en 2015. La idea era establecer debates obligatorios entre los candidatos antes de las elecciones de octubre y luego para el balotaje, entre los dos más votados.
En el análisis del nuevo proyecto, diputados de varios partidos estimaron poco conveniente legislar precisamente ahora, poco antes de las elecciones de octubre, conociendo con nombre y apellido qué candidatos competirán en esa instancia. En especial porque el proyecto establecía un orden para los debates basado en la votación anterior de sus respectivos partidos.

En cadena
Por esa circunstancia, por esta vez se acordó que el primer debate obligatorio será entre los dos candidatos más votados en octubre. El encuentro tendrá lugar antes del balotaje o segunda vuelta del mes de noviembre. Aunque hay algunas claves importantes basadas en encuestas, todavía se desconoce quiénes serán los dos candidatos que pasarán a la segunda instancia.
Se estableció que para las elecciones de 2024 se realicen debates obligatorios antes de octubre, y por supuesto también para el balotaje.
Los debates se realizarán en horario central de la televisión y se emitirán en cadena nacional.
Los organizará la Corte Electoral, que deberá acordar con qué periodistas o conductores se realizan.
No podrán durar más de dos horas. El candidato que se niegue a debatir será sancionado: no cobrará el dinero que paga el Estado por cada voto recibido.