eucaliptusaereaEfectivos de la Policía de Maldonado ubicaron finalmente a las personas responsables de arrojar un feto a una fosa séptica del barrio Los Eucaliptus. El feto había sido hallado el pasado sábado 14, luego de que alguien avisara a la Dirección de Investigaciones que “personas habrían enterrado un feto humano en una cámara séptica en el patio de una finca en el referido asentamiento”.
Las averiguaciones practicadas por personal del Departamento de Orden Público de la Dirección de Investigaciones permitieron establecer que una mujer de 21 años que trabaja como meretriz se había realizado un aborto asistida por su madre y una vecina.
Las tres mujeres fueron sometidas a la justicia que ordenó el procesamiento con prisión de L.E.C. de 21 años de edad por el delito de “Aborto con el consentimiento de la mujer”; también se dispuso el procesamiento con prisión de la mujer de iniciales M.T.A. de 29 años de edad, por el delito de aborto efectuado con la colaboración de un tercero con el consentimiento de la mujer y el procesamiento sin prisión de la femenina de iniciales M.C.F., de 46 años de edad, por la misma causa anterior. el procesamiento fue solicitado por la fiscal Adriana Arenas porque el aborto fue practicado con cinco meses de embarazo y fue realizado en la clandestinidad en medio de la absoluta falta de higiene. Empero, los exámenes forenses determinaron que la mujer se encuentra en perfectas condiciones de salud.

La mujer ejercía el meretricio en el más conocido lupanar de la capital departamental. Su belleza le permitió generar una gran cantidad de clientes que noche a noche concurrían al lenocinio, frecuentado por clientes extranjeros.

En los hechos se había constituido en la principal fuente de ingresos de la familia. La opción por el aborto le permitiría regresar cuanto antes al trabajo. El caso fue advertido por las autoridades a partir de información proporcionada por vecinos del asentamiento El Eucalipto.

Ave reincidente

La Policía también echó el guante a un conocido delincuente de la zona que reinició cometiendo un arrebato y fue a parar a Las Rosas. Todo ocurrió el pasado viernes 13 en horas de la noche, cuando el sujeto en cuestión sorprendió a una señora que se subía a su vehículo en la intersección de la Avenida República Argentina y Francia. El individuo atacó a la mujer, le pegó en el rostro, le rompió sus ropas y le sustrajo la cartera. Acto seguido, se subió a una moto que era conducida por otro sujeto y ambos se marcharon muy tranquilamente.
Evidentemente, el dúo ya tenía la agenda colmada de compromisos. Poco después, hacia la hora 21, atacaron de nuevo en la esquina de Ituizangó y Solís en Maldonado. Esta vez, el individuo abordó a una mujer que caminaba con sus compañeras de trabajo. Le tomo la cartera violentamente y cómo no logró sacársela arrojó a la mujer al piso, provocándole erosiones en el rostro, codo y rodillas.
El hecho fue denunciado y rápidamente la Mesa Central de Operaciones irradió el alerta todos los móviles. La moto fue avistada por un móvil de la Seccional Sexta en proximidades del puente de la calle Bergalli. Viéndose perseguidos, los delincuentes abandonaron el vehículo y continuaron la huida “pie a tierra”, según la jerga policial, pero Juan Ignacio López Píriz, poseedor de profusos antecedentes penales, fue detenido por una dotación de un móvil de Radio Patrulla y un policía de la Seccional Sexta.
Una vez sometido a la Justicia, la Sra. Juez Letrado de Cuarto turno dispuso el procesamiento con prisión del individuo, también conocido como el “Carancho”, por la presunta comisión de dos delitos de hurto especialmente agravado. Es una pena por cuanto el Carancho padre fue un hombre muy apreciado por la ciudadanía de Maldonado gracias a sus dotes como persona y su gran calidad como jugador de fútbol.

Vándalos en la escuela

Mientras tanto, efectivos de la Seccional Primera se encuentran trabajando para hallar a los responsables de un ataque vandálico al local de la escuela Nº 7, José de San Martín, ubicada en el camino Velázquez y la calle Francisco Aguilar.

El centro educativo fue visitado por desconocidos en la madrugada del domingo, por lo que a la mañana siguiente la directora llamó a la Policía. En total, los vándalos causaron estragos en siete salones de clase, dañando sus puertas y entre otras cosas causaron un gran desorden en el lugar, aunque no se constató la sustracción de ningún efecto.

Personal de la Policía Científica documentó los daños y la situación general de la escuela y recogió indicios relevantes para el esclarecimiento del hecho. El detalle total de los daños fue denunciado por la directora del centro de estudio.

 

Contenido publicitario