La fiscal Patricia Rodríguez se encuentra investigando el caso del joven cordobés Tomás Lacase, quien está internado desde la madrugada del domingo en el CTI en un sanatorio de la zona tras ser agredido en las afueras de un local bailable de la zona portuaria. El caso se presenta muy confuso y en principio hay dos ciudadanos argentinos imputados, pero la fiscalía busca deslindar las responsabilidades de otras personas que pudieron haber participado del incidente.
Lacase, un joven cordobés de 19 años, sufrió gravísimas lesiones durante un incidente registrado poco después de las 6:00 del pasado domingo en la vereda de la Seccional Décima de Punta del Este. Al menos siete personas participaron de la refriega generada a partir de un problema que comenzó a registrarse en el interior del boliche Ramsés antes de trasladarse a las afueras de la propia repartición policial.
La información de la Jefatura aseguró que los efectivos de la Décima acudieron al llamado de varias personas que solicitaron su presencia en la propia puerta de la comisaría.
“Allí en el lugar fue localizado en el suelo un masculino inconsciente con abundante sangrado, rodeado de una multitud de gente; en ese momento alguien individualiza al agresor de la víctima, el cual se dio a la fuga con otros masculinos, siendo intervenidos a una cuadra del lugar por el móvil de la Seccional de jurisdicción”, informó la Policía.

Lesiones graves
La misma versión oficial establece que el lunes, la fiscalía imputó un delito de lesiones graves intencionales al abogado argentino Bernardo Alcanoni, mendocino de 29 años y a otro sujeto cuya identidad no trascendió. El abogado fue acusado de pegarle de atrás a Lacase y luego aplicarle puntapiés en la cabeza cuando ya se encontraba desvanecido por el golpe.
Ante el pedido de una serie de medidas por parte de la fiscalía, el juez de feria dispuso medidas cautelares, entre ellas la obligación de fijar un domicilio en territorio nacional y una caución real de 10 mil dólares por un lapso de 45 días.
Mientras tanto, el joven permanece en el CTI en estado grave. Los médicos constataron al menos treinta fracturas en su cara y cráneo. Y los análisis detectaron al menos dos coágulos de 13 y 15 milímetros en su masa encefálica.
Bernardo Lacase, padre de Tomás, aseguró que fue una “salvajada” pero que lo único que le importa es el estado de salud de hijo. Lacase mantuvo un breve diálogo con un periodista de esta casa luego de recibir el parte médico. “Por lo menos, los médicos le retiraron el tubo de respiración y pudo tomar un poco de agua. Yo no pude entrar pero Tomás pudo reconocer a la madre y a su hermano que entraron a verlo. Yo no pude. Estamos ante un largo proceso de recuperación y tiene para unos días más en terapia intensiva”, dijo Lacase.

Defender a la hermana
Por su parte, el padre del joven abogado acusado de ser el autor de las lesiones, asegura que su hijo Bernardo es inocente y que no golpeó al ahora internado porque no estuvo en el lugar.
El ingeniero Leonardo Alcanoni dijo que se siente abrumado y muy preocupado por la salud del joven cordobés internado en el Centro de Tratamiento Intensivo del Sanatorio Mautone de Maldonado. No obstante, insistió en que su hijo no fue el agresor. Según sostuvo, solo actuó para defender a su hermana cuando ella y su novio estaban siendo hostigados por un grupo de cinco jóvenes, entre los que se encontraba el ahora internado.
“El incidente empezó adentro del local cuando manosearon a mi hija más chica. Éste muchacho la empezó a toquetear, lo que alteró a todos”, señaló el padre.

Foto: Bernardo Lacase, padre de Tomás, aseguró que fue una “salvajada” pero que lo único que le importa es el estado de salud de hijo.

Contenido publicitario