La ocupación en los establecimientos hoteleros de Punta del Este y su zona de influencia, que abarca desde la Laguna del Sauce hasta José Ignacio, creció ligeramente en la primera quincena de enero respecto a lo ocurrido el año pasado y el anterior, cuando las temporadas también habían sido consideradas muy buenas para el sector. Héctor Araújo, asesor del Centro de Hoteles, recordó a Correo de Punta del Este que dado que la disponibilidad de camas no ha tenido aumentos significativos de un año a otro sería difícil que se registraran aumentos importantes. De este modo, a pesar de que se afirma que este año hubo un aumento de un 15% en el arribo de turistas esto no se percibió en los hoteles.
No obstante, precisó que el promedio de las estadías ha tenido un leve repunte aún sin llegar a “la época de oro”, cuando los pasajeros pasaban 15 días en un establecimiento. Araújo indicó también que no es gran cosa llenar la capacidad hotelera cuando los hoteles tienen un 5% de la oferta de camas. “Nosotros tenemos 24 mil camas y hay de 400 mil en las inmobiliarias. Nosotros somos un mínimo”, precisó
“En la península, este es el tercer año que siempre está llena (…) Ha tenido el 95% de ocupación y sigue teniendo lo mismo. Y no es el 100% porque siempre un huequito o una habitación le queda sin ocupar. La Barra también trabajó excelentemente bien. Hubo hoteles que sí trabajaron un15% más, pero en realidad no fue un 15% de la hotelería” sino de aquellos que no habían trabajado tan bien en años anteriores, dijo el asesor.
Araújo comentó que los hoteles de los barrios son los últimos que se llenan, así como los apart-hoteles. Sin embargo, este año han estado todos con un gran nivel de ocupación. Otros que se llenaban en Año Nuevo y 5 días más tarde había tenido un 40% de ocupación, y este año han llegado a cubrir un 58% de su capacidad. Sin embargo, ese es el dato de un hotel y no de todo el sector, precisó.

Positivo
A pesar de todo, la hotelería ha tenido una mejora en la prolongación de las estadías. En los últimos años los pasajeros se quedan un promedio de 3,8 noches, mientras que este año se está llegando a 4,8 o 5 noches, lo que siempre resulta “positivo”, dijo Araújo. Hay menos recambio de sábanas y menos trabajo de “movimiento de habitaciones”. “El tener la habitación llena nos facilita el trabajo”, indicó.

Para hacer estas mediciones, Araújo explicó que “se toman dos o tres hoteles de cada categoría. De esos hoteles se ve la ocupación y se toma la cantidad de días que se quedaron los turistas. Eso se divide y se hace un promedio que hoy nos da un 4,8 de días. Aumentó casi un día más que el año pasado”, explicó.

Puesto a analizar qué cosas contribuyeron a la buena performance de la hotelería, Araújo destacó que los precios se mantuvieron “en el mismo nivel que el año pasado” y que “el dólar no subió nada”. Por otra parte, no se incorporaron a la tarifa los aumentos de la luz y el agua, de modo que los establecimientos están cubriendo esos aumentos con “la rentabilidad”. “Una cosa es la ocupación y obviamente que, cuando pasemos raya, los hoteles que ya el año pasado estaban completos lo que sí les baja es el margen de rentabilidad”, dijo Araújo,

Asimismo, dijo que para el resto de enero las cosas “vienen muy bien”. “Para Carnaval hay muchísimas reservas. Yo creo que va a ser lo mismo que fin de año. Luego de Carnaval se termina la temporada porque las clases empiezan en Argentina, en Brasil también. Cambia la gente; ahí viene gente mayor que ya no tiene hijos en edad escolar”, añadió.

Contenido publicitario