PATRULLASPor segunda vez en apenas diez días, los pisteros de la estación de servicio de Ancap que se encuentra en el cruce Santa Teresa y Florida fueron visitados por delincuentes. En la anterior oportunidad, el domingo 18 de este mes, dos sujetos llegaron a bordo de una moto, amenazaron a los pisteros y se llevaron la recaudación. Uno de los empleados logró rociar con nafta a uno de ellos, pero ambos fugaron igual con el dinero.

Esta vez el robo corrió por cuenta de un osado sujeto que llegó al lugar a pie a las seis de la mañana de la víspera, según informo FM Gente. El hombre amenazó a uno de los funcionarios con un arma, logró que le diera la recaudación y se marchó muy campante.

A una cuadra

Otro hecho delictivo tuvo lugar, casualmente a cien metros de la estación de servicio. En horas de la madrugada de este martes, a solicitud de la Mesa Central de Operaciones, efectivos de la Seccional Primera concurrieron a un local comercial ubicado en Ituzaingó y Santa Teresa. El propietario les explicó que desconocidos ingresaron al local mediante el forzamiento de la puerta y hurtaron la caja registradora.
Contando con información valiosa respecto al posible autor del hecho, el personal de la Brigada de Hurtos de Seccional Primera se abocó a su búsqueda y no tardó en ubicarlo. Una vez detenido, el sujeto quedó a disposición de la Sede Penal de Décimo Turno. La magistrada actuante se expidió disponiendo el procesamiento con prisión de quien fue identificado como Federico Cedrés Díaz, de 28 años de edad, poseedor de antecedentes penales. El sujeto fue imputado de la presunta comisión de un delito de Hurto en Grado de Tentativa en calidad de autor.

Menor recluido

Un joven menor de edad deberá permanecer recluido en un centro del Inau tras ser hallado culpable de un delito de hurto. La Dirección de Investigaciones, que estaba a cargo del caso, tomó conocimiento de un hecho delictivo ocurrido este martes a la hora 6:10, cuando desconocidos se llevaron un auto Fiat Uno, de color blanco, que se encontraba estacionado en la esquina de Batalla del Cerrito y Calleros.
Efectivos de la unidad realizaron un operativo en procura de localizar el vehículo y lograron encontrarlo rato después en el barrio San Antonio, donde se hallaba con el motor encendido.
Simultáneamente, los agentes vieron a un individuo que al percatarse de la presencia policial se dio a la fuga y se introdujo en la casa de un conocido menor infractor. Los agentes pidieron el apoyo de personal de la Seccional Sexta y de Radio Patrulla y detuvieron a cuatro sujetos, dos de ellos menores de edad.
Como resultado de la inspección ocular que se efectuó en la vivienda, la Policía se incautó de varios efectos: un revólver marca Smith&Wesson, calibre 38, una maceta con una planta de marihuana, tres envoltorios de nylon con marihuana, un trozo de sustancia vegetal y una moto Baccio Px 110cc, entre otros.
Más tarde, el dueño del vehículo hurtado reconoció al Fiat Uno y a algunos efectos que estaban en la finca como de su propiedad.
Elevados los antecedentes penales, este martes la magistrada en lo penal de Décimo Turno de Maldonado dispuso el inicio de un proceso como Adolescente Infractor de un menor de 16 años de edad, por la presunta comisión en calidad de autor, de una Infracción grave a la Ley Penal, calificada como Un Delito de Hurto en el CP. Como medida cautelar, dispuso la internación provisoria del joven en dependencias del Inau, por el plazo de sesenta días.

Homicidio culposo

El titular de la Sede Penal de Segundo Turno de Maldonado, dispuso este miércoles el procesamiento sin prisión bajo caución juratoria del masculino de iniciales C.L.Z., por la comisión de un delito de Homicidio Culposo en calidad de autor (art. 18 y 314 del CP). Como medida sustitutiva prevista en el art. 3 de la Ley 17726, el hombre tendrá prohibido conducir vehículos por el término de un año.

El imputado se encontraba relacionado con un accidente de tránsito con resultado fatal que tuvo lugar el día 20 de febrero de 2011, en la esquina de las calles Howell y 7, entre una moto Baccio que era conducida por la persona que falleció a raíz de sus lesiones, y un cuatriciclo que era conducido por C.L.Z, quien carecía de libreta de conducir reglamentaria.

 

Contenido publicitario