martillo

El peligroso deporte de hurtar mercaderías de locales comerciales sigue muy campante. Unos roban, otros procesan y el ciclo vuelve a repetirse como si nada sirviera de escarmiento.

El juez en lo Penal de 2º Turno dispuso ayer el procesamiento con prisión de Roberto Antonio Cabrera Olivera, un sujeto de 34 años de edad, poseedor de antecedentes penales, que fue acusado de la presunta comisión de un delito de hurto.

El delito se perpetró este lunes en la tarde en un comercio del Camino Velázquez (Batlle y Ordóñez). El ladrón sustrajo varios artículos y, según parece, no advirtió que había quedado registrado por una cámara de seguridad.

Más tarde, personal del Área de Investigaciones de Zona II lo ubicaron, lo detuvieron y lo derivaron al juzgado de turno, donde resultó su procesamiento.

Por otra parte, el magistrado dispuso el procesamiento con prisión de Andrea Viviani Laureiro Taborda, de 27 años, poseedora de antecedentes penales, por la presunta comisión de un delito de hurto especialmente agravado.

El juez ya había dispuesto el procesamiento sin prisión de un uruguayo de iniciales M.N.M. de 29 años, a quien se había acusado de la presunta comisión de un delito de hurto agravado. El día 4, este sujeto acompañado de una mujer, había hecho dedo a un automóvil del que luego había robado la billetera del conductor. El individuo fue ubicado y procesado, pero había quedado pendiente la captura de la mujer, que ahora se concretó.

Mano larga

El mismo magistrado también dispuso el procesamiento sin prisión de una señora de iniciales G.A.W.H., de 54 años, que fue imputada de la presunta comisión de un delito de hurto. En este caso le impuso como medida sustitutiva el arresto en la Seccional de su domicilio desde la hora 20.00 del día sábado hasta a hora 20.00 del día domingo, por el término de 45 días.

La mujer había robado un par de lentes de una óptica del Punta Shopping de Punta del Este. Al ser alertado del caso, el agente policial que realizaba el servicio 222 en el interior del complejo detuvo a la presunta autora y la derivó a dependencias policiales. Fin de la historia.

Contenido publicitario