parador

La primera parte del proceso de adjudicación de los paradores municipales de playa del departamento de Maldonado se cumplió en la víspera con la presentación de nueve ofertas realizadas por firmas y empresarios nacionales.

La apertura de ofertas realizadas ayer se limitó a los paradores que serán concesionados hasta el fin de la presente administración.

Entre las exigencias para poder hacerse del contrato respectivo, los interesados se comprometieron a instalar en cada parador inhibidores de rayos y sistema de video seguridad en cada estacionamiento.

Para una segunda oportunidad quedó la apertura de ofertas de los paradores de Manantiales, 1 y 12 de la playa Brava y el de Isla Gorriti. En este caso la administración municipal pidió la anuencia a la Junta Departamental para conceder la explotación de los mismos durante dos períodos de gobierno.

La intención es que en esos paradores se lleven adelante inversiones por montos elevados que permitan, entre otros servicios, funcionar como discotecas de lujo.

Los pliegos de estos cuatro paradores están a estudio de la comisión respectiva de la Junta Departamental de Maldonado.

En esta oportunidad la administración recibió las propuestas comerciales para los paradores Posto 5 e I’Marangatú de la Playa Mansa. En el caso de la Playa Brava se fueron licitados en esta oportunidad los paradores Papa Charlie de la parada 8 y de la Playa Draga Inn, éste último de la parada 19 de la misma rambla “Lorenzo Batlle Pacheco”.

La puja se limitó a los dos paradores de Playa Mansa. En el caso de la Playa Brava las propuestas se limitaron solo a los anteriores concesionarios.

El tradicional Parador I’Marangatú de la parada 7 de la rambla “Claudio Williman” fue el que recibió la mayor cantidad de ofertas de parte de los empresarios interesados.

Los empresarios debían detallar su experiencia en el ramo, descripción de las obras a realizar y monto del canon que pagarán cada año por la explotación de cada parador.

Parador I’Marangatú

Aquí la propuesta económica más alta fue presentada por los empresarios Carlos Baglico, Silvina Meyer y Analía Suárez, ésta última directora del Awa Hotel de la Avenida Orlando Pedragosa Sierra del balneario esteño. El canon anual ofrecido por estos empresarios fue de 2:420.000. Su oferta inversión a realizar en el citado parador alcanza a los 13:101.491 pesos.

La segunda oferta en valor monetario fue presentada por la firma Calas Punta SRL, anterior concesionaria de este parador. Su oferta de canon anual fue de 2:125.000 pesos con una inversión en obras de 1:586.639 pesos.

La tercera oferta más alta fue presentada por el empresario Daniel Sosa con un canon anual de 1:485.000 pesos y una inversión en obras de 508.062 pesos. En tercer lugar la firma Panedix Sociedad Anónima con un canon anual de 1:432.000 pesos y obras por 3:750.000.  La restante corrió por cuenta del empresario Pino Píriz con un canon anual de 850.000 pesos y obras por 1:250.000.

En esta apertura de ofertas se generó la primera impugnación de uno de los empresarios contra la oferta de otro. Los representantes legales de Calas Punta SRL cuestionaron la formalidad de la oferta presentada por los empresarios Carlos Baglico, Silvina Meyer y Analía Suárez.  El reclamo fue presentado porque la oferta de estos últimos solo contaba con la firma de dos de ellos y no existía un poder del restante integrante. Esta situación será subsanada o no durante el proceso de análisis que hará de cada oferta la comisión encargada de definir estas licitaciones.

Posto 5

El parador de la parada 5 de la playa Mansa recibió las ofertas de las firmas Limital SA y Careza SA.  La primera presentó una propuesta de canon anual de 4.065.000 pesos y obras por 244.000 dólares. Los accionistas de esta firma tienen un conocido centro nocturno de la rambla portuaria del balneario.  Careza SA presentó una oferta canon anual de 2:400.223 pesos y obras por 272.000 dólares. Esta firma es propiedad de los hermanos Elbio y Diego Rodríguez, cuya familia explota este mismo parador desde hace más de veinte años.

Papa Charlie

En este caso la única oferta fue presentada por la anterior concesionaria, Tatiana Pereyra. Canon anual de 763.000 pesos y obras por 2:750.000 pesos.

Draga Inn

La firma Glaster Sociedad Anómina fue el único oferente en el parador de la parada 19 de la rambla Lorenzo Batlle Pacheco. La firma está integrada de Odelis Sociedad Anónima, propietaria del paradigmático edificio Acqua, diseñado por el arquitecto Rafael Viñoly. El parador fue explotado hasta el presente bajo la razón social Mia Bistro. Es el único caso donde un edificio de propiedad horizontal participa en el proceso de licitación de un parador de playa. La razón para porque los propietarios de los apartamentos del edificio no quieren que en ese parador se instale un boliche nocturno.

 

Contenido publicitario