juzgadoyamila1En la madrugada de hoy el juez Gerardo Fogliacco, a pedido de la fiscal Adriana Arenas, imputó a Luis Alejandro Villar, de 36 años con el delito de “homicidio muy especialmente agravado” por el asesinato de la joven Yamila Rodríguez.

Debido a la gran conmoción que causó el hecho en la zona y por seguridad la reconstrucción del homicidio fue realizada hoy de mañana en el patio de la Jefatura de Maldonado, mientras en el barrio Kennedy, la casa del asesino era incendiada por sus vecinos. El hombre, cuñado de la víctima, admitió haberla violado, asesinado y mutilado.

El asesinato
En su declaración, según el parte policial, el hombre, conocido como “El Chato” afirmó que sobre el mediodía del domingo 2 de noviembre se dirigió a la habitación donde se encontraba durmiendo Yamila en una vivienda continua a la suya. Allí la violó tomándola por el cuello para que no pudiera reaccionar. Dejándola sin conocimiento, según el parte, fue a buscar un martillo y un cuchillo. Minutos después retornó, la golpeó con el martillo en la cabeza asesinándola. La víctima, según los forenses, presentaba hundimiento y fractura de cráneo, de 13 centímetros de longitud. Posteriormente la mutiló y decapitó.

Villar, declaró que pretendió enterrarla levantando el piso de madera de la pieza, pero al no poder la envolvió en una sábana y la cubrió con una frazada. Luego la trasladó frente a la entrada de la habitación de la adolescente, en donde la cubrió con chapas y tablas. Después lavó la habitación.

Según él declaró, el cuerpo permaneció allí siete días. Fue recién a raíz de la movilización en el barrio que realizó la familia días después que el domingo 9 resolvió transportar el cuerpo en su moto a un bosque cercano al barrio, en la calle “Los Talas”. El cuerpo fue descubierto el lunes 10 de noviembre.
Villar también dijo que arrojó el martillo en un pozo negro y el cuchillo lo tiró en un terreno baldío en el barrio San Rafael. Ese cuchillo fue encontrado ayer por la Policía. Asimismo, policías y una barométrica privada se hicieron presentes esta mañana en el barrio en busca del martillo que dio muerte a Yamila, tras la confesión del cuñado de que lo habría arrojado en un pozo negro.

Confeso

El hombre de 34 años acusado de haber violado y asesinado a la joven Yamila Rodríguez tiene un antecedente por encubrimiento de hurto del año 1996. Se desempeñaba como guardia de seguridad de una empresa privada y mantenía una larga e intermitente relación con la hermana de Yamila.  A tal extremo que la mujer le radicó, en una ocasión, una denuncia por violencia doméstica. Al momento de la muerte de Yamila, la pareja llevaba más de un mes separado. El sujeto continuó viviendo en la casa que compartía con la hermana de Yamila.

Contenido publicitario