bps1 (Copiar)

 

El inspector general del Trabajo, Gerardo Rey, destacó que una de cada tres empresas fiscalizadas este verano en la zona este del país no tuvo ninguna observación, pero aclaró que se dispusieron unas 50 sanciones en el marco de un “intenso trabajo” durante la temporada estival, sobre todo en los sectores gastronómico y doméstico. Lo que más se constata es falta de registro en el Banco de Previsión Social, precisó. Asimismo, informó que actualmente se están realizando fiscalizaciones en el departamento de Colonia.

Para las inspecciones “se identificaron algunos sectores como el gastronómico y el doméstico porque tienen mayor vulnerabilidad en este época del año en lo referente a la formalización del trabajo”, señaló Rey en declaraciones a la prensa, luego de la firma del convenio entre la Dirección de Empleo y el Instituto de Empleo y Formación Profesional (Inefop).

Valoró que Uruguay es el país de mayor formalización del empleo, pero manifestó que en estos dos sectores la informalidad aumenta.

Dijo que se dispusieron entre 40 y 50 sanciones “porque las empresas no presentaron la documentación requerida. Estos controles se desarrollaron desde la segunda quincena de diciembre hasta los primeros días de enero.

Una de cada tres empresas fiscalizadas no tuvo observación. Además, en siete de cada 10 casos se intimaron a corregir por insuficiencias. Lo que más se constata es la falta de registro del trabajador en la planilla de trabajo y la afiliación al Banco de Previsión Social (BPS).

Rey dijo que la tarea de fiscalización ha sido más compleja en el servicio doméstico porque se encontró personal extranjero. Explicó que personas de Paraguay viajan hacia Argentina y luego ingresan a Uruguay como turistas con la familia, que las contrata en condiciones de trabajo que no respetan la normativa nacional vigente.

Primera vez

Mientras tanto, el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, destacó que Uruguay tiene 11 años de aumentos de salarios y pasividades por encima de la suba de precios, por primera vez en la historia. Por lo demás, aseguró que el Poder Ejecutivo negocia en los Consejos de Salario “con un ojo” en el empleo, la mejora salarial y de condiciones de trabajo. El ámbito de discusión de los lineamientos salariales es el Consejo de Ministros, indicó.

El Gobierno siempre está atento a los datos y proyecciones de la inflación, afirmó Murro en declaraciones a la prensa este martes 16 luego de participar en la firma del convenio entre la Dirección Nacional de Trabajo y el Inefop.

Recordó que las rondas de negociación con vencimiento de acuerdos el 30 de junio están culminando y queda sólo el sector de la enseñanza privada, con un plazo especial hasta el 24 de febrero. Agregó que ya iniciaron conversaciones los grupos que correspondían ajustar a enero de 2016.

“La inflación está por debajo del 10 % y hay sectores que han ajustado en ese margen y también por encima”, informó. Dijo que el Poder Ejecutivo dialoga con las partes “poniendo un ojo en el empleo y otro en la mejora salarial y las condiciones de trabajo. Que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo siempre es un objetivo”, sostuvo.

Al jerarca le llama la atención “las críticas que se reciben de quienes durante años tuvieron impedida la negociación colectiva y por tanto sufrían la caída brutal de los salarios que se ajustaban por debajo de la inflación”.

En relación a la actual ronda de salarios, lamentó que en el sector Gastronómico y Hotelero no se arribó a un acuerdo y responsabilizó tanto a empresarios como trabajadores. “El sector empresarial debe entender que no se puede cobrar 250 dólares una habitación y pagar un salario de 12.000 pesos, como sucede en algunos casos”, aseveró. Pero también dijo que “los trabajadores debieron tener otra actitud ante una serie de beneficios que podrían haber logrado y que lamentablemente quedaron por el camino”. “Las dos partes debieron tener otra actitud y los que se perjudican son los trabajadores y sus familias”, recalcó.

Como contracara de esta situación, el secretario de Estado destacó el acuerdo firmado el jueves 11 de febrero entre la empresa Hyundai, los sindicatos de la construcción y metalúrgico, la Cámara de la Construcción y el Gobierno que agilizará la construcción de la central de ciclo combinado de Punta del Tigre, de UTE. Desde su punto de vista “se logó un excelente acuerdo laboral donde estos sindicatos demuestran una gran madurez y preocupación por el país al tiempo que obtienen beneficios para sus trabajadores y familias”.

 

Contenido publicitario